Jue. 02. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Opinión

POR DISTRACCIÓN, CASI CHOCAN DOS AVIONES EN ESPAÑA...

POR DISTRACCIÓN, CASI CHOCAN DOS AVIONES EN ESPAÑA...

BARCELONA-ESPAÑA  (PrensaMare)  Días atrás se conoció que un operario del aeropuerto francés de Burdeos había logrado evitar un accidente aéreo en España.

Ahora ha salido a la luz que el aeropuerto de El Prat (Barcelona) estuvo a punto de ser el sitio de una catástrofe aérea entre dos aviones de Vueling Airlines y de Royal Air Maroc (ambos completos de pasajeros), el 6 de julio de 2018.

El tema fue que…: el controlador no advirtió que uno de los aviones se aproximaba por la cola a la otra aeronave cuando estaban aterrizando. Fue así que el piloto del avión que iba por detrás, reaccionó a tiempo y pudo maniobrar para evitar la tragedia.

Ocurrió cuando las condiciones para el aterrizaje eran perfectas: mediodía, sin vientos, y el cielo con pocas nubes. La visibilidad alcanzaba los 10 kilómetros de distancia. Y además, cerca del aeropuerto no había un tráfico masivo.

Los dos aviones…: protagonistas eran el de la Vueling Airlines (Airbus A-320-214 con matrícula EC-HQL), con 178 pasajeros y 6 miembros de la tripulación. Mientras que en el de la Royal Air Maroc (un Boeing 737-800 de matrícula CN-RNU), viajaban 118 pasajeros y 6 tripulantes. Se encontraban a una altura de 4.000 pies (1.200 metros).

El caso fue ocultado por ambas empresas, el aeropuerto catalán y las autoridades aéreas españolas. Pero el caso consta en el informe anual de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC).

De lo precitado…: surge que eran las 12 y media del 6 de julio de 2018 cuando las naves enfilan el rumbo para aterrizar en el aeropuerto de El Prat a través de la pista 7L. Debían intervenir -al menos-, 2 controladores: el que da las instrucciones finales para la toma en tierra (controlador ejecutivo) y el que vigila el espacio aéreo más próximo al aeropuerto (controlador planificador).

A las 12:26, los controladores dan instrucciones al piloto de Vueling Airlines para descender a 4.000 pies y dirigir su trayectoria hacia la pista 7L. A las 12:27 le dan la misma indicación al de Royal Air Maroc. De allí que ambas tripulaciones siguen las directrices sin ser conscientes de que los envían a un mismo punto y en distancias mínimas.

A las 12:29 se prudcen las alarmas en los mandos de uno de los controladores. Es el sistema VAT [violación de alerta de conflicto], un mecanismo automático que advierte que se están viviendo maniobras o aproximaciones peligrosas en el espacio aéreo.

Sin embargo…: el controlador no se da cuenta de ello. Porqué? La única conclusión seria es que estaba distraído. Sucede que –se suele afirmar en el ambiente aéreo- que es normal que si el y tráfico no es excesivo, los controladores se relajan y hasta dejan su puesto de trabajo…

A las 12:30 ambas naves siguen su rumbo para aterrizar en El Prat; el de Vueling va por delante y el de la Royal Air Maroc le sigue en cola. Hacen la misma trayectoria.

Mientras se produce una considerable reducción de la separación entre ambos aviones, la tripulación del Royal Air Maroc detecta la presencia del otro avión comercial delante de su posición.

Marchan a la misma altura y apenas les separan 2,2 millas náuticas (3,5 kilómetros), una distancia mínima en el espacio aéreo. Ante ello, desde el avión de se comunican inmediatamente con los controladores. Avisan que van a girar a la izquierda.

Recién allí los controladores se dan cuenta de la gravedad de la situación; todo ello sucediendo delante de sus ojos. Reaccionan y deciden comenzar a enviar mensajes de… disculpas con el piloto de Royal Air Maroc.

Los aviones llegaron a estar a una distancia mínima de 1,8 kilómetros, sobre el plano horizontal y a 200 pies (61 metros) en el vertical.

Ante semejante suceso…: El ENAIRE (principal proveedor de servicios de navegación aérea en España) abrió una investigación interna. Tras confirmar la distracción, envió al controlador a… “una sesión de asesoramiento”

Lo tragicómico del…: gravísimo suceso fue que algunas autoridades trataron de encontrar una justificación o excusa por lo ocurrido. Tanto que se apeló a explicaciones sobre un calentamiento global en la atmósfera de 1,5 grados; y a sus fenómenos virulentos e imprevisibles…

La realidad se encargó de demostrar que el clima no fue culpable de nada. Tanto es así que más tarde el informe de la CIAIAC, concluyó en que existió mala gestión del controlador.