Vie. 20. May 2022, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA AURORA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA...

LA AURORA DE LA REVOLUCIÓN FRANCESA...

SANTIAGO-CHILE  (por Prof. Hugo Moreno Peralta)  La Aurora de la Revolución Francesa:  La soberanía popular de Rousseau y la soberanía burguesa capitalista.

“A los valerosos jóvenes chilenos y mapuches del Movimiento Social 18 de octubre, que se niegan a sobrevivir de rodillas, que luchan por darle sentido a sus vidas cambiando el perverso sistema capitalista salvaje” … Addhee. Ong desde la Plaza de la dignidad Gabriela Mistral/Santiago Chile.

 Al Movimiento social Popular revolucionario del Pueblo Francés y sus vanguardias  enciclopedista/ilustración,  Dr. Jean Paul Marat, Maximilian de  Robestpierre, George Danton, Dionisio  Diderot,  Jean Jacques Rousseau, etc., lo definió  el Professor George Hegel: “ Por primera vez, la persona  se basa en su cabeza, es decir, en el pensamiento y construye la realidad  de acuerdo con ello,  esa fue una  gloriosa aurora, con un ocaso el golpe de Estado de Napoleón Bonaparte “.

La joven Europa de los pueblos rebeldes  que habían sustituidos  la  arcaica , sibarita y arruinada Europa monárquica feudal, en el marco de la lucha de la joven libertad contra la vieja esclavitud del siervo/súbdito, la lucha de la joven igualdad contra los viejos privilegios, la victoria de las ideas NUEVAS SOBRE LAS REACCIONARIAS convicciones, fanatismos del espíritu gregario: ¿ por qué  se transformaron en  colonos mentales burgueses al servicio de la clase  oligarca empresarial financiera el 1%?  Porque los caracteres burgueses mediocres son incapaces de volar hasta  una cumbre o rebelarse contra el amo dueño de la celestina universal.  Carecen de vida propia, su vidorria le pertenece al empresario/patrón. Sobreviven su mundo cuidando su sombra e ignorando su personalidad.  Como colonos mentales masificados/ enajenados nunca llegan a individualizarse: ignoran el placer de exclamar “yo soy”, frente a los demás. Apuntalan todas las doctrinas y prejuicios consolidados a través de siglos. ¡ Así medran ¡, siguen el camino fácil, nadando a favor de toda corriente y variando con ella. En su rodar aguas abajo no hay mérito, es simple incapacidad de nadar aguas arriba.  Crecen porque son tartufos capaces de adaptarse a la hipocresía social, como las lombrices a la entraña.  Carecen de luz, valentía, todo en ellos es prestado; viva el liberalismo burgués/libertinaje, dejar hacer, dejar pasar/Laisser Faire,Laisser Passer. ¿ quien es el demente que no desea el progreso,  el consumo burgués?

El liberalismo económico es la doctrina que en nombre de la ciencia proclama la libertad como fuente de todo bienestar social.  Su única preocupación es el respeto a la iniciativa privada y la defensa de la competencia.

La cuestión social, causa primera de la Revolución Francesa.

Concierne a la oportuna regularización del trabajo y de las condiciones de los trabajadores manuales e intelectuales.  Para el Pueblo Francés su vanguardia, la cuestión social, era una enfermedad/cáncer que había que operar.  Había nacido por obra de múltiples causas: económicas, políticas, sociales, morales y religiosas.  ¿Cuál es  su verdadera naturaleza?  Es una  gran desgracia para la humanidad que hasta nuestros días no se haya operado este cáncer.  Para la oligarquía empresarial financiera y su testaferra clase burguesa politicastra, este mal no existe.

Para la burguesía  naciente francesa y su programa individualístico y atomístico impuesto por la  oligarquía empresarial financiera toda sombra de  concepción orgánica de la vida social debía desaparecer empezando por las corporaciones educacionales, de artes y oficios. El edicto de  Turgot dando cumplimiento del programa en la Asamblea constituyente de fecha  14 de Junio  de 1791,  en nombre  del  individualismo a  Outrance, prohibía  el establecimiento de cualquiera asociación obrera.  En el artículo siguiente los ciudadanos de un mismo Estado y profesión, los empresarios se les prohibía organizarse en nombre de pretendidos intereses comunes.

