Vie. 23. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Política

ATRAPAN AL PRÓFUGO (EXTENIENTE CORONEL) JAIME

ATRAPAN AL PRÓFUGO (EXTENIENTE CORONEL) JAIME

Porque recién ahora ha sido "descubierto"...?

CIUDAD DE BUENOS AIRES y SANTA FE-ARGENTINA  Otro paso adelante para la memoria y justicia en el país. Porque ha sido atrapado el prófugo Alberto José Jaime.

Se trata de un exteniente coronel, que integraba la criminal “patota” represiva del Destacamento de Inteligencia Militar 122. Es el teniente coronel (retirado) del Ejército, que está acusado por delitos de lesa humanidad.

Se había pedido su detención en octubre de 2013, pero él escapó y se mantuvo prófugo de la justicia. Un año después –octubre 2014-, el juez federal (en Santa Fe) Reinaldo Rodríguez ordenó su detención, y desde julio de 2017, tenía captura con recompensa (de medio millón de pesos).

La Gendarmería lo apresó el 9-4-2019 en el Barrio de Belgrano, en esta capital. Al día siguiente fue indagado por el "homicidio calificado" de una militante peronista (Yolanda Ponti, ocurrido el 1º-12-1976). Como era previsible, Jaime se negó a declarar.

Al ser interrogado informó que su domicilio es el mismo que aportó la Fiscalía en 2013. Y –aparentemente- al mismo habría sido buscado en 2014 (y no hallaron)…

Los apodos de este personaje son los de “Mono” y “Bestia”. En la causa del asesinato de Ponti se disponen de importante elementos pues se sustanción un sumario por parte del Ejército en 1976. Ocurre que en el operativo represivo murió un suboficial del Destacamento 122.

Fue el ex sargento Oscar Alberto Cabezas, y en dicha causa se identificó a los siete integrantes del temible grupo de tareas. Ellos son: Jaime (que era quien conducía la “patota”), el suboficial Nicolás Correa ("el Tío"), el teniente Julio César Dominguez ("Potín"), el sargento Elodoro Jorge Hauque ("Lolo"), y Cabezas; y un oficial del D2 de la Policía santafesina (adscripto a la Inteligencia militar), Héctor “Pollo” Romeo Colombini.

El restante era un agente secreto que operaba como Personal Civil de Inteligencia (PCI), y al cual en su momento Jaime preservó (no identificó).

Oportunamente en el sumario militar, Jaime declaró que identificaron que Ponti ascendía a un ómnibus de la Línea 3 (en la zona del Barrio Barranquitas), y la siguieron en 2 autos: un Renault 6 (que manejaba Jaime; con Colombini y Correa), y un Dodge 1.500 que manejaba "Potín" Domínguez (con el PCI, Hauque, Domínguez, y Cabezas). Al llegar a la intersección de 25 de Mayo y Lisandro de la Torre (plena zona céntrica santafesina), Jaime dio la orden de “interceptar” el ómnibus.

El Renault 6 se cruzó para interrumpir el paso del ómnibus, mientras del Dodge bajaron 2 represores.

Fue allí que desde el Renault, Jaime comenzó a disparar contra Ponti (así lo declaró el propio Jaime y luego lo ratificaron Domínguez y Correa).

Pero si ello ya es importantísimo, debe agregarse otra prueba: En la sentencia del Tribunal Oral de Santa Fe en el juicio al ex juez Víctor Brusa en 2009, donde se condenó a Colombini, se hace referencia al caso de Yolanda Ponti. “En el archivo fallecidos Nº 1039 se describe la integración de una comisión formada para la búsqueda de delincuentes subversivos en la ciudad de Santa Fe, el 1º de diciembre de 1976 que persigue y da muerte a Yolanda Ponti. Y aparece allí el oficial ayudante Héctor Romeo Colombini".

Todo lo cual concluye en que Jaime integró y dirigió la “patota” criminal que asesinó a Ponti. Inclusive fue quien disparó (así lo reconoce él mismo) contra la joven. No fue un hecho ‘casual’ ni ‘circunstancial’, sino planificado, donde cada integrante del grupo represivo cumplía un rol.

En la reciente indagatoria del 10 de abril, el juez imputó a Jaime "haber integrado y dirigido el grupo de tareas que desarrollo el operativo" en el que murió Ponti. "La víctima intentó escapar por la puerta delantera… descendió a la vía pública… y la mató" (dijo el juez). Agregando: "Concretamente se le imputa el  homicidio doblemente calificado por ser cometido con alevosía y con el concurso premeditado de más de dos personas en perjuicio de Yolanda Ponti".

En el momento de producirse dicho crimen –diciembre de 1976-, el accionar represivo en la ciudad de Santa Fe era mayúsculo. El asesinato de Ponti fue muy comentado, pues ocurrió en pleno centro (a una cuadra de la arteria principal, San Martín), y en horario de máxima concurrencia, por lo que los comentarios fueron ‘llevados’ posteriormente a los barrios por los propios ciudadanos.

Yolanda Rosa Ponti era de Rafaela (Santa Fe), y tenía 19 años; militaba en Juventud Universitaria Peronista (estudiaba para asistente social) y en Montoneros. En la acción represiva fue asesinado el chofer del ómnibus. La prensa informó (¿?) que se había producido un tiroteo (¿?).