Mar. 18. Jun 2019, Santa Fe - Argentina
Política

MÁS POBREZA, MENOS CIRCULACIÓN

MÁS POBREZA, MENOS CIRCULACIÓN

Em mercado interno continúa "secándose" de circulante...

SANTA FE-ARGENTINA  El objetivo del gobierno nacional, para “bajar la inflación” es el de “secar” la plaza. Que circule cada vez menos dinero. Y para ello ha llevado adelante un gigantezco y macabro plan de empobrecimiento de la población. El resultado está a la vista: cada vez circula menos dinero, pese a que la inflación en el 2018 va a acercarse al 50% anual (¡).

 

La agresiva estrategia monetaria implementada por el BCRA (Banco Central) para frenar la escalada inflacionaria y la corrida cambiaria muestra el bajo nivel de monetización de la economía.
Por exigencias del FMI, el BCRA se ha comprometido al crecimiento cero de la base monetaria hasta junio 2019. Se asiste una una sensacional baja del circulante (billetes y monedas) en poder del público y el M3 (el circulante más los depósitos privados). Sin plata en la calle es imposible cualquier reactivación. Según los datos oficiales la circulación en poder del público está en los $ 640.000 millones. En lo que va del año se registra una caída de más de $ 55.800 millones (¡).
Desde el macrismo dicen que mucho dinero “se ha ido al dólar”; sin embargo ello no es real. Muy pocos especulan o ahorran en esta divisa. Ocurre que la inflación deja menos dinero en los bolsillos de millones de argentinos, que no ahorran, sino que dejan de comprar inclusive lo elemental.
En noviembre de 2018 está cayendo 1,2% tras haber retrocedido 1,7% (en octubre), 1,9% (en setiembre) y 1,5% (en agosto).

El promedio de dinero circulante era de $ 903.000 millones para el promedio de 2006-2015 (gobiernos peronistas). El mínimo fue de $ 775.000 millones y el máximo de $ 1,09 billón.

Con Macri, el promedio de 2016 fue de $ 816.000 millones; y en 2017 de: $ 852.000 millones. Mientras que en 2018 se ubicará entre los $ 650.000 y $ 640.000 millones. Una baja considerable, a la que debe agregarse las cifras inflacionarias anuales, que superan todo lo racional.

Este circulante tan bajo (un sistema financiero híper-reducido), con un altísimo nivel de encajes y nula potencialidad de otorgar créditos, muestra un pésimo panorama. Hablar de reactivación en estas condiciones es una mentira.
El M3 privado: en la gestión peronista estaba en los $ 2,74 billones; con Macri fue de $ 2,66 billones (en 2016); de $ 2,69 billones (en 2017), situándose ahora en los $ 2,42 billones (a noviembre 2018).