Vie. 14. Dic 2018, Santa Fe - Argentina
Notas

LA CONDENA A DE VIDO

LA CONDENA A DE VIDO

Una aclaración que pocos conocen...

SANTA FE-ARGENTINA  Era un final anunciado. Ya se conocía como terminaba el libro, desde que se comenzó a escribirlo. La detención “preventiva” de Julio De Vido, preanunciaba ello.

Y ocurrío. Qué otra cosa se podía esperar de la domesticada y cooptada justicia argentina.

El 10 de octubre se conoció que el ex ministro de los últimos gobiernos peronistas había sido condenado por el accidente del tren, conocido como la Tragedia de Once, ocurrido el 22 de febrero de 2012 (con 51 muertos).

El Tribunal Oral Federal Número 4, lo condenó a 5 años y 8 meses de prisión. La información que se brinda desde los medios radiales y televisivos no profundiza. Habla de la condena y del accidente. Con lo cual, para millones de oyentes y televidentes (que no recurren a profundizar en un escrito sobre dicha condena), el ex Ministro de Planificación Federal, ha sido condenado por el accidente y muertes.

Sin embargo no es tan así. Julio De Vido fue condenado por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública. Y fue absuelto por la acusación principalísima y central, que era el delito de estrago culposo seguido de muerte.

Se lo inhabilitó de por vida para el ejercicio de cargos públicos, y ahora han pedido su desafuero en la Cámara de Diputados. La sentencia fue rubricada por los jueces Pablo Bertuzzi, Guillermo Costabel y Gabriela López Iñiguez.

De Vido desde fines del 2017 pasó a ser un rehén del gobierno, y de un ajusticia que “preventivamente” lo encerró en la cárcel de Marcos Paz. En su alegato De Vido le apuntó al presidente Mauricio Macri, indicado que estaba acusado como "víctima de una perversa persecución política-mediática-judicial".

Llamativamente, el tribunal absolvió a Gustavo Simeonoff (ex director de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos, Uniren). Ya habían recibido penas (por el Tribunal Oral N° 2) el ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, el empresario Claudio Cirigliano y el motorman Marcos Córdoba, entre otros.

Lo que estaba en discusión en este tema mediático-judial era el determinar el grado de responsabilidad que pudiera tener un ministro por las condiciones en que circulaba un tren.