Lun. 10. Dic 2018, Santa Fe - Argentina
África

POR LA PAZ EN LIBIA

POR LA PAZ EN LIBIA

Encuentro internacional en Italia...

PALERMO-ITALIA  Se realizó en esta capital della Regione di Sicilia, un importante encuentro en búsqueda de la paz en Libia. Impulsado por el gobierno italiano se produjo el encuentro entre el premier libio Fayez al Serraj y el general rebelde Jallifa Haftar. Se busca sellar el “pacto entre adversarios” para terminar con la violencia interna en dicho país del norte de Africa.

Al Serraj y Haftar se convirtieron el martes en los protagonistas de la cumbre organizada por el premier italiano Giuseppe Conte. “Esta cumbre nos deja un sentimiento de confianza para una perspectiva de estabilización de Libia. Nos interesan los 6 millones de ciudadanos que quieren votar por su propio destino. Ellos merecen un país estable y unido”, aseguró Conte en la conferencia de prensa al finalizar el encuentro.

El premier Al Serraj cuenta con el apoyo de la comunidad internacional al frente del gobierno, y Haftar, es el military que controla el este del país. Sin embargo, el punto oscuro del evento lo protagonizó Turquía que decidió abandonar la cumbre al mediodía de mismo martes. “Lamento que se hayan alejado, pero esto no altera el clima positivo que tuvimos en el encuentro. Hacer converger 30 países directa o indirectamente involucrados en el escenario libio significa exponer la cumbre a algunas sensibilidades especiales que existen entre ellos. Lo lamento, pero debemos aceptar estas particulares sensibilidades”, planteó el premier italiano.

Turquía estaba representada por su vicepresidente Fuat Oktay, quien se marchó criticando la presencia “de las personas que han causado la crisis” en el país africano, en referencia a la presencia de Haftar. Desde el día lunes, se realizaban encuentros entre líderes africanos y europeos, analizando la crisis política en el país africano. La asistencia de Haftar, solo pudo ser confirmada a última hora, pues se había anticipado que no participaría. La conferencia tiene el apoyo de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (Unsmil). A la hora de la foto social realizada al final de la cumber, el general rebelde no participó pues se explicó desde su entorno, que asistió solo a “encuentros puntuales”.

Entre los participantes estuvieron el presidente egipcio Abdelfatah Al-Sisi, el primer ministro de Rusia, Dimitri Medvedev, y la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad, Federica Mogherini. Con esta acción política y diplomatic, los italianos buscan retomar su posición de importancia en el Mediterráneo, que fuera perdida ante el accionar military de EEUU y la OTAN. Pero además, en Italia existe maxima preocupación pues desde Libia parten la mayor cantidad de naves con inmigrantes que arriban a las costas italianas.

Según las Naciones Unidas, de las 21.000 personas que llegaron a Italia por vía marítima este año, más de la mitad lo hicieron desde Libia. Tras el accionar military de EEUU, Francia, y la OTAN atacando Libia y asesinando a su líder Muammar Gadaffi, se ha intentado pacificar el país, pero resultó imposible. En septiembre de 2015, y tras un proceso de diálogo fallido, la ONU forzó un acuerdo, creó e impuso (con apoyo de las potencias occidentals) el llamado “Gobierno de Acuerdo Nacional” al mando de Al Serraj. Este ejerce el mando desde abril de 2016 establecido en la capital, pero apenas cuenta con apoyos (minoritarios) de sectores del país.

Haftar fue un miembro de la cúpula ligada a Gadaffi (asesinado en 2011), que controla el Parlamento en Tobruk y los principales recursos petroleros. Desde allí ha ido construyendo su poder y mantiene buenas relaciones con algunos países occidentals (particularmente con Francia).

El ataque e invasión de las potencias occidentales, no solo destruyó el país, sino que lo llevó a la anarquía. Existe division territorial interna; numerosos grupos politico-miliatres; bandas delictivas; numerosos grupos yihadistas; organizaciones dedicadas al tráfico de personas (que envían a Europa); organizacione escalavistas y contrabandistas; traficantes de armas y de combustibles.