Mar. 21. Set 2021, Santa Fe - Argentina
Política

EL RESULTADO DE LAS PASO EN ARGENTINA

EL RESULTADO DE LAS PASO EN ARGENTINA

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  El domingo, algo más del sesenta por cienro de los ciudadanos argentinos concurrieron a las elecciones Paso (internas). En ellas, la oposición neoliberal/derechista cosechó más votos que el oficialismo.

Para la alianza macrista-radical era el oxígeno que necesitaban; para el peronismo, un duro golpe.

Los que sumaron más votos se envalentonan afirmando que ratificarán en noviembre el resultado, impidiendo que el oficialismo tenga mayoría en el Congreso, y a la vez, preparándose para volver al gobierno en el 2023.

Los que fueron derrotados no salen de su asombro.

Ante esta realidad, solo queda por citar algunos datos de imporcia (general a nivel nacional), pero que tienen sus variaciones en particular (en cada distrito electoral).

Está claro que el discurso de confrontación, de odio, de racismo, de menos derechos, de ajuste, de derechización ha ido avanzando en estos 2 últimos años.

Está claro que este gobierno que intenta mostrarse como ‘rogresista’, sin responder a las necesidades de las mayorías, y sin tener una clara política comunicacional, marcha hacia el fracaso rotundo.

La derecha se alegra y refriega las manos, porque afirman que derrotan (casi) definitivamente al “kirchnerismo”.

El peronismo observa que este gobierno que quiere asemejarse a una socialdemocracia o un radicalismo con cara peronista, no responde a las expectativas populares, y que por ello –lógicamente- terminará naufragando.

A nadie le gusta perder. Recordemos cuando Mauricio Macri recibió el cachetazo del 2019 en las elecciones Paso, que respondió desorbitado ante los medios de comunicación, recriminándole a la sociedad y liberando una mega-devaluación para empobrecer aún más a la Nación.

Pero en el caso del peronismo, existen importantes sectores que lo integran que no se sienten identificados con este gobierno ligth. Le han dado el voto, pero se han convencido que su tibieza está en el ADN de sus funcionarios. De allí que sienten que ‘este peronismo’ nolos representa ni contiene. De allí que esta derrota la miran de costado. “Los que pedieron son ellos”, los gobernantes...

Las ilusiones del oficialismo bonaerense que presentaba a la candidata a diputada nacional Victoria Tolosa Paz, sufrieron un durísimo golpe. Lo mismo le ocurrió en suelo porteño a la lista de Leandro Santoro y Gisela Marziotta, que sacaron muchos menos votos de los imaginados.

En la provincia de Santa Fe, lo colectado por la lista del gobernador Omar Perotti fue pobrísimo. Y así se podría seguir en todo el análisis de los distritos donde se votó. Tanto es así que el peronismo perdió en 18 de los 24.

Nadie ha hablado de “voto bronca”, que ha sido una forma que el establishment acuñó para tratar de no explicar las verdades de las urnas. En este caso, hablan de “castigo”, “de cambio”, por un lado; y de “derrota” para el otro.

Pero nadie explica que este resultado electoral se corresponde con un gobierno del cual sus propios votantes (en 2019) esperaban mucho más; porque ello sería reconocer que no se tomaron las decisiones, medidas y políticas que el país necesita.

Pero tampoco van a explicar que durante estos 2 años (tan difíciles de pandemia), el sistema comunicacional continuó haciendo política a diario, durante las 24 horas del día, alimentando el odio, mintiendo, des-informando, manipulando y ocultando.

La política goebbeliana (“miente, miente, que algo quedará”), volvió a surtir efecto; ocurriólo mismo que se hizo para que Mauricio Macri triunfara en el 2015.

Es evidente que el grueso de la sociedad no ha aprendido en ese aspecto; también que no quiere aprender y que ‘necesita’ que le alimenten el odio. Para qué negarlo; es lo que sucede en todo el mundo; porqué no iba a suceder en el país...? Acaso Alberto Fernández tiene una barita mágica...?

Claro que no la posee; inclusive muchos ya se preguntan cuáles son sus virtudes...

Ante la derrota, el mandatario expresó: "Cuando el pueblo se expresa nosotros lo tomamos en cuenta y el pueblo se expresó en un contexto muy particular y evidentemente algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe. De los errores aprendemos y hay demandas que no habremos satisfecho y a partir de este lunes nos vamos a ocupar porque todos los que estamos aquí queremos la felicidad del pueblo".

Bueno, bueno... tras dos años de gestión Fernández se ha dado cuenta que “algo no habremos hecho bien”. Expresión valedera, pero muy amigable y suave a favor de su gestión.

Existen infinidad de preguntas, que deberán tener sus respuestas a nivel territorial. Por lo menos para tratar de recuperar algunos votos para noviembre en que se votará en la general legislativa. Pero fundamentalmente para dar respuestas a las necesidades en los 2 años de gobierno que quedan.

Algunos de esos interrogantes son:

Porqué se perdió en Provincia de Buenos Aires, cuando la gestión de Axel Kicillof es buena...?

Porqué los porteños ‘progres’ le dieron la espalda a Santoro...?

Porque los santafesinos no respondieron a lo hecho bien (y su lucha contra las bandas narcos) por el gobernador Perotti...?

Porque tantos bonaerenses no fueron a votar...?

El listado sería interminable...

La sociedad que espera respuestas de este gobierno posiblemente se ilusione con que Alberto Fernández sabrá entender y rectificar. No alcanza con algunos o todos los cambios de integrantes del gabinete. Eso sería un maquillaje, para que nada cambie.

Lo que se necesita es mucho más profundo; en ese sentido –y sin pretender ser pesimistas- posiblemente no exista esa capacidad (y deseo) de cambio.