Jue. 04. Jun 2020, Santa Fe - Argentina
Casos

OTRO ESCÁNDALO DE LA POLICÍA DE LIFSCHITZ

OTRO ESCÁNDALO DE LA POLICÍA DE LIFSCHITZ

Ya nada sorprende...

ROSARIO-ARGENTINA  (PrensaMare)  Otro nuevo escándalo policial para el gobierno de Miguel Lifschitz. La TOE (Tropa de Operaciones Especiales) detuvo a un cuarto policía acusado de tener conexiones con Esteban Alvarado (43 años).

Se trata de Pablo Bancora, un hombre que como los dos comisarios de PDI detenidos el día antes, participó de las investigaciones por los ataques iniciados en mayo de 2018 contra objetivos del Poder Judicial y domicilios de jueces. El nuevo apresado trabajaba hasta hace un mes en la misma oficina de los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra (los que ordenaron su detención).

Este policía fue separado hace un mes de funciones y revistaba en el Organismo de Investigaciones (OI) participó de la investigación provincial contra la llamada Banda de Los Monos y fue testigo en el juicio celebrado contra esa organización. Intervino en las desgrabaciones y análisis de las escuchas telefónicas a los acusados integrantes de esa banda.

También terminaron detenidos el comisario Martín Rey, jefe operativo de la PDI, y a su hermano Marcelo Rey, su principal colaborador. Más tarde le sucedió lo mismo a la suboficial de la comsaría 24ª de Granadero Baigorria, Jorgelina Chávez. Todos acusados por sus vínculos con Alvarado.

Se sospecha que formaban parte de la estructura delictiva del mismo. Un personaje de bajo perfil, pero quese lo considera como una de las figuras más importantes de la c riminalidad del sur santafesino.

Los hermanos detenidos tuvieron participación en las más importantes investigaciones encaradas por los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario.

Se tiene información que esta causa seguirá sumando uniformados detenidos. Alvarado esta tras las rejas desde febrero por el asesinato de Lucio Maldonado (quien estuvo secuestrado en noviembre en una quinta de propiedad del primero y luego apareció ejecutado cerca del casino City Center).

Alvarado cumplía entonces en libertad la última parte de una condena a 7 años como jefe de una organización de ladrones de autos. El 11 febrero pasado fue imputado de instigador del crimen de Maldonado. Se lo sindica como una persona del narcotráfico santafesino.

El escándalo es…: mayúsculo en el ámbito tribunalicio (no así en el policial…), pues los detenidos han sido personas de máxima confianza del cuerpo de fiscales de Rosario (¡). Participaron en investigaciones, manejando información reservada.

Este nuevo hecho demuestran las conexiones del crimen organizado con la policía, que penetra (indirectamente) en la justicia. Estas detenciones presentan a la PDI como protagonista priniciplísima de dos hechos graves, en apenas 6 meses.

En noviembre de 2018, se allanaron propiedades al encontrar recibos de expensas y servicios en la quinta de Alvarado (del paraje Los Muchachos, en Soldini), donde se estableció que estuvo secuestrado Maldonado antes de su asesinato. Tras ello, y por documental hallada, se hallanó en un edificio (situado frente al shopping Alto Rosario). Allí vivía el… comisario Javier Makhat (que era jefe de Inteligencia del Area de Drogas de la PDI).

Todo indicaría que…: las relaciones de Alvarado con la policía se descubrieron (públicamente), cuando el fiscal de San Isidro, Patricio Ferrari lo detuvo en 2012 como jefe de una banda de ladrones de autos en el conurbano norte (fue condenado a 7 años de prisión).

Allí salieron a la luz, en las escuchas telefónicas, las conexiones con policías jerárquicos que le proporcionaban amparo. Sin embargo, para los gobernantes santafesinos ello no generó ninguna acción de investigación y depuración de policías… (¿?).

En su momento, el fiscal Ferrari informó sobre estas relaciones a fiscales rosarinos, y se produjeron allanamientos en 2012, a la sede del Comando Radioeléctrico de Rosario, el cuartel de la TOE y tres comisarías.