Dom. 21. Abr 2019, Santa Fe - Argentina
Politica

TIENE LÍMITES OCCIDENTE...?

TIENE LÍMITES OCCIDENTE...?

La lucha política, de lo ideológico a lo religioso...

FIRENZE-ITALIA  Un nuevo paso en la disputa política entre Rusia y Ucrania. En este caso con una repercusión en el ámbito religioso. Porque el gobierno pro-estadounidense ucraniano avanza a crear su propia Iglesia (independiente de Moscú). La maniobra recibió la aprobación del Patriarcado de Constantinopla, y a la vez, duras críticas desde Rusia.
"Es una provocación organizada por el Patriarca de Constantinopla con el apoyo de Washington", acusó el ministro del Exterior ruso, Serghei Lavrov.

Por su lado, el empresario chocolatinero y presidente ucraniano, Petro Poroshenko, saludó la decisión de Constantinopla como "el fin de la ilusión imperialista" de Moscú. El tema es tan delicado que tras esa información, presidente ruso, Vladimir Putin, discutió la cuestión con su Consejo de Seguridad.

A todo ello en Estambul (Turquía), el Santo Sínodo del Patriarcado de Constantinopla -cuyo líder, Bartolomé, es considerado el primero entre iguales entre los patriarcas ortodoxos- reconoció el derecho de Kiev a una Iglesia propia, autónoma de la rusa. De esta forma se camina hacia la reforma para quitarle Ucrania al Patriarcado de Moscú (después de más de 300 años).
Ya se habían producido síntomas en este sentido, cuando Constantinopla canceló las excomuniones al Patriarca Filarete y al Metropolita Makariy (al frente de dos Iglesias ucranianas pro-occidentales) que no aceptan la autoridad de Moscú.
Fue así que estas dos Iglesias debían dar el paso de unidad, creando la nueva entidad religiosa reconocida por Constantinopla; y así sucedió.

La maniobra apunta a que con operaciones desde occidente se aliente fracturas en la comunidad ortodoxa. El Patriarca de Moscú, Kirill, es conducción para la mitad de los 300 millones de creyentes ortodoxos del mundo. Él espera que la Iglesia "encuentre la fuerza para permanecer unida".
El tema va a traer importantes consecuencias, para algunos imprevisibles a nivel religioso si se tiene en cuenta que la Iglesia de Moscú –en Ucrania-, administra lugares sagrados de vital importancia. Uno de ellos el antiguo monasterio de Pecerska Lavra.