Mie. 21. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Asia

NAGORNO – KARABAJ – Nota 1

NAGORNO – KARABAJ – Nota 1

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  El fútbol de Sud América se ha metido –sin quererlo- en medio del grave conflicto entre Armenia y Azerbaiján.

Recordemos que las autoridades de este último país consideran a dicho deporte como una buena herramienta para propagandizarse. De allí que el Atlético de Madrid español, entre 2012 y 214, tuvo en sus casacas dicha publicidad oficial; lo que le sirvió al club el ingreso (por los 18 meses de contrato), ingresar 12 millones de dólares.

Además, las autoridades azeríes también sponsorearon a los clubes Lens (de Francia) y al Sheffield Wednesday (de Inglaterra). Inclusive buscaron desembarcar en clubes sudamericanos cuando negociaron con el uruguayo Peñarol y el argentino San Lorenzo.

Fue en 2014, pero ambos intentos fracasaron. Se trataba también de publicidades que mostraban a Azerbaiyán como un destino turístico. Las rápidas acciones de las comunidades armenias en los dos países se encargaron de explicar la situación que se vive en aquella región del mundo, y las maniobras azeríes no llegaron a concretarse.

Además, la dirigencia del club uruguayo informó que dentro de la “negociación”, la parte azerbaijana exigía que el club no podía contar con descendientes armenios en la directiva o entre los funcionarios del club. Una clara muestra del odio y acción discriminatoria que impulsan de manera encubierta de esponsarizar.

Años más tarde fue la estatal aérea turca la que negocio y se instaló en la casaca del River Plate argentino. Es así que se puede observar que la principalísima publicidad del club es la Turkish Airlines. Fue a través de un contrato efectivizado a partir de agosto de 2019.

Al club le significa un ingreso de 10 millones de dólares por 3 años (con la posibilidad que se aumente en otros 5 millones más, según logros deportivos variables).

Hoy, en septiembre de 2020, Turquía decidió apoyar abierta y públicamente a Azerbaiján en el conflicto de Nargono Karabaj. Lo cual ha llevado a la colectividad de armenios en Argentina a pedirle a la dirigencia de River Plate que retire la publicidad turca de su camiseta.

Los armenios consideran que en el actual conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, Turquía asumió un papel parcial, apoyando activamente a los azeríes.

Es por ello que en la presentación de la comunidad armenia expresa: «Desde el 27 de septiembre del presente año, la República de Turquía inició, junto con la República de Azerbaiyán, un ataque a gran escala contra las Repúblicas de Armenia y de Artsaj. El involucramiento de Turquía en un nuevo conflicto armado podría desembocar en una guerra a gran escala en toda la región». Lo firman las Instituciones Armenias de la República Argentina (IARA).

Si bien pocos lo saben, las mismas representan a una colectividad de más de 120.000 armenios en el país. Ellos consideran que la publicidad deportiva en verdad esconde la intención de «lavar la imagen del Gobierno de Turquía, fuertemente cuestionado por los organismos internacionales de derechos humanos».

Es así que piden a los dirigentes de River que «elija los valores, la defensa de los derechos humanos y la paz por sobre el dinero y la guerra, y que River no utilice la camiseta con el logo de Turkish Airlines hasta que se resuelva el conflicto».

Meses atrás, para algunos amantes y seguidores del fútbol europeo el tema de los reclamos armenios se conocieron cuando el futbolista armenio Henrij Mjitarián, jugador del Arsenal inglés, no pudo disputar la final de la Europa League 2019 porque se disputaba en Bakú (capital de Azerbaiyán).

Ni él, ni la delegación del club inglés consideraron que le podían garantizar su seguridad. No era la primera vez que Mjitarián afrontaba una situación de estas características, pues antes le había ocurrido cuando jugaba en el Borussia Dortmund alemán.

La actual situación en Nagorno Karabaj necesita de una solución pacífica. Lejos de ello, aparecen Turquía e Israel del lado de Azerbaiján aprovisionándolo y hasta aportándole personal militar en contra de Armenia.