Lun. 26. Oct 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

OTRO E$CÁNDALO A LA E$PAÑOLA...

OTRO E$CÁNDALO A LA E$PAÑOLA...

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Los medios del mundo hablan que en el país se está flexibilizando la cuarentena, que ya marcha por la Fase 2, y algunos ya hablan de la Fase 3. Destacan que muere poca gente (266 el 5 de mayo), aunque habría que preguntale qué significa ese “poco” a esas 266 familias…

Pero mientras se distrae con datos, números y especulaciones de todo tipo que responden a los intereses de los dueños de la economía y las finanzas españolas, se suelen ocultar muchas cosas.

Ya se sabe que el Estado ha engañado en cuanto a la cantidad de muertos; ya se sabe que se careció de una política centralizada. Ahora se conoció (a medias) un negociado que debería ser presentado como un hecho vergonzante en medio de la pandemia.

Se conoció que una empresa registró su domicilio legal (sede social) y teléfono que en verdad corresponde al de una casa particular y a un teléfono personal.

Ello demuestra que dicha empresa carece de… domicilio fiscal (¡). O lo que es lo mismo: operan en la semi-clandestinidad. En un espacio de almacenaje contratado y transformado en ‘oficinas’. Este reconocimiento lo hizo Joan Galmés, el apoderado de la empresa MJ Steps en España.

Se trata –nada más y nada menos- que de la adjudicataria de 4,3 millones de euros (5,3 millones con IVA) por parte del Gobierno de Pedro Sánchez para comprar hisopos (bastoncillos sanitarios).

Si… El Estado español le adjudicó semejante licitanción sin siquiera tener un domicilio fiscal.

Con lo cual se trat de una empresa con dirección desconocida. Cuando se conoció este escándalo, la propia firma MJ Steps publicó en internet una misteriosa dirección: Calle de Mare de Deu de Nuria 13, Sant Boi de Llobregat.

Pero ese lugar corresponde a Naeko, otra empresa ubicada en esa dirección que rápidamente salió a aclarar que ellos no tenían nada que ver. Inclusive le dieron paso a que intervengan sus abogados.

Pero si ello ya es un hecho por demás de sospechoso y alarmante, desde MJ Steps acusan al gobierno de haber cometido otro error, pues el mismísimo Joan Galmés asegura que “el redactado del texto está mal. Pone que el contrato es por la compra de un millón de hisopos (el bastoncillo que se introduce por la nariz para realizar el test), pero en realidad es por el kit completo. Tendría que poner “hisopos + botellita de líquido reactivo”.

O sea que lo que se ha informado no se corresponde con lo que aparecería (al parecer) en el contrato de adjudicación y de contratación.

Porque en el contrato firmado por Alfonso María Jiménez Palacios, se ha puesto claramente “1.000.000 de hisopos para toma de muestras”. Pero la firma dice que deben agregarse otros elementos. Entonces: quien miente…?

Lo concreto es que la empresa -fundada en 2012 en Volketswil (Suiza) por el matrimonio compuesto por Michael Gelpke y Jennifer Urwyler- ahora es mirada de reojos por muchos. No es para menos si ante semejantes irregularidades le han adjudicado 4,3 millones de euros para material sanitario.

Pero falta algo más. Pues la firma, además de ser pequeña, no posee experiencia en el sector sanitario; y su actividad en España es cuestionable.

Debe saberse que la empresa, en sus inicios se dedicaron a importar desde China gafas de sol para niños y calzado. Llegaron a España y se radicaron en Cataluña. Fue así que fundaron una especie de “filial” que recibía los productos desde China y los distribuía a Suiza y al resto de Europa.

El matrimonio estuvo por 4 años en el país; fueron padres de un hijo, y regresaron a Suiza. Dejaron a un encargado: Joan Galmés, que es apoderado de la empresa, director financiero, asalariado, el que atiende el teléfono y el que trata de ponerse al frente de las preguntas de la prensa…

Y ha dicho: “He tenido que poner mi dirección personal como sede social. Nosotros al principio éramos una SL, pero por cuestiones tributarias, mi gestor me recomendó que nos pasásemos a Establecimiento Permanente de la empresa en Suiza. Es allí donde se toman todas las decisiones”, aseguró Joan Galmés.

Ahora bien: cómo es posible que semejante “empresa” termine ganando una adjudicación del Estado…? Porque resulta por demás de llamativo que una firma que tiene un tope de facturación de un millón de euros y que no se dedica a la industria farmacéutica, aparezca haciendo semejante negocio.

Nadie lo sabe (o lo quiere decir). Pero en concreto la firma empezó a trabajar con productos cosméticos. Pero en España se necesita una autorización específica de manejo de material farmacéutico, cosa que en Suiza no es así. Por lo que decidieron que en España vendieran calzado y la parte de cosmética se gestionaría toda desde Berna (Suiza).

Fue así que estando autorizada en Suiza para hacer unos negocios, ellos hicieron uso de esa autorización (que en España no les permite manipular material sanitario) y MJ Steps apareció como proveedora de hisopos a España (desde China).

Claro que no fue una maniobra milagrosa, sino que el primer contacto con entre el Gobierno español y MJ Steps “lo inició el gobierno, que mediante el ICEX pidió a las autoridades suizas en Berna empresas que pudiesen hacerse cargo de este trabajo. Desde Suiza les propusieron el nombre de esta empresa y acabaron haciéndose con la contratación”.

En concreto: el gobierno Español entregó 4,3 millones de euros en una operación que se va, con impuesto, tasas y aranceles, a los 5,3 millones. Se ha pagado por una provisión (que no se sabe bien de qué es), y que todavía no ha llegado.

De esta forma trabaja el Estado español en la prevención futura frente al coronavirus de todos los españoles…