Sab. 17. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

EPSTEIN AHORCADO EN SU CELDA

EPSTEIN AHORCADO EN SU CELDA

Ocurrió en el 'primer mundo'...

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial, PrensaMare)  La noticia debería impactar, pero no. Apenas llama la atención omo para tratar de interiorizarse apenas ‘algo’.

El multimillonario Jeffrey Epstein (66 años) apareció ahorcado en su celda. Se trata del repudiable personaje acusado de agresiones sexuales a menores. Un relacionado con el poder estadounidense que gozaba de beneficios y hasta de los favores de una claudicante justicia.

Un siniestro que ante tantas barbaridades cometidas (y evidencias en su contra), el poder se vio obligado a volver a acusarlo nuevamente y encarcelarlo. PrensaMare en julio publicó artículos sobre su criminal accionar, su amistad con Donald Trump, (en la foto, con el ahora muerto) los favores judiciales (de un juez que más tarde se incorporó al gobierno nacional trumponista…).

En esta nueva causa que afrontaba pesaba sobre él la acusación de tráfico sexual de menores. Lo encontraron el sábado 10, colgado en su celda de la cárcel federal de Manhattan. Un hecho ocurrido en EEUU, no en un país del “tercer mundo”…

El hecho sacude las estructuras carcelarias, en un país que no se asombraba por las acciones criminales del multimillonario…

Por ello ya se dispuso iniciar una investigación con intervención del FBI. Todos los indiciós llevan a concluir que Epstein había creado una red para abusar de decenas de niñas en su mansión de Nueva York (como lo hizo en otra en Florida hace más de una década).

La muerte (crimen?) se produce bajo custodia del gobierno federal.

Lo que evidencia que existían quienes preferían que Epstein estuviera callado. Pero ante la imposibilidad de lograr –esta vez- que pudiera quedar en libertad, algunos corrían el riesgo de quedar expuestos, ante un Epstein que pudiera abrir la boca y contar algo inadecuado.

De allí que mejor era que no hablara y para ello la mejor ‘solución’, era callarlo para siempre.

Los abogados del millonario supieron brindar una declaración adecuada a las circunstancias, y al poder al que se enfrentan: “No podemos confirmar rumores en cuanto a la causa de su muerte y confiamos que la Fiscalía General de Estados Unidos y los Alguaciles federales investigarán a fondo las circunstancias de la tragedia de hoy”.

El 23 de julio, Epstein se declaró no culpable de las acusaciones de tráfico de menores. Días atrás a su muerte, había sido encontrado inconsciente en su celda, y con marcas en el cuello. Lo llamativo fue que las autoridades no podían determinar si había intentado suicidarse (¿?) o qué había sucedido…

Por ello se encontraba bajo vigilancia (¿?). Para algunos, la aparición de su cuerpo ahorcado no es casual, sino que se produce al día siguiente que un juez de la Corte de Apelaciones de Manhattan ordenara publicar cientos de documentos sobre Epstein (correspondiente a un caso paralelo y cerrado, contra una mujer que habría sido su “reclutadora” de menores).

Este multimillonario provenía de un origen humilde en el distrito de Brooklyn. Enfrentó acusaciones similares en Florida, pero en 2008 alcanzó un acuerdo extraoficial con la Fiscalía para que se cerrara la investigación (de esa forma se libró de terminar con cadena perpetua). Esas negociaciones fueron secretas, entre sus abogados y la justicia (¡); negándoles información a las víctimas.

Recién se conoció la resolución del caso, un año más tarde del acuerdo firmado.

La gran habilidad de Epstein desde joven, fue que logró ir tejiendo importantes coenxiones y contactos con los poderosos en Estados Unidos. En la década de 1980 crea su propia compañía, que se transformó en un imperio. Con la fortuna que iba ganando invertía en propiedades en numerosos países. Poseyendo además, una gran mansión en Nueva York y otra en Florida.

Epstein mantenía relaciones naturales con Bill Clinton, Donald Trump, Woody Allen y hasta con el príncipe Andrés, de Gran Bretaña.