Libertad, Igualdad, Fraternidad:

Libertad, todos somos libres.  La iniciativa individual debe ser respetada. Compete al Estado protegerla contra todo asalto  o impedimento, no limitarla. Aunque la verdadera libertad plena tiene un límite:  el bien común. Cuando se olvida éste límite la persona se vuelve egoísta, se preocupa sólo de ella.  Se figura un átomo aislado- concepción atomística -, contraria  a ser miembro de una organización social.

Libertad ésta mágica palabra resonó en toda Europa como un grito de vida. Pareció la panacea de todos los males. Apareció como  la salvación del mundo. Fue saludada como el  secreto de todo progreso.  Libre, pues, cada cual  para  organizar un  establecimiento en la forma y modo que se le antojarse, libre el patrón/empresario para ofrecer un trabajo al obrero.  Libre el obrero para elegir al patrón. El contrato de trabajo debe discutirse libremente entre el empresario y cada trabajador. El contrato de trabajo puede deshacerse, previo aviso por una u otra parte.  Como colofón la iniciativa individual liberal  debe reinar  como soberanía.

Veamos los efectos precedentes de esta teoría:

Libertad: De un lado , sobreproducción “crisis permanente”- una anomalía semántica -, cesantía del otro, libertad del obrero  de …. no encontrar trabajo, de padecer hambre, pobreza y miseria con su  familia, de nutrirse de libertad, de estar siempre en una  posición  incierta o insegura, reducción de los salarios  al mínimum necesario, explotación inhumana del trabajo de las mujeres y de los niños, etc., he ahí los frutos del árbol de “la libertad burguesa en la medida de lo posible”

Fraternidad universal: todos somos hermanos proclamó la Revolución Francesa. A la clase trabajadora le agradó, teóricamente:  sí yo y mi padrón somos hermanos, el mal está  en que él  es rico y yo soy pobre.  Los hermanos deben tener todo en común.  La verdadera fraternidad universal se obtendrá cuando no haya patrones ni barreras de condiciones sociales y de diferencias económicas. Como colofón, le pareció y parece extraño al trabajador con consciencia social que  el hermano patrón  lo tuviese todo para sí y a él solo le  concediese las migajas de su espléndida mesa.

Igualdad: en el contexto de la abolición de todas las diferencias de clases: la ley es igual para todos, el voto es libre, idéntico para todos.  Igualdad política absoluta. Esta igualdad teórica para el campesino y el obrero para que exista verdaderamente tiene que reconocerse la igualdad económica. Si yo, y mi patrón somos iguales, ¿porque él  es rico y yo un miserable? ¿Por qué él va en automóvil y yo a pie?  ¿ porque él vive en un chalet o palacio y yo en una chavola, callampa. Etc.?: ¡esto no es justo ¡.

No podemos decir que el trabajador discurriese mal después de leer las preguntas. La igualdad no consiste sólo en suprimir las diferencias sociales en un organismo, la mano  no es pie ni el cerebro , y la igualdad material de los miembros sería la destrucción del propio organismo. Sin embargo, toda persona, en cuanto está dotada de la naturaleza humana, tiene una dignidad que no es lícito ofenderla, es un ser humano y no una cosa.  Pero, en la concepción atomística burguesa de la discusión bizantina en el contexto de la asamblea constituyente francesa, la palabra perdió todo significado y las justificadas pretensiones de la Clase Trabajadora a una liberación común se las llevó el viento una vez más.

Como colofón, yo acepto que la Revolución Francesa dio libertad política a sus descendientes, pero ésta ha sido manipulada, conculcada, al igual que los derechos del ser humano y del entorno ecológico por los dueños de la celestina universal la oligarquía empresarial  financiera a través de sus testaferra  clase burguesa politicastra castrense corrupta. Lo más grave es  que no le se dio  la libertad moral  que es la base de la dignidad.  El tartufo  burgués politicastro con su política bajuna y su falta de capacidad  y de ideales,  tránsfuga de la moral,  ajeno a la sociedad en que vive, no puede concebirlos. Cuando los intereses venales se sobreponen al ideal de los espíritus cultos, que constituyen el alma de una nación, el sentimiento nacional degenera y se corrompe. Cuando  se sobrevive hartando groseros apetitos nadie piensa, todos lucran,  todos consumen y tragan, la Nación se abisma. Los que antes  era digno de infamia o cobardía tórnase titulo de pillo. La improvidad se pavonea y ostenta,  en vez de ser vergonzante y pudorosa.

