Mie. 13. Nov 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

LIFSCHITZ YA NO TIENE REGRESO

LIFSCHITZ YA NO TIENE REGRESO

Pobrísimo papel de un endeudador en retirada...

SANTA FE-ARGENTINA  (por Rodolfo O. Gianfelici, PrensaMare)  Solía decir Juan D. Perón que “de cualquier lado se regresa, menos del ridículo”. Y en verdad que Miguel Lifschitz pone todo su empeño en ello.

Durante meses anduvo opinando respecto a quien era o es bueno o malo dentro del peronismo. Inclusive para ello, apela a la (des)calificación impuesta por la maquinaria clarinetista respecto a calificar a unos como “kirneristas” y a otros omo peronistas.

En esa etapa de querer convertirse en la ‘pata socialista’ de un proyecto neo-peronista (de los buenos, claro), recorrió medios de prensa presentándose como el adalid del progresismo argentino.

Finalmente “eligió” a Roberto Lavagna como su candidato, y hasta se ilusionó en que sería su compañero de fórmula presidencial. Todo ello construido sobre la base de un socialismo exclusivamente territorial (pues solo existen en Santa Fe), y partido en dos.

Porque –todos lo saben- existe un socialismo que responde a Antonio Bonfatti que trata de mostrar una cara más popular o sonriente con algún sector del peronismo, y otro socialismo reaccionario, antiperonista que conduce Lifschitz.

En medio de todo ello la pobre provincia de Santa Fe, azotada por ésta la tercera gestió continuada de un raro socialismo que a nivel nacional es reaccionario, y a nivel internacional es colonialista, capitalista, invasor y Otantista (casi nada).

Bueno, en este oficialismo santafesino en retirada a las apuradas y con banderas rojas (no de socialistas, sino de deudas por todos lados), aparece Lifschitz reclamando que el gobernador electo, anuncie quienes serán sus ministros.

Si. Con total desparpajo e intromisión, el eterno derrotadísimo Lifschitz reclamó que anuncie su futuro gabinete, para poder "acelerar la transición" (¿?) entre ambas gestiones.

Dice que con ello se producrían “diálogos directos” (¿?), hasta el cambio que se producirá el 10 de diciembre. El tema es que los santafesinos siguen asistiendo a un gobernador que se va, que se niega a dar toda la información requerida por quienes vienen.

Mientras elude respuestas o hace decir a uno de sus colaboradores que lo que quiera saber Perotti está en el sitio oficial de la provincia (¿?), se arroja el derecho de pedir lo que no le corresponde.

Lo concreto es que el diálogo no se produce en la forma que debiera pues el socialismo se niega a ello. El resultado electoral en la provincia los sorprendió, y jamás imaginaron tener que irse y tener que dar informaión alguna (a ‘terceros’).

Estamos hablando de silencios y/o dilaciones dejando un rojo (déficit) de alrededor de los… 20.000 millones de pesos

Pareciera que Lifschitz no se ha dado cuenta que es el conductor de un minoritario sector interno del socalismo; que ha sido derrotado en las elecciones provinciales; y que no lo quiso Lavagna como co-equiper… Cuando va a dejar de entrometerse en el peronismo…?