Sab. 17. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
De todo

LA ABSOLUCIÓN DE MILANI

LA ABSOLUCIÓN DE MILANI

Los medios hegemónicos lo 'habían condenado'...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  La noticia fue una mala noticia para el macrismo, a pocas horas de las elecciones Paso. Porque el ex jefe del Ejército, César Milani, fue absuelto.

Estaba siendo juzgado en una causa por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívicomilitar. El tribunal oral de La Rioja ordenó su inmediata libertad. Se trató el secuestro de Pedro Adrián Olivera y los tormentos a su hijo Ramón Alfredo Olivera en marzo de 1977 (y 5 casos más).

Fueron condenados 5 militares que estaban en el banquillo y a un ex juez. Milani, vestido con uniforme a todas las audiencias, afirmó antes del veredicto: “Estoy de pie, no me van a quebrar”.

La querella de la Secretaría de Derechos Humanos y la provincia (pidieron 18 años de cárcel), anunció que apelará. La fiscalía había pedido la misma pena; la querella de los Olivera había pedido 20 años (apelará).

El fallo tuvo los votos de los jueces Julián Falcucci y Jaime Díaz Gavier y en disidencia lo hizo Enrique Lilljedahl. Los fundamentos se conocerán el 9 de septiembre.

Los condenados son: Leónidas Moliné (9 años de cárcel como coautor de tormentos), Miguel Chiarello (8, coautor de tormentos), Eriberto Goenaga (10, por tormentos), Domingo Vera (3 años y 6 meses por privación ilegítima de la libertad; tiene la pena cumplida por el tiempo de prisión preventiva); Carlos Rodríguez Alcántara (4, como partícipe secundario en tormentos); y el ex juez Roberto Catalán (4, por encubrimiento; pena cumplida). Fueron absueltos Armodio Mercado, Angel Pezzetta, José Bernaus y Alfredo Solano Santacrocce.

Milani fue juzgado por el secuestro de Pedro Olivera y las torturas a su hijo Alfredo. La primera víctima fue secuestrada el 12-3-1977 de su casa. Era un empleado municipal y tenía 51 años. Fue llevado al Batallón Ingenieros 141 (allí Milani era subteniente). Los hijos de Olivera dicen que Milani daba las órdenes en el operativo. Dos días más tarde tras un ataque ACV, lo llevan a su casa y secuestran a su hijo Alfredo (también empleado municipal).

Llevado al Instituto de Rehabilitación Social, es interrogado y torturado. Una decena de días después lo llevan al juzgado federal (del juez Catalán) para que declarar lo mismo que había dicho bajo tortura. Olivera hijo acusó a Milani. Luego la víctima fue llevada a la Unidad 9 de La Plata en 1979. Milani reconoció que se ocupaba del traslado desde el lugar de detención al juzgado.

En su defensa, se argumentó que Milani era subteniente y por su edad, no podía comandar operativos sino que hacía vigilancias. Durante todo el proceso el acusado Milani permaneció preso, sin que existiera riesgo (o muestra alguna) que pudiera poner en riesgo su asistencia ante la justicia cuando lo convocaran.