Las jornadas  electorales,” la fiesta de la   democracia burguesa en la medida de lo posible” es y ha sido impuesta por el sistema capitalista  que tiene como base la mentira generalizada, cambiando el nombre a las cosas para mostrar que éstas cambian.

La Constitución de 1778,  de los Estados Unidos de América, en flagrante  contradicción con las declaraciones de igualdad y de libertad contenidas  en el Acta de la Independencia de 1776, otorgó derecho a voto a sólo  120.000 de sus 4 millones de sus habitantes, privándoles de éste derecho a los  afroamericanos, indígenas, latinos y extranjeros.

-           La burguesía francesa en su primera Constitución de 1791,  no concedió derecho a voto  sino a los que  pagaban una  determinada suma  por conceptos de impuestos,  privándoles de su derecho electoral a más de 3 millones de franceses, introduciendo el distingo entre  ciudadanos “activos y pasivos”.  De ésta forma, la igualdad de todos los ciudadanos,  de la declaración de 1789 se reveló como lo que era, una falacia. Fue necesaria una rebelión popular en agosto de 1792,  y Mayo de 1793,  para  que una nueva Declaración, la de los jacobinos,  estableciera el  sufragio universal.

La llamada gran reforma de 1832, en Inglaterra confirma  la política bajuna,burguesa  contraria al sufragio universal,  para el agrado de la oligarquía empresarial/industrial/financiera.

-           La clase oligarca empresarial/ industrial/financiera alemana, desde el comienzo de la revolución  de 1848 dio muestra de una ausencia total de convicciones democráticas e ignoró el sufragio universal. Bismarck instituyó el sufragio universal siguiendo las huellas de Napoleón III. Si él  se consagró en la Constitución de Weimar, fue por la  influencia del Pueblo Alemán.

Como colofón preciso que el sufragio universal como deber y voluntario, así como todos los principios democráticos, no prosperan jamás  en los estrechos límites de la sociedad burguesa consumista impuesta por el sistema capitalista salvaje. Por lo tanto es un absurdo considerarlo en ésta realidad una panacea capaz de solucionar todos los problemas sociales…

El sistema capitalista salvaje jamás permitirá que por obra del sufragio  universal un pueblo construya el socialismo. N ejemplo trágico, el socialismo chileno por decisión electoral. El régimen de Estados Unidos ordenó un golpe de Estado y el asesinato del presidente construccional de Chile Dr. Salvador allende Gossens, llevado a cabo por las fuerzas armadas y la oligarquía empresarial financiera sofofa.

Hasta nuestro días el sufragio universal en  Estados Unidos es un fiasco, solo votan el 40% del patrón electoral, es decir, en cada elección gana la abstención. Aun cuando las elecciones se lleven a cabo mediante el sufragio universal, directo y secreto no expresan, en las condiciones,/limitaciones del modelo de sociedad capitalista, la voluntad popular, sino la voluntad de una minoría burguesa testaferra de la oligarquía empresarial/ financiera/ industrial dueña de la celestina universal.

Como colofón no es una pura coincidencia que los candidatos aceptados y respaldados por la oligarquía empresarial y su régimen de turno ganen las elecciones, y que los que no cuentan con su apoyo que son por lo general los candidatos de los trabajadores y la juventud, resulten derrotados.

Concluyo que, a diferencia de los derechos conferidos por las Constituciones burguesas capitalistas, los derechos y deberes que gozarán los ciudadanos en la sociedad socialista no serán sólo de orden político, sino  económicos y sociales, y por lo mismo no serán puramente formales, sino efectivos.

La igualdad habrá  dejado de ser un engaño y una hipocresía por cuanto la sociedad socialista habrá abolido las clases explotadoras, no existirá  la explotación “del hombre por el hombre”, que destruye por su base los postulados hipócritas de la igualdad y de la libertad burguesa capitalista en la medida de lo posible.

La Soberanía Popular de Rousseau y la Soberanía burguesa capitalista.

