Dom. 17. Oct 2021, Santa Fe - Argentina
Política

SANTA FE: LA (ESPERADA) DERROTA DE ROSSI

SANTA FE: LA (ESPERADA) DERROTA DE ROSSI

SANTA FE-ARGENTINA  (por Esteban D’Arret, PrensaMare)  En las últimas Paso, en lo que respecta a la interna del peronismo, la lista del gobernador Omar Perotti se impuso con claridad a la de Agustín Rossi.

No hubo sorpresa alguna; por lo menos en la provincia, los peronistas sabían de ese resultado; la duda estaba en saber por cuánto sería la diferencia.

En este sentido, esta presunción se contradecía totalmente con lo que pensaban (y deseaban) desde diferentes sitios del país. Ocurre que quienes se identifican con la conducción de Cristina Fernández entendían y consideraban que su ‘representante’ natural en suelo santafesino, era Rossi. Era entendible, pues no conocen la situación del peronismo de la provincia.

Lo concreto fue que los candidatos de Perotti son los que competirán en la general legislativa de noviembre. Una disputa –por cierto-, que no le resultará fácil, pues en las recientes Paso, las diferentes listas de la derecha y el neoliberalismo (de Juntos por el Cambio), sumaron más votos que el peronismo. Será difícil que Perotti logre movilizar a sectores de la sociedad que no asistieron a votar; y mucho más difícil será que pueda convencer a que alguien cambie su voto.

A la hora de tratar de entender el porqué de la derrota de Agustín Rossi, se presentan varias causas. Podrían citarse algunas:

·         Indiferencia al peronista: Desde que Rossi comenzó a ser parte del poder, jamás demostró interés por construir dentro del peronismo.

·         Colaboracionismo: Durante los 12 años de gestión socialista-radical (Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz), los legisladores enrolados con Rossi fueron funcionales y colaboradores de dihas administraciones.

·         “Fitito”: A la hora de decidir las autoridades del PJ (Partido Justicialista) santafesino, el llamado rossismo cumplió a rajatablas la llamada política del “Fitito”. Denominación que sintetiza la forma en que dicho sector decidía quienes conducían el Partido, aludiéndose a que eran tan pocos que se reunían en un “Fitito” (refiriendo al Fiat 600)...

·         Aislamiento: Los legisladores enrolados en el rossismo se despegaron del ciudadano peronista, se aislaron y alimentaron una burocracia que es rechazada socialmente. Ellos también forman parte de lo que la sociedad en general califica como: “son todos lo mismo”.

·         Soberbia: Desde dicho sector interno se consideraron los únicos representantes del llamado “kirchnerismo”, lo que los llevó a aislarse del peronista común.

·         Los socios: A la hora de cerrar acuerdos políticos rumbo a las Paso, Rossi no dudó en acordar con los 6 senadores (Cornaglia, Pirola, Baucero, Gramajo y Sosa) enrolados con el cuestionadísimo senador provincial Armando Traferri. El aporte de éstos no lo ayudaron, pues perdió... en los 6 departamentos (Belgrano, Las Colonias, San Lorenzo, Vera, 9 de Julio y San Javier). En estos, Rossi apenas cosechó algo más de 26 mil votos.

·         La gestión: De Perotti –guste o no- tuvo un amplio respaldo del peronismo y aliados, pues sus candidatos vencieron a Rossi en los 19 departamentos (en todos). Cosechó el 66,9% (331.075 sufragios) frente a 33,05% (163.501).

·         Rechazo rosarino: Existió desde el peronismo un rechazo claro a Rossi y sus apoyos, en suelo del departamento Rosario. Tanto es así que allí sufrió una de las más amplias derrotas (por 39%). El perottismo obtuvo el 69,19% (134.752 votos) contra el 30,80% de Rossi (59.979). Dentro de ese rechazo deben hacerse cargo –en cuanto a responsabilidades- los socios de Rossi: el diputado provincial Luis Rubeo; el secretario general del PJ rosarino y diputado nacional, Germán Martínez; y el candidato Eduardo Toniolli.

·         Elección fallida: Desde el peronismo común, se cuestionó que la actual vicegobernadora, Alejandra Rodenas, decidiera postularse, sin haber terminado su actual mandato en la Legislatura. Es cierto que ella formó parte de la negociación de Rossi con los senadores (del Nuevo Espacio Santafesino, NES), pero era evidente que poco podía sumarle (como sucedió). Al realizarse las primarias de 2017, Rossi compitió contra Rodenas para ser candidato/a a diputados nacionales. Ambos concentraron el 100% de los votos peronistas; cuatro años más tarde, los dos unidos apenas sumaron el 33% del voto peronista...

·         No convenció: Rossi construyó su imagen como un incondicional a Néstor Kiurchner y de Cristina Fernández (luego de regresar del Frepaso...). Sin embargo en esta elección Paso, apareció enfrentando la decisión de ella (¿?) de apoyar a Maria de los Angeles Sacnúm (que se sumó a la lista de Perotti). Rossi pretendió exponer que enfrentaba a Perotti por ser un ‘cristinista incondicional’. Lo que –evidentemente- a muchísimos peronistas que adhieren a la conducción de ella, no los convenció.

·         Primero lo primero...: Cristina Fernández acordó con Perotti (y Sacnún se sumó como candidata a senadora), pensando en derrotar a la derecha/neoliberalismo. Rossi eligió confrontar y derrotar a Perotti. Evidentemente, Cristina ha mostrado una visión estratégica, ante otros que pusieron “el caballo delante del carro”.

·         Sectarismo: Quedó nuevamente ratificado que algunas agrupaciones peronistas que se autoconsideran los ‘unicos representantes’ de Cristina en el territorio provincial, no logran salir de su ámbito. Sin interesarles la construcción política prefieren el camino de ser “sectarios y excluyentes”.

Ante esta serie de situaciones políticas internas, ha resultado evidente que el rossismo ha cometido (desde hace años) suficientes errores como para ‘ganarse’ el resultado del domingo 12 de septiembre de 2021.