Dom. 16. Jun 2019, Santa Fe - Argentina
Economía

LA CRISIS DE RIBEIRO

LA CRISIS DE RIBEIRO

Otra empresa más...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  (PrensaMare)  La cadena de electrodomésticos Ribeiro, es la última que se sumó a la lista de empresas que solicitaron un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC).

De esta forma, buscan superar el difícil momento de un mercado interno que sigure reduciéndose. Para ello, apuesta a reducir su estructura, y bajar los costos operativos. Se trata de una firma de capitales nacionales, que ahora es administrada por la tercera generación de la familia fundadora (Ribeiro); inició sus actividades en la provincia de San Luis en 1910.

El ‘fuerte’ de su actividad fueron los micro créditos a sus clientes, lo que la llevó hacia finales del 2006 al negocio de créditos personales en efectivo. Sin embargo, los cambios en las reglas económicas dispuestas por el gobierno de Mauricio Macri hizo que llegara a esta difícil situación ante la reducción inimaginable de venta de electrodomésticos y la caída de los créditos personales.

En su último balance anual (cerrado en junio de 2018), tuvo pérdidas por $ 249,3 millones. A marzo, su balance parcial, fue ‘rojo’ con pérdidas de  $ 686,3 millones (comparado con junio 2018-marzo 2018, sus pérdidas fueron de $ 59,2 millones).

Ante este panorama que no tiene visos de cambio, sino de agudizarse, la conducción decidió el cierre de parte de su extensa red comercial. Actualmente posee 85 sucursales que operan bajo la marca “Minicuotas Ribeiro”, estando en 18 provincias, además de la Ciudad de Buenos Aires.

El crecimiento logrado durante los últimos 3 gobiernos peronistas (al igual que con otras cadenas de electrodomésticos), hizo que Ribeiro se expandiera. En este sentido lo mismo le sucedió a Musimundo (que presentó la convocatoria de acreedores y actualmente incumple los pagos acordados e intenta refinanciar pasivos).

Semanas atrás se tuvo noticias de otra firma del rubro, como la cadena Lucaoili y Saturno, que ha sido fuerte en el sur del país (ya cerró más de 30 locales y despidió a 300 empleados; fracasó en su convocatoria de acreedores).

En cuanto a Ribeiro, el último informe del BCRA viene cumpliendo los pagos de su deuda bancaria que asciende a $ 967,6 millones. Desde diferentes provincias se sabe que existe preocupación por parte de los trabajadores por el acuerdo que puedan ‘cerrar’ el gremio de comercio y el de transporte en el marco del PPC.

Sospechan que intentarán que “la solución” se centre para los locales situaos en las principales ciudades, y que se cierre y despida al personal de sucursales del interior del país.