Vie. 19. Abr 2019, Santa Fe - Argentina

ARABIA QUIERE SER 'NUCLEAR'

ARABIA QUIERE SER 'NUCLEAR'

El proyecto avanza a paso rápido...

PALERMO-ITALIA  Varios países asiáticos manifestaron su preocupación por el desarrollo del programa nuclear de Arabia Saudita.

Consideran que el mismo se mantiene fuera de las salvaguardas estipuladas por la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA). Y que ello se lleva adelante con la complacencia de EEUU.

El director general de la OIEA, Yukiya Amano, reveló que pidió a Riad su compromiso para incorporarse a las regulaciones sobre la adquisición de material fisionable destinado a su primer reactor atómico.

Amano indicó que Arabia podría traer ese material para fin de año con vistas a una planta que construye con asesoría argentina.

Agregó que existen exhortos a los sauditas para poner en vigor un acuerdo, en virtud del cual el organismo garantiza el carácter pacífico del proyecto.

La monarquía saudita firmó en 2005 un protocolo de pequeñas cantidades que exime de inspecciones a los países con programas nucleares mínimos o ninguno.

“Hemos propuesto a Riad rescindir y reemplazar ese pacto por el completo convenio de salvaguardias integrales”, dijo Amano, pero aún no hay una respuesta, agregó.

Arabia Saudita anunció planes de invertir unos 80.000 millones de dólares en la construcción de 16 centrales electronucleares en las próximas 2 décadas. El proyecto de Riad genera preocupación ante los riesgos de que derive en una carrera por el arma nuclear en Medio Oriente.
Las edificaciones del centro de investigación (ubicado en el suroeste de la Ciudad Rey Abdulaziz) para la Ciencia y la Tecnología en la capital saudita, se llevan adelante sin que ninguna potencia occidental lo cuestione. Un hecho que se contrapone totalmente con el accionar que aplican para con Irán.

El exdirector de la OIEA Robert Kelley, aseguró que los proveedores no suministrarán combustible nuclear a los sauditas hasta tanto sean signatarios del acuerdo de no proliferación de ese tipo de armamento (¿?).

Una expresión llamativa, pues carece de prueba alguna que ello se cumpla, y paraciera más una expresión de ‘protección’, al máximo nivel mundial.

Si bien el reino no escondió sus ambiciones de adquirir una planta atómica, existen reportes que su proyecto podía derivar en la obtención de armas. Inclusive el cuestionadísimo príncipe heredero, Mohammed bin Salman, advirtió que desarrollarían bombas si su rival regional (Irán), lo hace.

Una manifestación que parece ir en concordancia con la estrategia estadounidense para dicha región.
Hasta ahora, Israel es el único poseedor de esa capacidad en Medio Oriente (con respaldo USA y europeo). Inclusive Tel Aviv jamás autorizó que se realizaran inspecciones en sus laboratorios o fábricas localizadas en el desierto de Negev.

Contrariamente a ello, Irán autorizó que en 14 ocasiones fuera inspeccionada y se realizara un chequeo. Tras lo cual, los especialistas de la OIEA ratificaron el carácter pacífico del programa de la Revolución Islámica.