Sab. 28. Nov 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

NEUSS: QUÉ PASÓ PARA LLEGAR AL CRIMEN Y SUICIDIO…?

NEUSS: QUÉ PASÓ PARA LLEGAR AL CRIMEN Y SUICIDIO…?

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  La noticia del violento hecho en el llamado ‘caso Neuss’, deja tela para cortar.

Por ejemplo, que se hable de “dos muertes”, cuando hubo un crimen y un suicidio…

Por ejemplo, que se acompañe reiteradamente cada nota o artículo con una fotografía donde aparecen ambos, como si nada hubiese ocurrido. Siendo que se está ante el criminal, y su víctima...

Por ejemplo, que se cite -siempre-, primero al criminal, relegando al segundo lugar a la víctima…

Por ejemplo, que se haya pretendido instalar la existencia de un “pacto suicida”…

Nada es casual y responde a una visión machista, pero a la vez propia de la forma en que la prensa dominante protege a quienes forman parte del poder económico-financiero dominante (o clase dominante).

Lo concreto es que en medio de esta forma de establecer un relato y de ‘formatear’ a oyentes, lectores y televidentes desde la cultura dominante, con el paso de los días se van conociendo pormenores del dramático suceso.

Los propios integrantes de la familia Jorge Neuss-Silvia Saravia reconocieron ante la fiscal María José Basiglio, que la pareja estaba ante un proceso de separación. Inclusive la noche antes del crimen, ella no durmió en la casa que compartía con su cónyuge Jorge Neuss.

Lo que deja entrever que posiblemente al día siguiente asistió a retirar efectos personales dando por finalizada la convivencia con el poderoso empresario.

Los análisis dan cuenta que una vez que ella ingresó al inmueble, se produjo el ataque y asesinato. Por lo que todo indicaría que Neuss ya tenía decidida esa acción. A las 12.36 y a las 12.37, Neuss envió mensajes de saludos de cumpleaños a dos de sus amigos. A las 12.59 se produjo el llamado al 911 (por las muertes). Lo que significa que existió un breve período de 22 minutos entre los saludos y el desenlase fatal.

En la causa ya han declarado testigos, y dos de los hijos de Saravia y Neuss. Fue así que se comprobó que el día antes el matrimonio tuvo una fuerte discusión, y ella decidió dormir en casa de su hija Lucila Neuss (también ubicada en el country Martindale). Hasta el momento no se ha podido determinar el motivo de esa discusión, ni la causal de la futura separación.

En la mañana del suceso, Neuss permaneció en la casa. Inclusive desayunó en la cama. El arma usada fue una Magnu, calibre .357, de altísimo poder (era una de las 30 armas registradas a su nombre).

Cuando Saravia llegó a la casa a buscar pertenencias, se dirigió al baño y fue allí que Neuss ingresó, lo tomó fuertemente del cabello. Ella intentó defenderse, y él allí le disparó a la cabeza. Luego llevó el arma hacia su sien y se disparó; su cuerpo apareció unos metros más allá de ella (entre el baño y el vestidor).

Tras las 2 detonaciones, las dos empleadas subieron al piso superior. La puerta del baño estaba cerrada y llamaron a los hijos (que viven en el mismo country).

Luego se hizo el llamado al 911. La sucesión de hechos en esos 22 minutos hacen concluir en que Neuss ya tenía planeado tal ataque y suicidio.

También llegó a conocimiento de la fiscal que Neuss en otras oportunidades había tomado del cabello en forma violenta a Saravia. Ahora se deben analizar los teléfonos celulares de Saravia y Neuss.

Lo que la justicia…

Busca esclarecer es el motivo o móvil del femicidio; debe descartar que el asesinato se haya producido tras una extorsión, amenazas o de una inducción. Tras determinarse ello, la causa se archivará en razón que el femicida está muerto.