Mar. 29. Set 2020, Santa Fe - Argentina
Editorial

LA CANTANTE-EVASORA ES PROTEGIDA DE EEUU

LA CANTANTE-EVASORA ES PROTEGIDA DE EEUU

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Estados Unidos no abandona a sus útiles empleados. No importa el sitio que ocupen; a sus leales les respalda.

Entre los días finales de enero e inicios de febrero del 2020, se ha asistido a 2 hechos contundentes en ese sentido. El primero, al otorgarle la titularidad de la Fundación de la FIFA a Mauricio Macri.

La cooptada FIFA (tras el FIFAgate) le ha dado cobertura institucional y mediática a un personaje que ha destruido en 4 años de gestión a su país. Que ha sido el primer presidente que pudiendo pretender la reelección, fue derrotado en Argentina. Un tema que da para mucho análisis, aunque en otro momento.

El segundo hecho de protección estadounidense y que es el que nos ocupa, tiene como protagonista a Shakira.

Una mediocre cantante nacida en Colombia, de raíces árabes, radicada entre Miami y Barcelona, que grita imitando el tirolés y que ha sido una proestadounidense orgullosa.

Sus relaciones con el poder washingtoniano no es nuevo. Viene desde hace muchos años, en que descubrieron que era una útil herramienta para vender mundialmente una Colombia irreal. Mientras EEUU desarrollaba su famoso Plan Colombia, instalando bases militares, asesorando para perseguir y profundizar la desigualdad social, Shakira era instalada a nivel mundial para –a través de sus pegadizos gritos-, desinformar.

No era una estrategia nueva. Era una copia de lo hecho décadas atrás mostrando un Santos y una selección brasileña con Pelé a la cabeza, que sirviera para ocultar el salvajismo y criminalidad de la dictadura proestadounidense que reinaba en Brasil.

Esta Shakira es una persona que en su momento no ha dudado en brindar su apoyo mediático a Barack Obama. Pero ese servilismo va más allá de una perona específica. EEUU así lo demuestra.

En España, la Agencia Tributaria ratificó el 30 de enero ante el juez que investiga, que Shakira (42 años) ha cometido fraude fiscal al defraudar por… 14,5 millones de euros a las arcas públicas españolas entre 2012 y 2014.

La evasión sería sobre el pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Una causa que tiene como imputado –también- al asesor fiscal de la cantante en Estados Unidos. Se trata de 6 delitos fiscales, al simular no residir en España y ocultar sus ingresos mediante un entramado societario en 2012, 2013 y 2014.

En mediol de un llamativo silencio (y desinformación) internacional, en junio 2019 la cantante declaró que había pagado 20 millones de euros por deudas e intereses de 2011; también los 14,5 millones que le reclamaban por los ejercicios siguientes. Advirtiendo que no tenía obligación de tributar en España (¿?).

Una causa donde ella se presentó a declarar, pero dnonde solo respondió las preguntas que le hizo su abogado. Indicando que fijó su residencia en Esplugues de Llobregat en 2015. Que hasta ese momento solo hacía visitas, a causa de su relación con Gerard Piqué.

Shakira sostuvo que residía en el exterior (en Estados Unidos). Mientras que su asesor fiscal, al declarar en septiembre de 2019, le dijo al juez que desconocía si la artista realmente vivía en España. Creía que residía en Bahamas entre 2012 y 2014. Agregó que él habita en Nueva York y "no tiene constancia" dónde se encuentra Shakira en cada momento.

La querella de Fiscalía considera que ella armó un plan para no pagar a Hacienda ni el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ni el del patrimonio. Para lo cual utilizó una red de empresas radicadas en paraísos fiscales (las mismas aparecían como las titulares de sus ingresos).

De esta forma quedaría demostrado que Shakira usufructuó este esquema para delinquir, a a sabiendas de que "vivía de manera habitual en España” (más allá que saliera del país para sus actuaciones).

El Ministerio Público detalló que los ingresos de ella provienen de sus actuaciones, venta de discos, y comercialización de perfumes (con su nombre).

Lo llamativo de todo esto es que Shakira niega y pretende mostrar como hechos transparentes es que ha utilizado empresas domiciliadas en Luxemburgo, Islas Vírgenes británicas, las Islas Caimán, Malta, y Panamá… Todos paraísos fiscales.

Un hecho que la asemeja a Macri, con sus depósitos en el exterior y aparición en firmas off-shore.

Mientras esta investigación sigue en marcha, Shakira logró ser incluída en el mediatizado Super Bowl 2020. Una herramienta de penetración político-cultural-deportiva que usa Washington para mantener presencia internacional, sumar adeptos, generar recursos desde el exterior y colonizar televisivamente.

Una mano lava la otra...