Mar. 16. Jul 2019, Santa Fe - Argentina
Mundo

ESPAÑA: ATAQUE A LA LIBERTAD DE PRENSA

ESPAÑA: ATAQUE A LA LIBERTAD DE PRENSA

Ocurrió en el 'primer mundo'...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Recurrentemente desde España llegan al continente americano voces altisonantes de quienes reclaman “libertad de expresión”“prensa independiente” y hasta de “no persecución al periodismo”.

Claro. Se trata de expresiones instaladas en contra de los países que llevan adelante procesos políticos nacionales y populares. Nunca contra gobierno neoliberales, dictatoriales o derechistas…

Pero como el tero, que “pone el huevo en un lugar y canta en otro”, los españoles demuestran su verdadera cara. Porque recientemente un juez en Palma, autorizó la requisa de teléfonos y computadoras (ordenadores) de dos periodistas. La excusa fue la de estar buscando aclarar el origen de una filtración periodística.

El hecho constituye una gran gravedad, pues vulnera el secreto profesional. Pretender sostener que esta acción constituye una defensa de “la libertad de expresión y por el secreto de la fuentes”, como afirmó la fiscal general del Estado, María José Segarra, constituye un despropósito.

Quizá esta profesional del derecho (y funcionaria) considere que la ciudadanía (española y del resto del mundo) es tonta…

IFrameLa orden dada por el juez Miquel Florit ataca el secreto profesional del periodista, que está consagrado en el artículo 20 de la Constitución de España. De allí que desde la misma justicia se afirme lo contrario, es un hecho gravísimo.

Las víctimas –en este primer caso- han sido los periodistas Blanca Pou (de Europa Press), y José Francisco Mestre (del Diario de Mallorca).

Seamos claros: si no se protegen las fuentes de donde surgen las noticias e informaciones, la libertad de prensa no existe.

El juez como un aprendiz de cuarta de un actualizado James Bond, decidió autorizar investigar correos electrónicos, whatsapps, y otras redes sociales, para detectar cómo surgió la “filtración” que tanto le ha molestado (un informe incluido en una causa judicial).

Cómo hace un Estado democrático para atacar a la prensa, y decir que la defiende…?

Inclusive debería aparecer el mismísimo Tribunal Europeo de Derechos Humanos para fijar su posición.

Lo que resulta aún más inentendible e indefendible es que el juez ordenó las requisas e incautaciones (de teléfonos y computadoras), sin que los dos periodistas se encuentre imputados, ni sospechados públicamente, ni acusados, y jamás han declaro ante este juez

Esta acción judicial constituye por un lado, un ataque específico a dos profesionales del periodismo. Pero también un ataque al derecho de todo ciudadano a ser informado. Sin embargo, el fiscal jefe de Baleares, Bartomeu Barceló, dijo que el tema no tiene importancia(¿?): “Se ha creado una gran alarma social, quizás porque no se había dado esta situación antes, pero no tiene mayor importancia… no se trata de buscar la fuente de ningún periodista”.

Por un lado da a entender que si esta situación no se produjo antes no merece atención ni rechazo (¿?). Algo así como “si existe una primera vez, ello no afecta a nadie” (¿?). Y por otra, si no buscan ‘la fuente’, que hacen: buscan fotos o mensajes de amoríos en los elementos secuestrados a los periodistas…?

El hecho lanzó a que muchos periodistas salieran a buscar opiniones, dándose la paradoja que el ministro de Exteriores, Josep Borrell, dijo desconocer el tema y luego en un bajo aprovechamiento político sostuvo: “Pensaba que eso había pasado en Venezuela” (¿?).