Mar. 21. Set 2021, Santa Fe - Argentina
Opinión

LA ARROGANCIA HISTÓRICA SE DERRUMBAN (CNTP)

LA ARROGANCIA HISTÓRICA SE DERRUMBAN (CNTP)

CIUDAD DE PANAMÁ-PANAMÁ  (CNTP)  Las fuerzas sociales de la humanidad abogamos por la paz mundial para que los pueblos puedan construir desde su realidades políticas, religiosas, económicas, sociales y ambientales, su propio destino y desarrollar sus países, sin intromisión alguna.

Después de 200 años de democracia norteamericana cuya doctrina Monroe y Destino Manifiesto enraizado en un mandato divino que se creyeron, en que ellos estaban destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad.

Y a nombre de esa libertad, es que han justificado un sin número de intervenciones, asesinatos, bloqueos, amenazas, en que muchas veces han sido avalados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y por la Organización de Estados Americanos, tratando de imponer en el mundo su modelo de democracia, libertad y estilo de vida, en que muchos consideran a los Estados Unidos de Norteamérica como “la tierra prometida”, de allí obedece las grandes migraciones hacia ese pais del norte.

Veinte años no le fue suficiente para imponer su democracia en Irak y en Afganistán, han fracasado y se le reproduce lo que en 1975 ocurrió en Vietnam, en que salieron en estampidas, derrotados y humillados por el Ejército del Pueblo, comandado por Ho Chi Minh y Vo Nguyen Giap.

En Panamá, nos impusieron una guerra innecesaria con su intervención militar en 1989 (foto) en contubernio con vendepatrias civiles y militares, precisamente para imponer su modelo de democracia, estilo de vida, tipo de desarrollo económico como nuestra forma de pensar y de dirigir la política internacional, desalineando y distorsionando nuestra soberanía e independencia, alcanzada por el proceso revolucionario en la década de los 70.

Abogamos por una paz duradera en el planeta, de convivencia pacífica entre los pueblos, contribuyendo al intercambio comercial y financiero de forma solidaria entre las naciones, apoyando a países con mayores dificultades económicas, ayudando al desarrollo tecnológico y científico, con investigaciones e innovaciones para combatir enfermedades y el hambre, concitar recursos destinados a proteger el ambiente para salvar al planeta de la barbarie depredadora del capitalismo salvaje.

Los países más ricos deben obrar en esa dirección y dejar de incitar a las guerras y a las desestabilizaciones políticas a gobiernos que no son de su agrado político.

La Central Nacional de Trabajadores de Panamá, siempre abogará por un mundo en paz, una Latinoamérica libre de guerra, de golpes de Estado blando y duro, no a los bloqueos, no a la guerra.

La política de los Estados por más de 200 años, basada en la doctrina Monroe y el Destino Manifiesto, ha fracasado y sucumbe ante la entrada vertiginosa hacia un nuevo orden internacional, asentada en la vida civilizada, de convivencia pacífica entre los pueblos, naciones y países; los imperios y su arrogancia se derrumban ante las exigencias históricas de la humanidad.

(Confederación Nacional de Trabajadores de Panamá).