Jue. 18. Jul 2019, Santa Fe - Argentina
Economía

QUÉ PASA EN EL “PAÍS DE LAS VACAS”…?

QUÉ PASA EN EL “PAÍS DE LAS VACAS”…?

Cuando los precios se escapan...

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMareLa oligarquía argentina supo imponer que este era el “país de las vacas”.

Hoy, el gobierno de Cambiemos ha logrado que en el mismo territorio se haya caído al nivel más bajo de consumo de carne vacuna en toda la historia.

Para el primer trimestre de 2019, se bajó la media de los 50 kilos (por persona por año). Se asiste al nivel más bajo en la historia para este producto.

Lo informó la CICCRA (Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina), citando que el nivel es de 49,6 kilos por habitante por año.

En uno de los peores momentos de la historia argentina, cuando la crisis de fin de 2001 e inicios de 2002 (cuando escapó el presidente radical Fernando de la Rúa), el nivel era de 58 kilos. Mientras que en 2001 el promedio había estado en 62 kilos de carne vacuna al año.

Se bien en los últimos años se produjo una fuerte crecimiento en el consumo de carne de pollo y de cerdo (por el precio y por diversificación alimentaria), sin lugar a dudas que el fortísimo aumento de los últimos años de la carne vacuna ha causado estos datos estadísticos.

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) indicó que en marzo 2019, el precio de la carne vacuna aumentó en promedio el 6,4% (respecto de febrero). Pero si se analiza marzo de 2018 a marzo 2019, la inflación carnea ha sido del… 71,2% (¡).

Pero por otra parte, la suba del dólar y su influencia sobre los granos y cereales hizo subir el precio del alimento balanceado (de aves y porcinos), por lo que la carne de polo (de marzo a marzo) subió el 89,4%, y la de cerdo el 46,3%.

El consumo de carne de pollo se sitúa en los 45 kilos por habitante por año; y la de porcino en 16 kilos. Ambas propuestas carneas ganan espacio entre los consumidores por ser más baratos (que la carne vacuna).

Con bolsillos cada vez más flacos, las familias buscan lo que resulta más accesible. No debe olvidarse que a esos incremento de marzo a marzo, le ha correspondido reajustes salariales que han oscilado entre el 30 y el 45%.