Vie. 06. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Ámerica

EVO RENUNCIÓ EN BOLIVIA: "GOLPE SUAVE"

EVO RENUNCIÓ EN BOLIVIA:

Importante maniobra oficialista...

LA PAZ-BOLIVIA  (PrensaMare)  Las últimas elecciones bolivianas y el triunfo de Evo Morales volvió a mostrar las garras de la derecha y el neoliberalismo (interno y externo), para sabotear la democracia. Tras acciones violentas y las presiones del mundo occidental cuaestionando su triunfo, él decidió convocar nuevamente a elecciones. Pero ante el recrudecimiento de las acciones desestabilizadoras, dio un paso al costado -renunión-, para detener lo impredecible.

Qué ocurrió...?: Los perdidosos no reconocieron la derrota y denunciaron ‘fraude’. La maquinaria comunicacional occidental se subió arriba de ese conocido ‘caballito de batalla’, y lo instaló como una verdad.

Protestas derechistas que terminaron con un auto-acuertamiento policial en Cochabamba (el 8-11); llamado a marchas opositoras en La Paz; y reclamo de renuncia al presidente de parte de la oposición derechista-neoliberal.

Frente a ello, el Ejército de manifestó prescindente. A todo ello, los defensores del triunfo y de Morales, salieron a las calles a defender el triunfo electoral.

Justo el escenario de confrontación que más alegra a Washington. Porque, tarde o temprano, los muertos y heridos, los pondrá Bolivia…

Tras conocerse el ventamiento policíaco cochabambino, se sumaron delegadiones de Oruro, Chuquisaca, Beni, Tarija, Santa Cruz, y Potosí. Posteriormente se conoció oficialmente que no era un levantamiento policial, sino un acuartelamiento.

Planteaban reclamos de sector (elevar sus salarios y jubilaciones a las de las Fuerzas Armadas, la independencia política). Simultáneamente “desconocidos” (¿?) incendiaron las sedes de las Seis Federaciones Cocaleras del Trópico y del MAS.

Los policías reclamaban la “solidaridad” de los militares, pero estos en los 9 departamentos y en todo el país se mostraron prescindentes. En un comunicado las Fuerzas Armadas se pronunciaron en que "nunca se enfrentarán al pueblo boliviano".

Los informes colectados por el gobierno le indicaban que desde el viernes se puso en marcha un golpe de Estado. Por ello Evo Morales llamó a una gran movilización pacífica para defender la democracia y el voto popular; y convocó a una mesa de diálogo con los partidos con representación legislativa (tras las últimas elecciones).

A todo ello la oposición golpista llamaba a 'marchar en la capital’, y preparaban grupos de choque. Apoyaron los amotinamientos y felicitaron a los policías, reclamando que se sumen los miliatres.

La derecha realizó actos vandálios es sábado; ataques a periodistas, a funcionarios y a locales del MAS. Al gobernador de Oruro le inceniaron su vivienda; fueron secuestrados trabajadores estatales del canal Bolivia TV y de Radio Patria Nueva.

Las cartas están echadas...: Frente a ello, Morales realiza una inesperada jugada política y el domingo anunció la convocatoria a nuevas elecciones generales.

En conferencia de prensa aseguró que habrá un órgano electoral renovado. Lo hizo acompañado por dirigentes de movimientos sociales a los que antes les consultó la decisión.
Para ello el Parlamento boliviano deberá renovar el tribunal electoral.
Esta inesperada maniobra busca descomprimir la situación política, y evitar el enfrentamiento, buscando pacificar el país.
 
Sin embargo...: porque entonces exigieron que en las venideras elecciones no pudiera ser candidato Evo Morales. Era una muestra evidente que lo que en definitiva quieren es que el mandatario se aleje de la presidencia. Frente a tal actitud, él -provilegiando la pazo boliviana-, decidió renunciar.
 

Se fue a Chimoré junto al vicepresidente Álvaro García Linera. “Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, dijo el presidente por televisión. Tales personajes son los líderes de la violenta y antidemocrática oposición. Agregando: "Queremos preservar la vida de los bolivianos... Dejamos una nueva Bolivia en proceso de desarrollo. Le digo a las juventudes: sean humanos con los más humildes".

 

"El golpe de Estado se ha consumado", dijo García Linera. En este sentido, fue decisivo para este alejamiento que los militares, a través del general Williams Kaliman reconociera ante la presa que: “Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”. Lo mismo había hecho la conducción policial.