Según el genial maestro Juan Jacobo Rousseau, y los geniales maestros  de la  Ilustración e  Enciclopedistas de la Revolución francesa,  “el principio de toda  soberanía reside esencialmente en el pueblo/ el soberano”.  Es una  voluntad  de una índole especial que tiene en sí el carácter propio y exclusivo de no ser impulsada, sino por sí misma.  Jamás se determina, sino por sí misma.  No reconoce poder superior ni poder concurrente,  es un  poder originario, es decir, que no ha recibido este carácter  de una  voluntad anterior o superior a ella. La soberanía popular  sólo manda, tiene derechos, no obligaciones, es única, indivisible e inalienable.

Una voluntad presupone una personalidad, de aquí que  desde los geniales maestros de la Ilustración e  Enciclopedistas, vanguardia de la Revolución francesa junto al genial maestro Rousseau afirmen que ésta voluntad reside en el  yo común, en  un alma colectiva, en una  personalidad  ética/moral,  y no podía ser  de otro modo, puesto que la Soberanía Nacional Popular, la ideología, se  oponen a la soberanía de la  monarquía/feudal, que era /como es obvio, una persona /el rey basada en a aplicación de las teorías  del derecho privado, en cuanto, se les reconoce a los individuos derechos subjetivos y al monarca la facultad de mandar  e imponerse  a los demás.

En la Declaración de 1789,  los representantes de la oligarquía empresarial/comercial y contrabandista de Estados Unidos en el artículo 3, afirmaron que el principio de toda soberanía reside en la nación.  Ninguna corporación y ningún individuo pueden ejercer autoridad que no emane expresamente de ella.  En el Acta de la Independencia de estados Unidos de 1776,  se deja en claro que “ que para asegurar estos derechos / naturales han sido instituidos los gobiernos entre  los hombres ¡ brillante generalidad, derivando sus poderes  legítimos  de los gobernados”.  Así se reflejó la teoría de la soberanía democrática burguesa que impone el sistema capitalista salvaje en sus países satélites, especialmente a partir de la primera Guerra Mundial imperialista. Como colofón la teoría del Estado democrático capitalista burgués tiene como base “los derechos naturales y la teoría de la soberanía” antes señaladas. Los primeros carecen de toda realidad, como también la teoría de la soberanía nacional burguesa capitalista.

Yo dejo constancia del valioso aporte  con sus reflexiones y documentos de los jurisconsultos Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices y Prof. Dr. Eduardo Novoa Monreal, académicos de la Universidad Católica y  Universidad del Norte Chile el primero y  de la Universidad de Chile el segundo. El prof. Dr. Novoa Monreal fue el consejero del presidente d ela república Dr. Salvador Allende Gossens.

La idea de Soberanía  no ha permanecido inalterable, a través de los tiempos, ha sido manipulada, y enajenada por la oligarquía empresarial financiera a través de sus testaferros la clase politicastra/castrense  burguesa corrupta.  El maestro Rousseau, la hacía radicar esencialmente en la mayoría del Pueblo, el soberano, la voluntad general, la ciudadanía que constituían el cuerpo político,  con justicia, la designaba como “ Soberanía Popular”.  Los gobernantes designados por el voto popular y secreto se mantenían en el cargo mientras gozaran con la confianza del soberano el pueblo. Esto lo rechazó de plano la oligarquía empresarial/ financiera y a través de sus testaferros la clase burguesa politicastra, en el contexto de su  política bajuna impuso  que la soberanía reside en la nación, y luego que el Estado era y es  el depositario  de la soberanía, lo que importaba la negación de la idea de soberanía. En la segunda mitad del siglo XIX, la jurisprudencia alemana transfirió la soberanía al Estado, retrotrayendo las cosas al mismo estado que tenía antes de la revolución francesa, para terminar con el concepto de  Rousseau de soberanía por lo peligroso e incómodo que resultaba para la clase oligarca empresarial/financiera alemana.  La clase  burguesa politicastra/castrense la ha pisoteado ,conculcado, especialmente en el patio trasero del imperialismo yanqui Latinoamérica, países gobiernos, con una democracia burguesa influenciados por el concepto de soberanía del maestro Rousseau, por ejemplo Chile, después del golpe de Estado fascista y asesinato del Presidente Constitucional de Chile Dr. Salvador Allende Gossens, la dictadura cívico militar fascista por orden del capital buitre fornáceo y de la oligarquita empresarial/ financiera sofofa impone desde 1980, una Constitución, hasta nuestros días rechazada por destacados expertos en Derecho Constitucional, por ser una aberración en materia jurídica, ilegítima en su aprobación y antidemocrática en sus conceptos.

