Vie. 20. May 2022, Santa Fe - Argentina
Notas

EL "JUICIO" Y ASESINATO DE SADAM HUSEIN

EL

MADRID-ESPAÑA  (PrensaMare)  Un exembajador de EEUU en Irak admitió lo que el mundo ya sabía: que el juicio al líder y presidente Sadam Huseín fue “defectuoso”.

Un término elegante para tratar de ocultar que constituyó una verdadera cacería con sentencia de muerte ya decidida con antelación en Washington, y cumplida con un maquillaje de “juzgamiento”.

El juicio de Sadam Huseín y sus coacusados en verdad se trató de una serie de nuevas violaciones, que el exembajador Robert Ford consideró que "no fue perfecto".

"El juicio en sí tuvo problemas, sin duda. Algunos de los abogados defensores fueron asesinados, lo que fue terrible. Durante el propio juicio, a veces la Fiscalía introducía pruebas sin permitir que la defensa las viera primero, dejándolas sorprendidas por las nuevas pruebas", relató Ford.

Agregando que la Fiscalía encontró muchos documentos firmados por Sadam Huseín y otros acusados, que los implicaban directamente en los cargos de las masacres y asesinatos de Dujail. Pero lo cierto es que estos “documentos” en verdad han sido cuestionados en su oportunidad (y luego también), al entenderse que algunos no eran reales y otros habían sido sacados de contexto.

“El proceso en sí no fue ciertamente perfecto", admitió el diplomático, en referencia a lo que afrontó Huseín que finalmente fue ejecutado el 30 de diciembre de 2006. Un crimen impune que fue cometido (no casualmente) la noche anterior al comienzo de una de las fiestas musulmanas más importantes: el Eid al-Adha.

Lo que ha sido considerado por muchos como un verdadero desafío y ofensa religiosa para con los irakíes.

Tras la sensacional invasión de la potencia más poderosa del mundo, Sadam Huseín consiguió escapar y evitar su captura durante seis meses. Lo que demostró que contó con un constante respaldo de cientos y cientos de colaboradores en todo el país.

La invasión organizada por el Pentágono instaló en el mundo la supuesta existencia de “armas de destrucción masiva en 2003”. Inclusive numerosos políticos de potencias occidentales explicaron sobre ‘tal existencia’, pero años más tarde se comprobó que había sido todo mentira (y ellos mismo sabían que estaban engañando a sus ciudadanos como al mundo).

Finalmente, en diciembre de 2003, Huseín fue apresado en lo que constituyó una gigantezca cacería en todo el país. Ocurrió cerca de su ciudad natal, Tikrit.

Luego de mostrar imágenes suyas –cansado, con barba, flaco-, la primera vista del tribunal ‘especial’ tuvo lugar en julio de 2004. El mismo lo declaró culpable de los cargos y lo condenó a morir en la horca el 5 de noviembre de 2006.