Sab. 27. Feb 2021, Santa Fe - Argentina
Notas

MÁS SOBRE LAS ELECCIONES EN EEUU

MÁS SOBRE LAS ELECCIONES EN EEUU

LOS ANGELES-EEUU  (especial para PrensaMare)  Alrededor de 160 millones de personas votaron en las últimas elecciones en Estados Unidos, estableciendo un nuevo récord de participación electoral.

El presidente electo Joe Biden ha superado por 5 millones a su rival Donald Trump. Gran parte de este incremento (en la cantidad de votos emitidos) se debe a la mayor participación de personas negras; mientras que el número total de votos de personas blancas apenas aumentó. También creció un crecimiento con participación de latinos.

Igualmente se debe aclarar que el voto latino no se volcó al demócrata Biden, como muchos esperaban. Donald Trump. Así lo han expresado también medios como The New York Times, Los Angeles Times, la CNN y The Intercept. Para este último inclusive fue más allá y afirmó que los “Votantes no blancos no son inmunes al populismo de derecha”.

Lo cierto es que (en medio de un silencio informativo generalizado de la prensa nacional), por primera vez en la historia de los Estados Unidos la participación electoral de los latinos parece haber llegado a niveles comparables a los de los estadunidenses blancos y negros.

Veinte millones seiscientos mil latinos acudieron a las urnas en esta elección (el 64% de los 32 millones de latinos habilitados a votar); en las elecciones anteriores la participación casi siempre ha sido de menos de 50%.

En cifras: votaron 8 millones más latinos de los que votaron en el 2016. Un crecimiento del 63% en relación con las últimas elecciones presidenciales.

Los mayores incrementos (tanto en porcentajes como en el número de votos), comparado con la elección anterior, se observaron entre los votos latinos. Tanto es así que el aumento Latino fue casi igual al aumento de los votos entre los blancos y los negros juntos.

Los votantes negros aumentaron su participación electoral en un 20%, los asiáticos en un 16%, mientras los votantes blancos aumentaron su participación a menos de 6%. Los blancos representaron el 67% del electorado.

Una conclusión fundamental para los dos partidos que garantizan el bipartidismo estadounidense es que a partir de la elección del 2020 no subestimarán o ignorarán el voto latino. O lo que es lo mismo: deberán generar políticas para este amplio sector social del país (una suerte de democratización inesperada para ambos partidos).

Existe una comunidad latina…?

La identidad latina en el país es una idea socialmente construida. Fue creada por la sociedad dominante que tenía la necesidad de definir y categorizar un nuevo “otro”.

También esos llegados de países del sur continental (de distintos países latinoamericanos), como grupo marginado, construyó orgánicamente, desde abajo, al verse obligados a unirse para poder sobrevivir, ayudarse y defenderse ante una sociedad hostil.

No fue casual que los hijos de esos inmigrantes se fueran casando con miembros de otros grupos étnicos (mexicanos con colombianos; hispanos con salvadoreños; puertorriqueños con hondureños; dominicanos con…), dando paso a una nueva realidad social: El latino no extranjero, sino el latino nacido en Estados Unidos.

Pero debe quedar en claro también, que si bien los latinos en su mayoría votan por los demócratas, existe una realidad donde muchos de ellos se sientes desencantados de las promesas incumplidas de parte del Partido Demócrata.

Por ello, a medida que se produjo un incremento en el número de latinoamericanos de clase media y que han podido estudiar en el país, han ido adoptando pensamientos conservadores. Se han acercado al populismo de derecha, de un nacionalismo nacional, y hasta de cierto racismo. Ellos se han ido inclinando con el paso de los años por los republicanos.

Otro dato a tener…

En cuenta en la elección del 2020 es que el 58% de los estadounidenses blancos votaron a Donald Trump (entre ellas, el 55% de mujeres blancas).

Ello es consecuencia del crecimiento de la brecha económica en el país, que lleva a que crezca la derecha. De allí que la cantidad de votos obtenidos por Trump no puede sorprender (es una tendencia mundial).