Sab. 24. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

EL EXPANSIONISMO DE ISRAEL

EL EXPANSIONISMO DE ISRAEL

MADRID-ESPAÑA  (PrensaMare)  Todo indica que el nuevo gobierno de Israel liderado por Benjamin Netanyahu, será la imposición de soberanía israelí en amplios sectores del territorio de Cisjordania y la anexión de jure a Israel.

Una maniobra respaldada por EEUU y algún otro país del mundo, pero con el grueso de las naciones rechazando y repudiendo tal maniobra expansionista.

En contra de este rachazo se plantan la amplísima mayoría de organizaciones de cultura judía repartidas mundialmente. Es decir: ellas coinciden con el expansionismo israelí y con el apoyo que EEUU le da a esta decisión de anexar amplias regiones de Cisjordania.

Son pocos los judíos en el mundo que se oponen a estas políticas, y ante ello son acusados por (los defensores del expansionismo israelí) de traidores o judeofobos.

Amplísimas mayorías de sociedad del mundo reclaman una solución del conflicto palestino israelí sobre el principio de “dos estados para dos pueblos”. En diciembre de 2010 el gobierno de Argentina reconoció al Estado Palestino independiente “dentro de las fronteras existentes en 1967” (que incluye toda Cisjordania y Jerusalén Oriental).

Con la asunción de Mauricio Macri en 2015, existieron todo tipo de presiones de organización judías de ese país, como desde la embajada de Israel. Pero Macri mantuvo esa posición. Inclusive el influyente diario Ambito Financiero (que ‘coincide’ con posiciones de la CIA y el Mossad) titulo: “Israel pedirá a la Argentina que deje de reconocer a Palestina” (Ámbito Financiero, 27-1-2016).

Porqué referimos a esta particularidad de Argentina? Porque es evidente que su dirigencia política (y grueso de su sociedad) está de acuerdo con ello (“dos estados para dos pueblos”), mientras que las dirigencias de organizaciones judias se oponen. Porque ellas coinciden con la dirigencia expansionista y anexionista israelí.

Lo hacen de manera pública, o –cuando es necesario- a través del silencio. No es un hecho menor, pues demuestra que dirigencia y grueso de la sociedad argentina marchan por un camino, y las dirigencias judías argentinas, por otra.

Esta posición de la dirigencia judía argentina en el fondo es coincidente –además- con el colonialismo británico en Islas Malvinas y en Gibraltar (España).

Recientemente el máximo defensor del expansionismo israelí, su canciller Netanyahu respondió a un reportaje del diario Israel Hayom. Allí aclaró que “los palestinos en las regiones a anexar y bajo soberanía israelí no recibirán ciudadanía israelí, sino que permanecerán en enclaves cercados. Continuaran con su pertenencia a Palestina” (Israel Hayom, 28-5-2020).

Lo que ha dicho con total tranquilidad y sin ningún tipo de vergüenza es que los palestinos habitarán en guetos.

Esto no es un dato nuevo o que pueda sorprender. Porque Netanyahu lo que dice y pretenderá hacer es lo mismo que hicieron las autoridades de Israel tras la creación del estado, a la población árabe que permaneció en el nuevo estado los años siguientes a esa creación.

Tanto es así que en el Ministerio de las Minorías, cuyos antecedentes obran en el Archivo de Nacional de Israel, consta que se trata de un ‘tema’: “Concentración de la población árabe en zonas de seguridad (en guetos)”.

Inclusive quien ejercía en esos tiempos como Director General del Ministerio de Minorías, Gad Majnes, declaró: “Estoy convencido que no hay nada más justo que mantener a los residentes árabes en campos de concentración alambrados” (“No hay nada más justo que mantenerlos en campos de concentración”, Adam Raz, diario Haaretz, 28-5-2020).

Se asiste a momentos difíciles en el mundo, donde muchos aprovecharán el tema de la pandemia, para perpetrar cualquier tipo de acción.