Sab. 21. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Por el país

CONTRA EL HAMBRE Y LOS TARIFAZOS

CONTRA EL HAMBRE Y LOS TARIFAZOS

Nueva movilización nacional en el país...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA   El miércoles 13 fue de movilización en todo el país, por parte de organizaciones sociales, en contra de la política de hambre y los tarifazos impuestos por el gobierno nacional.

Los movimientos sociales y algunas organizaciones sindicales fueron los convocates, que en su acto central en esta capital, se expresaron ante el edificio del Ministerio de Desarrollo Social.

Pidieron por alimentos para los comedores populares y aumentos en los salarios sociales y en la Asignación Universal por Hijo.

Por supuesto que la funcionaria macrista del área, la ministra Carolina Stanley se mostró indiferente al reclamo; inclusive ‘olvidándose’ que ella misma horas antes había anunciado que en el 2019 aumentará la pobreza en el país (¡).

Las manifestaciones se replicaron en numerosas ciudades de Argentina. Esteban Castro (de la CTEP) expresó: “Hay hechos dramáticos, difíciles de contar. Miles de Pymes están bajando la persiana: son los principales lugares de empleo y cierran. Si las tarifas se volvieron imposibles de pagar para la clase media, imaginen qué pasa con nuestros compañeros en los barrios de la periferia”.

La CTEP (Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular), junto con el Frente Darío Santillán, Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), y el Frente de Organizaciones en Lucha, estuvieron entre los principales convocantes.

Ellas son las organizaciones más poderosas y a la vez las que permanentemente mantienen conversaciones con el Gobierno a través de la (cada vez menos productiva) Mesa de Diálogo.

Han pedido el envío urgente de alimentos a los comedores; el aumento para el monto del salario social complementario (que es de $ 6000), y un incremento de la Asignación Universal por Hijo. Y pidieron que se avance en las propuestas ‘frenadas’ en el Congreso (por decisión política de los legisladores del oficialismo liderados por el PRO, la UCR y Coalición Cívica), sobre Infraestructura Social, Emergencia Alimentaria, Agricultura Familiar, y Emergencia en Adicciones.

Un dato a tener en cuenta es que la Asignación Universal por Hijo fue recompuesta en un 30%, ante una inflación anual de 2018 del 50%; lo que significó una pérdida de poder adquisito del 20% para los hogares más humildes y desprotegidos.

Uno de los máximos cuestionamientos es la aindiferencia oficialista que se demuestra con la ausencia del Estado en las políticas, y en las reducciones de presupuestos.

La movilización contó –entre otras- con las presencias del Movimiento Misioneros de Francisco, Eduardo Murúa (Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas), el dirigente docente bonaerense Roberto Baradel, Hugo Godoy (estatales), Juan Carlos Schmid (transporte), Héctor Amichetti (gráficos), y pancartas y adhesiones de la Confederación del Transporte, las CTA, la Corriente Federal, y la Federación Nacional Territorial (Fenat).

Se estima que en territorio porteño la marcha contó con alrededor de 200.000 personas, y en el resto del país han tomado parte un millón de personas. Llamativamente ante semejante contundencia, desde el gobierno de Mauricio Macri afirmaron que la marcha fue “un fracaso” (¿?).