Lun. 19. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
Editorial

ATAQUE A OLIVARES - LA MENTIRA EN EL RELATO OFICIAL

ATAQUE A OLIVARES - LA MENTIRA EN EL RELATO OFICIAL

Lamentable situación...

SANTA FE-ARGENTINA  (Editorial, PrensaMare)  Tras conocerse el ataque al diputado radical riojano Héctor Olivares –que fuera herido- y la muerte de su asesor Miguel Marcelo Yadón, se pensó en un ataque o crimen político.

Se habló de “mafias”, y hasta del el “delito organizado”. Sin embargo habiéndose identificado que los delincuentes actuaron desde el Volkswagen Vento (color gris), chapa patente LYS656, se pensó que se trataba de un auto robado. Lo que poco después quedó descartado.

Luego, al observarse el video, aparece un agresor ebrio y torpe en sus movimientos. Por lo cual, se cayó inmediatamente la idea de un “crimen planificado”.

El homicida fue identificado como Juan Jesús Fernández, a quien llaman El Gitano; dueño del auto usado en el acto criminal. Abandonó el vehículo cerca del lugar y los testigos dijeron que efectivamente, estaba ebrio.

También que estaba acompañado por su hijo del mismo nombre y apellido. Por si fuera poco, se comprobó que el arma usada estaba a nombre del agresor.

Por lo cual, si una persona actúa a cara descubierta, en el auto de su propiedad, y con el arma registrada a su nombre… difícilmente pueda considerarase el acto criminal como “planificado” por “el crimen organizado”

La patraña oficialista a la que se habían sumado rápidamente los medios porteños, se caía. No existía connotación política alguna en el suceso. Que a mitad mañana se anunciara que “hablará el presidente”, solo formó parte de una burda intento de aprovechamiento del caso, para sacarle algún provecho político/mediático.

Ni “crimen político”; ni “mafias”; ni “sicarios”; ni “acción premeditada y planificada”. El macrismo buscó sacra provecho porque el muerto y el herido eran radicales; o sea: osicios políticos del PRO. Con lo cual, la idea era aprovechar el hecho delictivo para victimizarse.

Nuevamente se buscaba dejar al descubierto al peronismo, como sospechoso del suceso.

La ministra Patricia Bullrich salió ha hablar de "mafia" al presentar el video de los hechos al mediodía del jueves. Lo llamativo era que el supuesto “mafioso” era un simple ebrio, criminal, que apenas podía caminar. El ataque comenzó desde el interior de su auto; descendió y atacó a Yadón; no existió interés alguno por atacar al diputado Olivares.

Con lo cual quedó en evidencia que el atacante no buscaba a Olivares, sino a su acompañante; que Olivares resultó herido, sin que ello fuera el objetivo del criminal. Tanto es así que el hombre prodía haber seguido atacanco al diputado, y no lo hizo. Ni se preocupó por él.

El video no deja en claro quién disparó desde el interior del auto. Si el ebrio, o su hijo (será el hijo…?).

Las patrañas mediáticas fueron varias. Que era una “venganza política”; que el diputado se había “opuesto a la reelección” del gobernador riojano Sergio Casas; que era un “aliado del gobierno nacional”.

Expresiones todas dirigidas a dejar como sospechoso al peronismo. Un hecho que, no es casual, sino coherente con lo que los medios hicieron a partir del 24 de marzo de 1976, y con el suicidio del fiscal Natalio Nisman…

Lo cierto y efectivo fue que analizadas las imágenes del video, la fiscal Estela Segura de Andrades y el juez Mariano Iturralde descartaron el móvil político del ataque.

Identificado el agresor, se supo que su actividad (registrada en la AFIP) era la de gastronomía o venta ambulante. Una filtración de “colaboradores” de la Policía Federal dejaba en claro que también solía vender ropa y perfumes “de marca” (falsificados, “truchos”) y que había realizado varias operaciones en “pasamanos” (compra-venta) de autos usados.

Apenas se disponga de la detención e interrogatorio de Fernández, se podrá esclarecer el suceso que –está ya demostrado- no tiene connotación política alguna.

Deuda económica? Incumplimiento de promesa? Tema sentimental? El tiempo lo demostrará. Pero lo que está claro es que se ha caído otra maniobra político-mediática del oficialismo.