La idea de soberanía capitalista burguesa en decadencia.

Lo reconoce Saint- Simon/ 1760-1825,  la expresión de soberanía por la voluntad del pueblo, no significa nada, sino por oposición a la soberanía monárquica por la gracia de Dios”. Estos dos dogmas han tenido una existencia recíproca. Augusto Comte, discípulo de éste precisaba: “me he representado siempre la soberanía del pueblo, como una mixtificación/ engaño opresiva “.

Como colofón, con la soberanía  nacional  capitalista burguesa ha sucedido lo mismo que con la igualdad y la libertad burguesa. Las clases desposeídas/marginadas / descartables/desechables saben muy bien que su voluntad no cuenta para nada.  El poder del Estado le pertenece a la oligarquía empresarial/financiera, que lo sufren a diario, que es administrado por la clase burguesa politicastra, castrense corrupta, testaferra de ésta clase oligarca  empresarial/financiera dueña de la celestina universal.

Con respecto a la igualdad, recuerdo y asumo la reflexión de mi querido padre,  a él cuando le hablaban de ella,  precisaba: “ los ricos y sus burgueses politicastros son unos hipócritas- la hipocresía consiste en el homenaje que le rinde el vicio a la virtud-, sus propuestas sobre la igualdad para disminuir la miseria y la pobreza es una farsa más, aplicarla a los  que están sobreviviendo la desigualdad social, no hace otra cosa que profundizarla. En palabras del genial maestro Rousseau:”la igualdad no es más que aparente e ilusoria, solo sirva para mantener al pobre en sus miseria y al rico en su usurpación”.  En realidad, las leyes son siempre útiles a los que poseen y perjudiciales a los que  no tienen nada. De esto, se deduce que el Estado social no es ventajoso a los seres humanos, sino en tanto que todos ellos poseen algo y ninguno demasiado, “Contrato social Libro II.

El maestro Juan Jacobo Rousseau y los geniales ideólogos de la Revolución francesa  Marat, Roberspierre,  Dalton, Diderot, etc., pagaron con sus vidas  su lealtad y consecuencia a los ideales  de la Revolución Francesa, la propuesta de la soberanía popular/ voluntad de la mayoría con respeto por las minorías,  objetada  por la  burguesía pragmática contemporizadora testaferra de la oligarquía comercial/financiera que controlaba la marcha del proceso revolucionario francés, cuya crítica se fundaba en que en el   estado democrático, la soberanía no es voluntad de todos, sino en la que más  favorable de las hipótesis, la voluntad de la mayoría que se impone a la minoría, que existe hasta nuestros días.  Resumo,  al igual que la teoría  de los derechos naturales, la de la  soberanía nacional fue presentada por la clase burguesa en su política bajuna en el siglo XVIII como una verdad eterna y definitiva, valedera en todas las  épocas y lugares.  La soberanía nacional burguesa, tanto en Francia como en Estados Unidos y en su patio trasero continental, un principio absoluto, universal y verdadero en todos los tiempos y en todos los países, un dogma ante el cual el género humano debe inclinarse, porque lo exige el sistema capitalista salvaje. No es otra la historia de éste maravilloso, y no otra significación que la de instrumento ideológico de una clase revolucionaria que pretendía cambiar de raíz los males que aquejaban a la sociedad de aquel entonces: La cuestión social y el sistema monárquico feudal inepto sibarita.  La burguesía pragmática liberal oportunista ganó y aplicó su programa político- económico individualista y atomístico liberal: viva la libertad dejar hacer, dejar pasar/ Laisser  Faire, Laisser Passer, por imposición  de los dueños de la celestina universal financistas de las monarquías feudales sibaritas europeas.

La separación  de los poderes según  el genial maestro Juan Jacobo Rousseau y Charles Montesquieu 1689 -1755.

La teoría  base de la lucha de clases de apariencia racional,  obedecía a las contradicciones de  clase del siglo XVIII, en ultimo termino no constituía más que una tentativa de conciliación  entre las monarquía feudal francesa que sentía hundirse el suelo bajo sus pies y las pretensiones de la clase burguesa que se desarrollaba vigorosamente. Esta  real significación de esa estructura mixta del Estado y de la separación de poderes.

