Mar. 21. Set 2021, Santa Fe - Argentina
África

MOZAMBIQUE ENFRENTA A LOS TERRORISTAS

MOZAMBIQUE ENFRENTA A LOS TERRORISTAS

MAPUTO-MOZAMBIQUE  (PrensaMare)  El presidente Filipe Nyusi, destacó la lucha antiterrorista en la provincia de Cabo Delgado (al norte). El accionar se realizó con apoyo externo y sin renunciar a la soberanía nacional. Desde el gobierno se sigue invitando a los insurgentes a encontrar formas de reinserción en la vida social del país.

Colaboran con el gobierno, tropas de Ruanda, y desde mitad de este mes se agregan fuerzas de la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC). El mando estará en manos de las Fuerzas de Defensa y Seguridad mozambiqueñas.

Mozambique es un país africano con costas al océano Índico, cuyos vecinos son Sudáfrica, Zimbabue, Esuatini (antes Zuazilandia), Malawi y Tanzania (y canal de Mozambique por medio, Madagascar).

La provincia de Cabo Delgado se sitúa en el extremo norte-este (limitando con Tanzania y sobre el Índico; siendo su principal ciudad, Pemba; y frente a las Islas Comores).

Los terroristas...

Corresponden a la banda yihadista Al Shabab, que ha provocado miles de muertos y alrededor de 650.000 desplazados con sus acciones de terror y crímenes, desde 2017. Los primeros indicios de presencias de los extremistas islámicos se dirigen al año 2007. Recién en 2017 se alinearon y manifestaron leales al ‘estado islámico’ (o ISIS o Daesh).

Inicialmente comenzaron como una secta religiosa que fue avanzando hacia la radicalización, logrando asentarse entre miembros de la etnia mwani (que se considera discriminada), de mayoría musulmana. Eran tiempos en que se venían produciendo arribo de somalíes, kenianos, tanzanos y congoleses.

Desde el 2020 la organización ha comenzado a mostrar un equipamiento militar más importante, y en consecuencia la respuesta del estado ha sido más violenta.

Mientras tanto...

Desde 10 de marzo, el Departamento de Estado (de EEUU) incluyó a la banda Al Shabab (o conocido como Estado Islámico de África Central, ISCA) en la lista de organizaciones terroristas internacionales. Una decisión –en cierta forma-, cuestionable pues ello obstaculiza cualquier esfuerzo humanitario y actividades de desarme, desmovilización y reintegración que lleve adelante el Estado.

Se considera que esta inclusión solo sirve para ‘perpetuar’ el conflicto (impide que se negocie con ellos, y solo se los enfrente militarmente), y evitar que las autoridades de Mozambique puedan dar una soculicón negociada y pacifica del conflicto que le ha sido instalado desde el exterior (similar a lo sufrido por Siria).