Lun. 10. Dic 2018, Santa Fe - Argentina
Notas

ASESINAN A ABOGADA ARGENTINA EN PARAGUAY

ASESINAN A ABOGADA ARGENTINA EN PARAGUAY

Un hecho que muestra la impunidad con que se mueven los sicarios...

ASUNCIÓN-PARAGUAY  Una abogada argentina fue asesinada en la noche del lunes (las 19 horas). Era una profesional que defendía a narcos brasileños y el suceso deja varios interrogantes, en cuanto a lo ocurrido. Laura Marcela Casuso (54 años), se encontraba en una reunión en la localidad de Pedro Juan Caballero, cuando recibe un llamado a su celular. Se levanta y se marcha hacia afuera del inmueble para hablar.

Es allí cuando al caminar en la vereda y acercarse a un arbusto, aparece bajando de una camioneta doble cabina de alta gama (Toyota Land Cruiser), un hombre (con la cara cubierta) y una pistola (calibre 9 mm) en mano derecha, que dirigiéndose casi corriendo hacia ella le va disparando, hasta que se detiene y termina de ejecutarla cuando está en el suelo.

Fueron 8 disparos. Tras ello, retorna y la camioneta comenzó a avanzar, por lo que el ejecutor pasa por delante de ella para subir por la puerta trasera izquierda. En ella además del conductor, viajaba otro hombre, que se muestra por la ventanilla de la puerta delantera derecha y dispara hacia la parte superior del inmueble (de donde salió la abogada), hacia el primer piso, y luego hacia la puerta o hacia la agredida.

Tras el ataque fue conducida al Hospital Regional de Pedro J. Caballero, donde la intervienen quirúrgicamente y muere. Los balazos ingresaron en el abdomen, torax, cuello y miembro superior izquierdo. Ellos provocaron lesiones y fracturas.

Era defensora de los conocidos narcos Jarvis Chimenes Pavao (preso en Brasil) y de Marcelo “Piloto” Pinheiro (preso en Asunción; a la espera de ser extraditado). Trascendió que no ha aparecido el celular de la abogada, el que habría sido robado. Y si ello ya resulta llamativo, se han agregado que se hizo trascender que la camioneta usada habría sido robada en Brasil; y que los ejecutores “eran brasileños”.

Lo que está claro es que los asesinos conocían su número telefónico, y que sabiendo donde se encontraba ella, la llamaron para forzar su salida y acribillarla.