Lun. 06. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Casos

ACOSO: EL CASO PIMENTEL

ACOSO: EL CASO PIMENTEL

Quién protegía al funcionario macrista...?

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  La semana pasada se conoció una denuncia contra un exfuncionario del Teatro San Martín, por acoso. Pero: quién es él…?

Se trata del arquitecto Diego Pimentel, que estuvo al frente –como director- del prestigioso Centro Cultural San Martín dependiente del gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta. Cargo político que desempeñó hasta el reciente agosto.

En abril de 2019 ya habían comenzado a trascender comentarios en medios de comunicación, donde se hablaba de esta situación delictiva de acoso. Los medios hegemónicos, no se dieron “por enterados”, ni ensayaron ningún tipo de actividad investigativa.

Inclusive la des-información llegó a tanto que se ocultó que (al depender del ministerio de Cultura porteño), se había iniciado un sumario administrativo para investigar.

En julio de 2019, Anahí de la Fuente dio entrevistas (aunque preservó las identidades de sus compañeras). Al igual que ella, habían sido desvinculadas de sus puestos en el San Martín. Estaban contratadas, no eran personal de planta.

Ante la Justicia declararon que "por miedo a perder el trabajo" las llevó a tolerar durante meses ‘aprietes’ en un pasillo, y besos en el cuello (como saludo).

La situación internamente se fue agravando y Pimentel, primero tomó una licencia hasta el 20 de agosto; más tarde presentó su renuncia ante el Ministerio de Cultura porteño. Este personaje del macrismo capitalino había llegado a la dirección del Cultural San Martín, en enero de 2016. Su renuncia –dijo- era por "motivos personales".

Lo cierto es que existía una doble denuncia por "maltrato físico y acoso sexual en espacios privados con acceso público". Ella había sido presentada en marzo de 2019 por las dos mujeres que cumplían funciones en su equipo de trabajo.

Anahí (28 años) es comunicadora, maquilladora profesional y performer, que luego pasó a manejar las redes del centro cultural.

También es interesante recordar que Pimentel había sido escrachado en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) donde dictaba clases desde hacía años. La situación le impidió retornar a esas tareas.

A fines de agosto renunció; a inicios de septiembre se le aceptó la renuncia (publicado en el Boletín Oficial de la Ciudad); tras ello, el Gobierno de la Ciudad inició un sumario administrativo.

Ahora interviene la Fiscalía N° 16 especializada en violencia de género, que solicitó la elevación a juicio. Las denunciantes mandaron telegramas al Centro Cultural, al Ministerio de Cultura y al Gobierno porteño. Ellas pedían el traslado y anunciaban que, de no recibir respuesta, se darían por despedidas. La respuesta del macrismo no se hizo esperar: les envió una carta rescindiendo sus contratos.