Lun. 19. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

Opinión: TRUMP SE TRAGA SU ORGULLO FRENTE A XI JING PING POR SU APOYO A VENEZUELA

Opinión: TRUMP SE TRAGA SU ORGULLO FRENTE A XI JING PING POR SU APOYO A VENEZUELA

LA PAZ-BOLIVIA  (por Rolando Prudencio BrianconLa pandemia del coronavirus está poniendo a prueba también los liderazgos mudiales; y no en cuanto a cuál de los presidentes será el primero en traer la buena nueva del fin de la pandemia, sino quien toma las decisiones -que es lo que importar en política- sin depender de las ordenes de un tercero; y más aún cuando es la soberanía de las naciones, como la dignidad de los pueblos la que está de por medio.
Así es como Trump acaba de reaccionar, ante las declaraciones del presidente chino respecto ya sea que: "China apoya a Venezuela para evitar el contagio del coronavirus. Las medidas oportunas que ha tomado el gobierno venezolano han demostrado un liderazgo del presidente Nicolás Maduro ante la comunidad internacional". Pero además han rematado su respaldo hacia el gobierno de Maduro, aclarando que: "China siente como propias las dificultades y desafíos que enfrenta Venezuela".
Pocas palabras para un buen entendedor debería haber reflexionado Trump antes de anacrónico y arrogante arrebato de molestarse sin motivo, y darse cuenta que: por un lado nadie va pescar en río revuelto en esta coyuntura de pandémico contagio del coronavirus tratándose agredir a un país, por el sólo hecho de robarle su petróleo. Pero además que China sigue reconociendo como presidente legítimo a Maduro, y no a la marioneta de su presidente encargado Juanito -alias alinaña- Guaido, que es a quien Trump contra viento y marea ha apostado todas sus cartas.
Y es que ya se le pasó el tren a Trump de asaltar el petróleo venezolano, que a estas alturas sería: o tener una muerte súbita, o suicidarse el tratar de tomar por asalto el petróleo venezolano, dado el respaldo del gobierno chino, como del ruso que no sólo apoya por apoyar a Venezuela, sino que Moscú y Caracas tienen inversiones comunes en diferentes áreas de negocios que proteger mutuamente.
Así que a estas alturas poco o nada importan las advertencias trasnochadas de Trump, respecto a que: "no estaría contento" por el apoyo que China brinda a Venezuela, pues no es que hipotéticamente vaya hacerlo, sino que es una realidad ese respaldo al gobierno bolivariano, aunque el orate de la Casa Blanca opte, como consuelo ya no por por la política del más fuerte, sino la del avestruz.