Sab. 21. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

FUKUSHIMA SIGUE CONTAMINANDO

FUKUSHIMA SIGUE CONTAMINANDO

Aunque la poderosa prensa occidental no lo trate, la problemática contaminante desde la planta nuclear japonesa, es grave...

FIRENZE-ITALIA  Aunque muchos tratan de olvidarla, la fuga nuclear de Fukushima, sigue produciendo consecuencias negativas.

El desastre nuclear ha contaminado el océano Pacìfico, llevando sus consecuencias a todas sus costas de diferentes continentes. Ocurriò pocos años atrás y aún continúan escapándose 300 toneladas de desechos radiactivos cada día (¡).

Mientras tanto, la prensa internacional (occidental) sigue sosteniendo que el mayor desastre nuclear del mundo fue el de Chernobyl (en Ucrania). Y ello no es verdad.

En 2011, un terremoto creó un tsunami que causó un colapso en la planta nuclear de TEPCO en Fukushima (Japón). Tres reactores nucleares se derritieron y se produjo la mayor liberación de radiación al agua en la historia del mundo (¡).

Por 3 meses, los productos químicos radiactivos (en cantidades aún mayores que Chernobyl), se filtraron en el Pacífico. Como si ello no fuera lo suficientemente malo, Fukushima sigue produciendo 300 toneladas de desechos radiactivos en el Pacífico cada día.

Y seguirà haciéndolo indefinidamente ya que la fuente de la fuga no puede ser sellada (pues es inaccesible tanto para humanos como para robots debido a temperaturas extremadamente altas).

Asì, desde el 2011, Fukushima sigue contaminado todo el Océano Pacífico. Se encamina a transformarse en el peor desastre ambiental en la historia de la humanidad. Todo ello en medio del silencio cómplice de las clases dirigenciales occidentales.

La TEPCO es una filial de General Electric (también conocida como GE); una de las compañías más grandes del mundo, que tiene un control considerable sobre numerosas corporaciones de noticias y políticos. Quizàs por esta “simple razón” se entienda el silencio escandaloso y la falta de cobertura de noticias sobre Fukushima.

Se ha denunciado que GE sabía sobre el mal estado de los reactores de Fukushima durante décadas y no hizo nada. Esto llevó a 1.400 ciudadanos japoneses a demandar a GE por su papel en el desastre nuclear de Fukushima.

A todo ello, la costa occidental de América del Norte ya ha estado sintiendo los efectos contaminantes. Tal es asì que los peces de Canadá –en las costas canadienses- aparecen sangrando por sus branquias, bocas y globos oculares. Una de las principales especies afectadas ha sido el arenque.

Los científicos han denunciado un aumento del 300% en el nivel de radiación. Esa cantidad de radiación en el Pacífico está aumentando cada año. Mientras tanto, existe un silencio comunicacional y una indiferencia de los dirigentes.

El tema es tan grave que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá han prohibido a sus ciudadanos hablar de Fukushima para que «la gente no se asuste» (¿?). Mientras tanto, se conoció que al sur en Oregon (Estados Unidos), las estrellas de mar comenzaron a perder piernas y se van desintegrando. Mueren en cantidad tan elevadas que està en riesgo el ecosistema oceánico en esa área.

Tambièn en Oregon, la radiación en el atún se triplicó después de Fukushima. En el 2014 se comprobò que la radiación en las playas de California aumentó en un 500 por ciento. La escandalosa respuesta oficial de las autoridades estadounidenses fue que la radiación provenía de una misteriosa fuente «desconocida», pero que no era motivo de preocupación (¿?).