Dom. 18. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Europa

UE, BREXIT, Y NUEVO DOLOR DE CABEZA

UE, BREXIT, Y NUEVO DOLOR DE CABEZA

La salida británica no encuentra acuerdos...

PARIS-FRANCIA  Los líderes europeos continúan preocupados porque no han podido avanzar absolutamente con los británicos, en las negociaciones del Brexit.

Quieren que exista un “divorcio de común acuerdo”, y con las menores rispideces posibles. Consideran que “no es negocio” para ninguna de las partes el profundizar la confrontación.

Si bien el tiempo transcurre y no aparecen avances, los jefes de Estado y de Gobierno reunidos recientemente en Bruselas, desean mantener la fe y confían en que todavía es posible arribar a un pacto.

Uno de los temas claves es el referido al problema de la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. El tema es que resulta negociar con una premier como Theresa May que se encuentra totalmente debilitada. Lo que no permite garantizar que un acuerdo inicial sea ratificado luego en el Parlamento británico.

Lo cierto es que no ha habido ni nuevas concesiones de May, ni una hoja de ruta clara sobre cómo seguir las negociaciones.

Mientras tanto el poder europeo insiste en que el negociador, Michel Barnier, retome el diálogo con Londres. Lo concreto es que en la UE ya están convencidos que es imposible la convocatoria de una cumbre extraordinaria en noviembre para cerrar el trato. No pueden reunirse para cerrar un trato… que no existe (¡).

Igualmente, han sido cautos en no agravar aún más la situación de la primera ministra británica. No quieren llevarla ante un papel humillante. Consideran que la vergüenza que ella sufrió en la Cumbre de Salzburgo a fin de septiembre, no beneficia a nadie.

En ese encuentro los líderes europeos rechazaron su plan para el brexit y la dejaron expuesta y debilitada ante la opinión pública británica.

Durante su reciente presencia en Bruselas, ella ha tratado de mostrar avances y optimismo, que –por cierto-, son inexistentes. Tanto que no ha podido ofrecer absolutamente nada nuevo en cuanto a propuesta; ni a calendario; ni respuestas a las peticiones de los socios europeos.

Barnier ha declarado: "El brexit debe ser ordenado para todo el mundo, incluyendo en la isla de Irlanda. Necesitamos tiempo, mucho más tiempo, así que continuaremos el trabajo en las próximas semanas con calma y paciencia".

Puertas adentro de las reuniones de los líderes europeos, las posiciones más duras y cuestionadoras para con la británica May, llegaron desde la presidenta de Lituana, Dalia Grybauskaité; el presidente francés, Emmanuel Macron; y el primer ministro belga, Charles Michel.

Mientras tanto, desde Irlanda del Norte, su primer ministro, Leo Varadkar, ha dejado claro que el Acuerdo de Retirada deberá incluir un estatus especial para Belfast. A todo ello el tiempo sigue corriendo. El Reino Unido saldrá de la UE, el 29 de marzo de 2019. Pero se necesitan (al menos) tres meses para que el Acuerdo de Retirada sea ratificado (en la Eurocámara como en el Parlamento británico). La fecha límite sería la cumbre del 13 y 14 de diciembre venidero...