Mar. 13. Nov 2018, Santa Fe - Argentina
Política

ARGENTINA HACIA LA DOLARIZACIÓN OFICIAL...?

ARGENTINA HACIA LA DOLARIZACIÓN OFICIAL...?

La situación es tan crítica que desde EEUU impulsan la dolarización argentina...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici)  El presidente Mauricio Macri, sus empleados-funcionarios y la prensa dominante sostiene que “la crisis” ya pasó, y que se comienza a asistir a una etapa de “credibilidad” del gobierno. Que se ha logrado “controlar” la situación y que ahora comenzará el “crecimiento”.

Digamos que tras casi 3 años de gobierno, se puede concluir en que esa ha sido la duración de “la crisis”. Lo cual por su propia durabilidad hace caer dicha calificación. No existe “crisis” alguna: se trata de la instalación de un nuevo y agresivo programa político.

Agreguemos que no se puede hablar de nueva “credibilidad”. Porque de ocurrir, debería ser bajo las mismas condiciones en que se encontraba la economía antes de la aparición de la última “crisis”. Sin embargo la “normalidad” llega cuando “los mercados” han establecido el nuevo valor del peso ante el dólar.

De que “normalidad” hablan si cuando comenzó la última “crisis” se debía pagar $ 30 por cada dólar, y al “tranquilizarse” la situación, dicha moneda debe pagarse a razón de $ 38, $ 39, y hasta $ 40…?

Todo lo cual ha sido acompañado por aumentos de tarifas, combustibles y fortísima inflación. Tanto que cuando comenzó el año, el presidente y sus empleados-funcionarios calcularon una inflación para el 2018 del 10%, que rápidamente “recalcularon” y la llevaron al 15%, es decir: un 50% más (¡). Que en septiembre ya se estima que cerrará el año con un valor del… 45% (¡).

Un año en que Macri firmó el acuerdo con el FMI, que dos meses más tarde… no pudo cumplir, demostrando que la situación es mucho más grave de lo que ellos afirman alegremente. Una situación que ha llevado (tras ese incumplimiento) a la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, a criticar la política monetaria del Gobierno.

Advirtiendo que la guerra comercial entre China y Estados Unidos agravará la crisis económica argentina. Expresándo ante el influyente periódico Financial Times, que la política monetaria no ha tenido “claridad, transparencia, información adecuada y debida para los operadores del mercado y una mejor comunicación” …

Por ello le reclama a Macri “reformas serias en su plan”. Ahora bien: cuáles son esas “reformas serias”…? Quiere decir que los hecho hasta ahora, no lo fue…? Cómo se caracterizan entonces todo lo hecho…?

Lo concreto es que el FMI lo que trata de esconder, o disimular en sus análisis y palabrerío técnico es que reclama más ajustes.

Pero ante todo ello, desde EEUU están preocupados porque el peronismo sigue “estando vivo”. Lo que significa que ante el mayor agravamiento de la situación socio-económica (que se considera ocurrirá en el resto del año y en 2019), se analizan diferentes ‘alternativas’.

Por un lado la política, que incluye –por ejemplo-: Anticipo de las elecciones; Máxima ofensiva mediático-judicial contra el peronismo; Alimentación del divisionismo en el interior peronista; Fortalecer una alianza liderada por el oficialismo  macrista, con mayor presencia de peronistas “díscolos”; Continuar demonizando a un sector del peronismo; Reforzar acciones represivas (como ‘mensaje’ a la población)…

Pero mientras se analizan todas estas posibilidades, se avanza en considerar una nueva “convertivilidad”, ante la evidente dolarización de la economía argentina.

No es un simple “comentario” o “especulación” (lejana), sino un hecho que ya está en marcha, con intervención de principalísimos asesores de la Casa Blanca estadounidense. Tanto es así que también están tomando parte de ello funcionarios del Tesoro estadounidense.

Ni al FMI ni al poder washingtoniano les convence la ligereza e irresponsabilidad de Macri y sus empleados-funcionarios. Descreen de esta clase dirigencial argentina, no desde la óptica de la “moral y las buenas costumbres” (que no existen en el fondometarismo y los washingtonianos…), sino desde “lo económico”.

Por ello, tras el momento más grave de la denominada nueva “crisis” argentina, desde el citado organismo salieron a poner ‘paños fríos’, anunciando que formalizarán un nuevo “acuerdo” con Argentina. Buscaron enfriar una economía que está en camino hacia el estallido, lo que a ellos no les conviene desde el punto de vista político (¡).

Sería propaganda negativa para el FMI que a pocos meses de haber “ayudado” a Argentina, dicho país estallara…

Pero lo cierto es que más allá de las sonrisas, fotos y halagos hacia los argentinos, la preocupación y dureza están en máxima alerta. Para la ligereza e irresponsabilidad macrista, el retorno a los mandatos del FMI era sinónimo de acceso a fondos frescos y libres.

Ocurre que Macri y sus empleados-funcionarios están acostumbrados al asaldo del Estado; a los negociados; al saqueo; al uso de los recursos del Estado para su negocios privados.

Y si bien desde el FMI y Washington alientan (y protegen ello), siempre tienen en cuenta que los perjudicados sean pura y exclusivamente (como en este caso) los argentinos. Ellos no quieren correr riesgos.

Porque en un mundo capitalista… negocios son negocios. Y Argentina –para ellos-, es un simple negocio, de los tantos que han ido creando, crean y seguirán creando a futuro en todos los lugares del mundo donde existan políticos corruptos, irresponsables y entregadores de sus patrias.

Todas las potencias occidentales que manejan el FMI, no van a seguir dándole dólares en forma alegre a Macri, para que hagan negocios los delincuentes de guantes blancos que se aprovechan de la fuga de divisas…

En ese sentido, tanto fondomonetaristas como washingtonianos, dejan de lado cualquier solidaridad. Ellos solo socializan las pérdidas en los países que “ayudan”; en cuanto a las ganancias, son para ellos.

Tanto es así que el Tesoro estadounidense ha tomado parte importante a la hora de analizarse (en el FMI) la situación argentina. Se habla de “vincular” el peso al dólar. Inclusive analizan imponerle a la administración de Macri una junta monetaria”.

Podría ser integrada por algunos economistas “argentinos”, pero también del exterior, para otorgarle “confiabilidad” al mundo (¿?). Resultando interesante destacar que la claudicación argentina es tan grande, que no participa de estas posibilidades, sino como ‘oyente’…

Se trataría de una repetición de lo que ocurrió ya en la década del ’90. Consideran que de esa forma se controlará la inflación y podrá avanzarse en una “estabilidad seria de la economía”.

Lo cual significaría que todo lo que le recomendaron hacer a Macri desde diciembre de 2015 a septiembre de 2018 estuvo equivocado (¿?). Los mismos (i)responsables que halagaron este “regreso al mundo”, le darán de beber a Macri y los argentinos un remedio, que –dice- será el correcto.

Ante ello cabe interrogarse, si en ese período (2015-2018) se “equivocaron” de remedios, o en verdad buscaron agravar al enfermo…

Se asiste a una escandalosa claudicación de soberanía, donde Macri ha llevado a Argentina a ser tratada como una verdadera colonia, siendo él, un simple virrey. Donde el tema no es “económico”, por más que intervenga el FMI y el Tesoro estadounidense, sino que todo está dentro de la órbita del Departamento de Estado.