Sab. 19. Oct 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

REUNIONES EEUU – VENEZUELA

REUNIONES EEUU – VENEZUELA

Maduro prioriza el diálogo...

CIUDAD DE MÉXICO-MÉXICO  En medio de un gran secreto, EEUU propuso reuniones con el gobierno de Nicolás Maduro. Y se efectuaron.

El tema trascendió y fue confirmado por el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza. Indicó que se vio dos veces con Elliot Abrams, el “delegado” del presidente Donald Trump para tratar la situación de su país.

Los encuentros se realizaron tras gestiones iniciadas por el Departamento de Estado de Estados Unidos, y donde las discusiones fueron de elevado tono.

“Efectivamente el gobierno de Estados Unidos designó a este señor, Elliot Abrams para conversar con el gobierno de Nicolas Maduro, hemos hecho dos reuniones de las cuales no puedo dar detalles porque debo respetar la confidencialidad”, dijo Arreaza ante Telesur.

“Ambos países nos hemos escuchado, ha habido momentos de tensión, hay diferencias profundas, pero al mismo tiempo hay preocupaciones compartidas”, citó el ministro. Él se había trasladado a Nueva York el 13 de febrero. También afirmó que “Si tenemos que reunirnos con el diablo mismo, si tenemos que irnos al centro de la tierra a la quinta paila para hablar con el diablo y defender la soberanía de Venezuela y exigir respeto y lograr un camino de respeto con el Gobierno que representa el imperio y las corporaciones en este momento en el mundo, nosotros lo haremos”, sentenció.

Arreaza afirmó que de esta forma, EEUU no puede negar al gobierno de Maduro; tampoco que dichos encuentros pueden ser desconocidos por voceros estadounidenses; y que Maduro autorizó tales encuentros y estaba al tanto de cada detalle conversado. “Es evidente (el diálogo con EEUU), incluso el señor (John) Bolton (asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca), el señor de la guerra, lo ha reconocido”, insistió.

Estos encuentros se realizaron justo cuando EEUU arreciaba contra Venezuela y los medios internacionales, regionales y nacionales llevaban una durísima ofensiva contra el gobierno de Maduro. Para ello, el caballito de batalla era la mentada “ayuda humanitaria”.

Respecto a dicha maniobra mediática, el canciller afirmó: “Esto es una operación mediática de propaganda para crear las condiciones para una intervención y el pueblo venezolano y latinoamericano tiene que saberlo, tiene que entenderlo”.

También denunció que el Departamento de Estado de EEUU había restringido en 40 kilómetros alrededor de la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, la libre movilidad del diplomático venezolano ante ese organismo, Samuel Moncada. “Le tienen miedo al verbo de Venezuela, le tienen miedo a la verdad de Venezuela”, señaló el canciller.