Lun. 01. Mar 2021, Santa Fe - Argentina
Editorial

ARGENTINA Y EL NEGOCIO DE LOS LABORATORIOS

ARGENTINA Y EL NEGOCIO DE LOS LABORATORIOS

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Siempre se ha hablado que los laboratorios medicinales constituyen uno de los sectores de la economía mundial que más ganancias generan. No en vano existen poderosas multinacionales que marcan el ritmo en cuanto a productos y precios.

En el año 2015, la informada británica BBC publicaba que es “una industria que genera el margen de utilidad más alto y a la que no es extraño que multen por malas prácticas”. Agregando que han desarrollado medicinas conocidas por toda la humanidad, “pero han lucrado enormemente al hacerlo y no siempre bajo parámetros legítimos”.

Aportando un dato interesante, en tanto y en cuanto la (hoy tan nombrada) Pfizer, en el 2013 “alcanzó un 42% de ganancias” (¡). Un año en que otras 4 farmacéuticas obtuvieron una ganancia de 20% o más: “Hoffmann-La Roche, AbbVie, GlaxoSmithKline (GSK) y Eli Lilly”.

La única explicación que brindan las farmacéuticas para justificar semejantes márgenes de ganancias es que sus costos en investigación y desarrollo son altísimos. Lo que no dicen (ocultan) es que gastan mucho más en mercadeo de sus remedios, que en desarrollarlos.

Las multinacionales estadounidenses se han caracterizado (aunque no son las únicas) por pagar comisiones a los médicos para que prescriban sus remedios. Un mecanismo aceptado y común para las grandes farmacéuticas, pero que el algunos (solo algunos) países, ello es ilegal.

Es así que otorgan, becas educativas, auspicio para participar de charlas, o directamente viajes (con estadía paga), por 7 días para dos personas… De esta forma han logrado una ‘buena respuesta’ de los profesionales, pues al recibir “premios”, éstos se inclinaban el doble a recetar los remedios de esas farmacéuticas.

El elegir, recomendar y recetar determinados remedios –dejando de lado a los genéricos- terminan por producir grandísimas pérdidas para las obras sociales.

Se asiste a una situación tan delicada que la propia OMS (Organización Mundial de la Salud) al inicio de este nuevo siglo se refirió al "conflicto intrínseco" entre las metas empresariales legítimas de las farmacéuticas y las necesidades médicas y sociales del consumidor.

En el 2014 se conoció que el Consejo de Europa iniciaría una investigación para "proteger a los pacientes y la salud pública contra la influencia indebida de la industria farmacéutica".

En el tercer trimestre de 2020, la facturación del sector en Argentina fue de 87.440,3 millones de pesos (más de 582 millones de dólares, tomando el billete a $ 150); un 46,3% más que en el mismo período 2019 (datos del INDEC).

En Argentina, las principales 5 farmacéuticas del mundo (del 2020), en cuanto al poder de sus marcas, están presentes. Son: Johnson & Johnson, Roche, Bayer, Abbott y Merck & Co (al igual que algunas de las siguientes 5: Pfizer, Celgene, GlaxoSmithKline, Senofi, y AbbVie). El negocio las hizo expandir y ganar mercados en todos los rincones del mundo. Tengamos presente que la mitad del mercado mundial de producción y venta de medicamentos está controlada por sólo 15 multinacionales.

La industria a nivel mundial factura 920.000 millones de dólares (en hospitales y farmacias). Pero si se agregan los de “venta libre” (en cualquier negocio), se superan los 1,43 billones de dólares. Para que se tenga una idea de lo que significa ello, debe decirse que tal suma es el doble del presupuesto anual en defensa de EEUU. Las 10 primeras multinacionales facturan más de 437.000 millones de dólares.

El sector cada vez se concentra más, dando surgimiento a multinacionales más grandes y poderosas. Tanto que en el 2019 las fusiones y adquisiciones superaron los 357.000 millones de dólares.

Pero… entre tantos datos y cifras, cómo se puede “bajar” a la realidad cotidiana, sencilla, palpable y entendible para cualquier mortal de Argentina…? De manera sencilla. Refiriéndonos –como ejemplo al azahar-, a un medicamento que podríamos llamar ‘Fufos’, producido por un laboratorio al que denominamos ‘Elenita’.

En una farmacia, el ‘Fufos’ debe pagarse $ 2.900 (U$S 19,33, a $ 150 el dólar). Si el paciente tiene suerte y un reconocimiento de su obra social (por ejemplo de un 20%), lo pagará unos $ 2.300 (U$S 15,33).

Pero se trata de un producto ‘elegido’ por ‘Elenita’, para que los médicos lo receten e impongan. De allí que cada profesional dispone de un ‘cupo’ (cantidad) que pueden recetar por mes. Ese ‘cupo’ aumenta a medida que el médico lo va gastando.

De esta forma, el médico receta el remedio para que el paciente lo adquiera a través de su obra social y a la vez le hace entrega de otra receta con el mismo medicamento, escribiendo el ‘código’ que el laboratorio le entregó (que forma parte del 'cupo').

Es así que el paciente llega a alguna de las farmacias ‘elegidas’ (seleccionadas) por ‘Elenita’ para la comercialización del remedio, y allí el paciente se lleva dos (2) cajas del medicamento abonando con el descuento de la obra social, más $ 150. En total abona: $ 2.450 ($ 2.300 + $ 150; o sea U$S 16,33).

Al recibir 2 cajas, ello significa que el costo final de cada caja de ‘Fufos’ es de: $ 1.240 (¡U$S 8,26). Estando dentro de ese pago (además de la ganancia del laboratorio), incluídos los “premios” que reciben los médicos en todo el país…

Una muestra sencilla de cómo se inflan (agigantan) los precios finales (que pagan hospitales, pacientes, obras sociales), para que los laboratorios engrosen de manera descomunal sus ganancias.

•           Recomendá a tus contactos, leer PrensaMare (www.prensamare.com.ar)

•           Consiglia ai tuoi contatti, leggi PrensaMare (www.prensamare.com.ar)

•           Recomende aos seus contatos, leia PrensaMare (www.prensamare.com.ar)

•           Recommandez à vos contacts, lisez PrensaMare (www.prensamare.com.ar)

•           Recommend to your contacts, read PrensaMare (www.prensamare.com.ar)