Sab. 30. May 2020, Santa Fe - Argentina
Editorial

Y TODAVÍA NO MOSTRARON LO PEOR...

Y TODAVÍA NO MOSTRARON LO PEOR...

Sin límites para mentir...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Quién puede creer en un presidente y gobierno que toma medidas de urgencia, tipo “manotazo de ahogado”, contradiciendo sus propios pensamientos y accionares de años…?

Quién puede creen en un presidente y gobierno que se ha vanagloriado de la libertad total en economía y ahora impone mediante decreto un “congelamiento de precios” de combustibles?

Quién puede creer en un presidente y gobierno que ajustó en todos los presupuestos, en contra de los intereses populares y para tener más dinero para pagar a los acreedores, que ahora decide no recaudar con el IVA?

Nadie, puede creer que esto sea serio. Se trata de medidas de maquillaje y circunstanciales, que –de ganar en octubre- desaparecerán de un plumazo.

Esto es Mauricio Macri post-elecciones PASO. Trata de buscar cómo convencer que no está perdido, desorientado y abandonado por muchos millones de votantes. Lo que lo lleva a contradecirse ideológicamente.

Tras llevar el dólar de $ 9,50 a $ 46 al viernes antes de las elecciones PASO, ahora busca detener el impacto de la devaluación sobre el poder adquisitivo. Porque el mismo sector que lo respaldó en su gestión, tras perder votos y concoer el resultado, llevó el dólar a $ 60.

Se sabe que estas medidas ‘de urgencia’, ya tienen fecha de vencimiento: cuando termine el mandato de Mauricio Macri. Porque dispuso una rebaja total y transitoria del IVA a un grupo de alimentos; el congelamiento de los precios de los combustible por 90 días; al igual que de las cuotas de los créditos hipotecarios UVA.

No se trata de medidas de fondo, sino transitorias. Y lo reconocen públicamente…

Este disfraz electoralista (como la eliminación del IVA) tendrá un costo fiscal de 10.000 millones de pesos (a cubrirse con una ‘reasignación’ de partidas presupuestarias).

El propio ministro de Trabajo Dante Sica, aseguró: "No decimos que los precios van a bajar. Los precios estaban atados a un dólar de 48 pesos el viernes y ahora estamos esperando en qué precio se ancla el dólar". Con la prometida rebaja del 21 por ciento (que se paga en impuestos) se busca absorber la diferencia del tipo de cambio.

La irresponsabilidad y la ineptitud alcanza demostraciones jamás imaginadas. Pero lo peor, es que esta hipocresía gobernante, no ha llegado al límite.