Mar. 23. Oct 2018, Santa Fe - Argentina
Noticias

REAL: PORQUÉ SE FUE ZIDANE...?

REAL: PORQUÉ SE FUE ZIDANE...?

Al parecer, una disputa con el presidente lo llevó al portazo...

BARCELONA-ESPAÑA  El 26 de mayo de 2018 Real Madrid lograba su tercer título consecutivo de la Champions League. El responsable técnico de ello había sido el francés Zinedine Zidane.

Sin embargo, nadie se imaginaba que pocos días más tarde la relación entre el club y el entrenador se terminaría. Y con un manto de silencio, que dejó más sospechas que certezas. El mundo se preguntaba porqué Zizou había tomado tal decisión…

El tiempo pasó y el interrogante continuaba en pie, hasta que ahora –al parecer- ha salido a la luz la punta del ovillo de dicha trama. Ocurre que el DT se sintió traicionado por el presidente Florentino Pérez.

Zidane solicitó al conductor del Real, que vendiera a un jugador: Gareth Bale. Lo consideraba "tácticamente disperso, irregular y demasiado individualista". Planteó que su salida permitiría obtener unos 100 millones de euros (recuperando la suma invertida en su compra). Y con ese dinero se podría re-negociar y retener a Cristiano Ronaldo y traer a Neymar.

Cuando Zidane comprendió que lo de Neymar era inviable, propuso al dirigente las llegadas de Harry Kane, o Eden Hazard, o Mohamed Salah.

El tema –ala parecer- avanzaba bien, y ambos (Zidane y Pérez) habrían acordado en enero de 2018 que se traspasaría a Bale. Pero luego que el galés fuera la estrella en la final, jugada en Kiev (Ucrania), el presidente cambió de postura. Fue así que convocó a Bale (que se quería ir por no ser titular), y le pide que se quede y tenga paciencia.

Tras ello, Pérez se reunió nuevamente con Zidane y le pidió que “reconsiderara” su opinión sobre Bale y que le diera más oportunidades. En dicha conversación, el dirigente no solo planteó que si Bale fuera titular, se convertiría en una figura superior a Cristiano Ronaldo, sino que le anticipó a Zidane que tenía decidida la salida de este portugués.

Bueno es recordar que la relación entre Cristiano y Pérez atravesaba el peor de los momentos. Ante ello, Zidane vio que su autoridad estaba cuestionada y decidió el portazo el 30 de mayo.