Sab. 21. Set 2019, Santa Fe - Argentina
Por el país

LIFSCHITZ A LA MEDIDA DEL NEOLIBERALISMO

LIFSCHITZ A LA MEDIDA DEL NEOLIBERALISMO

Haciéndole el juego al sistema y a la derecha...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (por Esteban D’Arret)  Nadie desconoce que el socialismo internacional es –desde hace décadas- un fielísimo aliados del neoliberalismo. Una fuerza que garantiza lo que la derecha y el poder anglosajón necesita.

Ejemplos…? Los socialistas españoles, portugueses, franceses, italianos… Inclusive debe tenerse presente que el destronado titular del FMI, Dominique Strauss-Kahn era socialista y se iba a presentar como candidato a la magistratura en su país. El escándalo de un acoso sexual en suelo estadounidense lo llevó a la cárcel y a perder su cargo como director general del FMI, además de sus ambiciones presidenciales…

Por ello no llamó la atención que el domingo 9 de septiembre de 2018 medios de tiraje nacional difundieron una noticia referida a que el gobernador santafesino Miguel Lifschitz anunciaba la factibilidad de una “tercera” opción política en el país. Una alternativa “progresista”.

El mandatario provincial consideró que “hay condiciones favorables para que se pueda construir una tercera alternativa en 2019”. Luego, mostrando su antiperonismo e injerencismo (en dicho partido) se pronunció por sumar a peronistas “que no están alineados con el kirchnerismo”.

También afirmó que “El futuro no pasa por Cambiemos ni el kirchnerismo. Tenemos la vocación, la necesidad y la responsabilidad de construir una variante que pueda sacar al país de la crisis, de la grieta y la confrontación”.

Uno de los medios que dio difusión a sus declaraciones, con un reportaje fue Radio Nacional (controlada por el oficialismo de Cambiemos…), donde el mandatario señaló que viene manteniendo conversaciones con la líder del GEN, Margarita Stolbizer, el dirigente radical Ricardo Alfonsín, y referentes del peronismo con el objetivo de “generar algún consenso para una tercera alternativa en 2019”.

Respecto a esta última fuerza, indicó que se ha reunido con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. Éste, que ha retrocedido electoralmente en su provincia y carece de desarrollo político fuera de dicho territorio provincial forma parte del grupo conformado por los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba) y Juan Manzur (Tucumán), el dirigente del Frente Renovador, Sergio Massa, y el senador Miguel Pichetto.

En una muestra periodística por otorgarle al espacio de Lifschitz un poder inexistente, le preguntaron si existía la posibilidad que la ex presidenta y senadora nacional Cristina Fernández, pudiera formar parte de ese frente opositor, lo descartó: “Vamos por otro lado”.

En ningún momento, ni quien lo entrevistaba ni Lifschitz explicaron cómo podrían imaginar que la política con más votos ‘propios’ desde una dura oposición, podría ir a sumarse a un espacio como este que anuncian, donde convivirían derechistas, neoliberales, anti-peronistas, neoperonistas, demoprogresistas, aristas…

No debe olvidarse que en la última elección legislativa de 2017, Cristina Fernánez obtuvo –solo en la provincia de Buenos Aires-, y con todo el aparato de prensa en contra, superó –ella sola- los 3 millones de votos.

Luego se manifestó en contra de la nueva norma represiva dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri. Asegurando que “es un mensaje equívoco el que se le da a la población haciéndole creer que con una policía más violenta o que responda de manera más inmediata frente a algunos hechos de flagrancia eso va a evitar la violencia”. Si bien nadie pretende defender la propuesta macrista de "matar por la espalda", debería ser autocrítico el gobernador, donde el tema policial ha sido escandaloso en las tres gestiones socialistas (Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz).

Lo cierto es que Lifschitz aparece con una propuesta a la medida del neoliberalismo gobernante. Que necesita una oposición dividida y dispersa, para que su proyecto continúe reinando. No hace falta ser demasiado analista para comprender que los socialistas argentinos siguen el mismo rumbo que le marcan sus líderes internacionales del socialismo europeo.