El genio universal  Dr. Karl Marx precisó: “ La historia de todas las sociedades que han existido /existen hasta nuestros días es la historia, de la lucha de clases.  Hombres libres y esclavos, opresores y oprimidos se han enfrentado siempre, han mantenido una lucha constante, velada unas veces y otras franca y abierta , lucha que ha terminado siempre con la transformación revolucionaria de toda la sociedad o el hundimiento de las clases beligerantes”.  Lo subrayado, Prof. Moreno Peralta. Secretario ejecutivo Codeh-Codes Chile, Berlín/ Republica Democrática alemana

El Movimiento Social Revolucionario francés con la Clase Trabajadora como vanguardia derrocó  el sistema monárquico feudal , no obstante tan pronto, como la naciente burguesía  se convierte en clase gobernante pragmática contemporizadora, informó a los artesanos, campesinos y obreros en general que no compartiría con ellos los beneficios de la victoria común.  La ley llamada de  Le Chapellier privó a los asalariados del derecho de asociarse en  su lucha contra “ la cuestión social”, desafío primero del Movimiento Social Revolucionario francés… ¿Por qué la burguesía democrática después de la victoria de la Revolución francesa se convierte en el contexto de su política bajuna  en la clase media politicastra, “la antesala de la traición”?, porque  había asumido el rol de salvadora de la clase  aristocrática poseedora del capital financiero, agrícola que hasta nuestros días financia la sobrevivencia de ésta clase media politicastra burguesa, un atajo sin salida constituido por la social democracia y la democracia cristiana, especialmente.

Al asumir la burguesía democrática en la medida de lo posible, su rol de defensora a raja tabla del sistema capitalista a partir del principio: de la separación de los poderes y sosteniendo que la soberanía reside en la nación, toma el dogma católico de Charles Montesquie, “el espíritu de las leyes “ salvador de la “ la crisis “ del sistema  monárquico feudal inepto/sibarita, del cual la jerarquía de la Iglesia Católica formaba parte.  La panacea de Montesquie, a partir de su crítica a la organización de la República Autocrática de Venecia, sostiene que es un error creer que en ella se realiza la separación de poderes a despecho de las apariencias ,porque existen:  el Gran Consejo que ejercía funciones legislativas, la Pregadia asamblea de 120 senadores que desempeñaban  funciones ejecutivas y el Consejo de los 40 que administraba justicia.  El error para Montesquie era  que todas  éstas instancias administrativas no representaban más a un solo y único poder.  Queda claro, que  en el  concepto de Montesquie la separación de los poderes no se realiza. Si  el poder es uno solo,  sino que es menester que esté repartido en varias clases sociales Como  lo he sostenido la teoría de Montesquie obedecía a las contradicciones de clase del siglo XVIII, con una profunda “crisis” del sistema monárquico feudal que tratará de salvar la jerarquía de la Iglesia Católica como un balón de oxígeno, una tentativa de conciliación  entre la clase monárquica feudal gobernante y la naciente “burguesía democrática”.  Una estructura mixta del Estado y de la separación de poderes.  Yo concluyo, que si bien es cierto, la Revolución Francesa terminó con el sistema monárquico feudal parásito cibarita, también lo es que se iniciará el reinado de la clase oligarca empresarial capitalista a través de su clase burguesa politicastra/castrense, como testaferra, presentándose antes los pueblos ingenuos con la ficción de la soberanía, la democracia, con la separación de poderes, la libertad y la justicia en la medida de lo posible que ha regido mayoritariamente el destino de la Humanidad.  Con alguna excepción de la regla. Ya,  en el año 1916, el destacado académico, Rector de la Universidad de Chile Prof. Valentín Letelier Madariaga, calificó de doctrina caduca la separación de los poderes públicos de Montesquie.

La vigencia del moribundo sistema capitalista salvaje se ha debido al apoyo incondicional de sus  epígonos burgueses democráticos, quienes  en el contexto de su política bajuna han defendido a raja tabla la  soberanía residente en la nación y la separación e los poderes. Ambos principios han tenido una existencia recíproca: en el  “dividir para reinar”.

