Vie. 16. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Por el país

CONDENARON A LUIS MUIÑA

CONDENARON A LUIS MUIÑA

El represor recibió la pena de perpetua por dos secuestros y asesinatos...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Luis Muiña (63 años), fue condenado a condena perpetua por el secuestro y asesinato de Jorge Mario Roitman y Jacobo Chester. Los decesos se produjeron cuando se desempeñaba en el cuerpo de vigilancia del Hospital Posadas (durante la dictadura cívicomilitar).

El apellido del condenado se hizo conocido tiempo atrás, cuando su nombre trascendió por el fallo del 2x1 promovido (en el 2017) por el integrante de la Corte Suprema de Justcia, Carlos Rosenkrantz.

En aquellos años, integró el llamado Grupo SWAT (que conducía el subcomisario retirado de la Policía Federal, Ricardo Antonio Nicastro), que usó uno de los edificios del propio hospital, como lugar de apresamiento y torturas.

En ese sitio (conocido como “El Chalet”) estuvieron secuestrados (en noviembre de 1976), el infectólogo Jorge Roitman y el empleado del Departamento de Estadísticas y Registros Hospitalarios Jacobo Chester.

El 2-12-1976 el cuerpo de Chester apareció atado de pies y manos en el Río de la Plata. Roitman continuó desaparecido hasta noviembre de 2017 (el cuerpo finalmente fue hallado cuando hacían obras en el Posadas). Lo habían enterrado a pocos metros de “El Chalet”.

Los otros acusados en la causa eran el dictador Reynaldo Bignone, y el represor Argentino Ríos. Los dos murieron antes de la sentencia. Muiña había recibido una condena a 13 años (en 2011) por secuestros y torturas. Pero en esa causa no fueron incluídos los casos de Chester y Roitman.

Muiña estuvo 4 años preso (2007-2011), cuando era juzgado en la primera de las causas, y solicitó beneficiarse con el 2x1 (mecanismo que computa doble los días en prisión mientras se esté sin condena); lo que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 le concedió.

El caso llegó a la Corte tras la intervención del fiscal Martín Niklison, quien apeló ante Casación Penal. La defensa del represor, a su turno, también apeló y el caso terminó en la Corte Suprema.

En mayo de 2017, el máximo tribunal desestimó el fallo de Casación y le concedió a Muiña el 2x1, amparándose en la ley más benigna, vigente entre 1994 y 2001, que se aplicó a los detenidos por delitos comunes como una estrategia para paliar la superpoblación carcelaria. En ese mismo lapso los genocidas estuvieron amparados por la vigencia de las leyes de Punto Final y la Obediencia Debida.

Rosenkrantz fue el cerebro del fallo que popularmente se conoció como del 2x1, que produjo la inmediata y masiva respuesta de rechazo y repudio de la sociedad. Lo que terminó por ratificarse en la gran movilización del 10 de mayo de 2017, que forzó al Congreso a anular el insólito fallo.