El genial maestro Juan Jacobo Roseau rechazó la separación de poderes, pues veía en ello, una enseñanza opuesta a la doctrina de la soberanía del Pueblo/ el soberano, en cuanto,  afirma que la única fuente  y el único detentor del poder del Estado era  el Pueblo/el soberano, y  en cuanto este poder soberano es único e indivisible, no puede haber más que, o bien la voluntad es general/mayoritaria, o ésta voluntad no existe.  La voluntad es,  o bien común a todo el pueblo, o bien a una  de sus partes  (minoritaria), argumentaba genialmente  Rousseau rechazando de plano “la ficción del dogma“ de la separación de poderes  del autor del ”espíritu de las leyes”.  Ridiculizaba esta doctrina con un pasaje  famoso de “los  charlatanes del Japón “,  precisaba,” despedazan a un niño ante los ojos de los espectadores, después tiran al aire los miembros uno tras otro y hacen caer de nuevo al niño vivo y en una sola pieza”…

Concluyendo  su enseñanza, el maestro Rousseau afirma que la unidad  y la indivisibilidad de la Soberanía Popular,  que el gobierno no constituía en modo alguno, un poder aparte, sino que representaba simplemente el conjunto de las funciones encargadas por el Pueblo Soberano de ejercer a ciertos funcionarios revocables…

La reacción de la Declaración de los derechos ciudadanos de 1789,  estuvo basada en los sabios consejos del autor del “ Contrato Social”. Sin embargo, postulaban  que carecía de constitución toda sociedad en la cual no estuviera determinada la separación de poderes, circunstancia que no es insólita, puesto que los sectores democráticos de Francia no tuvieron injerencia apreciable en la redacción de dicho documento. Había caído en manos  de la burguesía liberal  oportunista pragmática contemporizadora.

Hay que reconocer que la Constitución jacobina de 1793 y la Constitución Girondina del mismo año no tomaron en cuenta “la separación de poderes”. Ambas precisan “la soberanía reside en el pueblo, que es única, indivisible e inalienable…

Hay que precisar que la Constitución contrarrevolucionaria del año II, 1795, aprobada después de la ejecución de Roberspierre y de la derrota de los jacobinos, consagra de nuevo el principio de la separación de poderes del Estado…

“La historia Oficial” se repite como farsa y después como tragedia

El 11 de septiembre de 1973 el Presidente constitucional de Chile  iba a presentar por primera vez, al congreso, su anhelado proyecto de un plebiscito por una nueva constitución soberanamente elaborada y sancionada por el pueblo en el marco de una Asamblea Constituyente,  sus palabras al respecto que por primera vez escuche un 26 de febrero de 1973: “que el pueblo por primera vez entienda que no es desde arriba, sino desde las raíces mismas de su propia convicción de donde debe nacer la carta fundamental que le dará su existencia como pueblo digno, independiente y soberano”…

El régimen de turno de los Estados Unidos del sistema capitalista salvaje ordenó dar un golpe de estado y asesinar al presidente de Chile Dr. Salvador Allende Gossens.  Las fuerzas armadas y la oligarquía empresarial/financiera sofofa lo llevaron a cabo.

Por cuatro décadas, Chile transformado en satrapía del imperialismo yanqui es regido por una seuda Constitución de 1980, impuesta por la dictadura cívico militar, que la oligarquía empresarial  financiera sofofa y su testaferra la clase burguesa politicastra/castrense corrupta pretenden que dure cien años…

Con esperanza y memoria en el marco del primer  acto  de la libertad plena  establecido  en la ley humana, yo pienso, y creo, que habrá una nueva aurora para la Humanidad, cuando los pueblos dignos, libres, soberanos y solidarios zanjen el dilema aun no resuelto, “ socialismo marxismo  o barbarie capitalista”, por cuya lucha fueron asesinados  entre otros seres humanos consecuentes, la Dra. Rosa Luxemburgo y el Compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens por orden del sistema  capitalista salvaje, la tiranía  más despótica, perversa, desalmada e inmoral que imponen los plutócratas empresarios dueños de la celestina universal, las empresas depredadoras multinacionales, los bancos y paraísos fiscales, especuladores y usureros y del narcotráfico.

(Prof. Moreno Peralta / IWA - Secretario ejecutivo Addhee. Ong).