Mie. 30. Set 2020, Santa Fe - Argentina
Casos

LA CORRUPCIÓN DEL GOLPISMO VENEZOLANO

LA CORRUPCIÓN DEL GOLPISMO VENEZOLANO

CARACAS-VENEZUELA  (PrensaMare)  Ha sido detenido recientemente el empresario Francisco Convit Guruceaga por parte de autoridades, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía.

Fue apresado cuando intentaba a salir del país, y en medio de una investigación internacional sobre lavado de capitales.

Durante la crisis eléctrica de 2009 y 2010, el Estado venezolano acudió al mercado internacional para comprar equipos que sirvieran de soporte al sistema eléctrico del país (debiéndose recordar que el país soportaba una fuerte sequía que afectaba al sistema de generación de Guri).

Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) hizo un conjunto de compras en el extranjero, las cuales tuvieron a Rafael Ramírez como principal responsable (era el ministro de Petróleo y presidente de PDVSA); habiéndose dispuesto bajo su dirección todo el conglomerado de empresas eléctricas estatales de Venezuela (naciendo la Corporación Eléctrica venezolana, Corpoelec).

Varias contratistas asumieron un rol importante en este proceso de compra internacional; una de ellas Derwick Associates (de capital venezolano), donde figura Francisco Convit como socio, junto a Alejandro Betancourt y Pedro Trebbau. Fuertes trascendidos indican que Derwick Associates habría vendido al Estado, tecnología obsoleta (favorecido por Rafael Ramírez), estafando a PDVSA.

En julio de 2018…: se conoció en Miami (EEUU) una investigación de la Corte Federal de Miami, señalando a Francisco Convit Guruceaga como uno de los principales responsables de una red internacional de lavado de dinero (producto de robos a PDVSA en la crisis eléctrica con Derwick Associates como herramienta). Hubo 8 acusados y 2 detenidos: Matthias Krull (banquero alemán-venezolano y residente panameño de 44 años), y Gustavo Hernández (colombiano y ciudadano estadounidense naturalizado, de 45 años). Apresados en Miami y Sicilia (Italia) respectivamente.

En septiembre fue apresado, Abraham Ortega (exdirector ejecutivo de Planificación Financiera de PDVSA), por autoridades estadounidenses. El 31-10-2018 se declaró culpable por haber participado en un esquema internacional de lavado de dinero (proveniente de la petrolera).

El 27 de septiembre de 2018…: una Corte Federal de Florida emitió orden de captura contra 8 acusados de participar de la red internacional de lavado de dinero proveniente de PDVSA: Francisco Convit Guruceaga; José Vicente Amparan Croquer; Carmelo Antonio Urdaneta Aqui; Gustavo Adolfo Hernandez Frieri; Hugo Andre Ramalho Gois; Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara; y Mario Enrique Bonilla Vallera.

El tema se expandió de EEUU a España, y en octubre de 2018, Luis Fernando Vuteff García (yerno del exalcalde metropolitano de Caracas y prófugo de la justicia Antonio Ledezma), fue apresado en España. Ello dio paso a la captura de una ficha de Rafael Ramírez, el exvicemistro de Energía Eléctrica Nervis Villalobos, y se incautaron… 130 inmuebles en Madrid y Marbella valorados en más de 72 millones de euros.

Vuteff tiene nacionalidad argentina y es pareja de Antonietta Ledezma Capriles, hija del exalcalde y su esposa Mitzy Capriles. Vuteff es el administrador de la gestora de capitales Columbus One (que proveía servicios de blanqueo de capitales a exfuncionarios y contratistas de PDVSA desde España).

El vínculo de Vuteff con el lavado de capitales en Florida y el desfalco de PDVSA estaría explicado mediante sus sociedades. En las compañías de Columbus One en España aparece como directivo el abogado venezolano José Vicente Amparan Croquer. También mediante vínculos que tendría con Alejandro Betancourt, de nacionalidad venezolana, ‘operador’ como titular de Derwick Associates.

El 21 de enero 2020…: autoridades venezolanas realizan allanamientos en la Torre Zúrich, en Caracas. Las afectadas fueron Corporación Noinual y Corporación Juma 2, propiedades de los hermanos Julio y Alfredo Volante Zuloaga, quienes –al paracer- blanqueaban dinero a través de 20 empresas ficticias.

En esa misma torre funcionan las oficinas del diputado Juan Guaidó, y tras los allanamientos se victimizaron denunciando una persecución contra el diputado. Todo se va cerrando en la investigación demostrando una conexión entre el golpista Guaidó con la Torre Zúrich y la detención de Francisco Convit.

Además existirían vínculos entre los Volante Zuloaga con Daniel Rafael Matos Romero y los hermanos Adolfo y Álvaro Ledo Nass.

Matos Romero es directivo de empresas registradas en Panamá, Adolfo Ledo Nass es socio de algunas de estas empresas; y Álvaro Ledo Nass es un antiguo consejero de PDVSA (en tiempos de Rafael Ramírez).

Ahora la investigación se direcciona hacia el abogado personal de Donald Trump, Rudolph Giuliani, exalcalde republicano de Nueva York. Inclusive el informadísimo The Washington Post informó que en agosto del 2019 se reunieron en España, Rudy Giuliani y Alejandro Betancourt; habiendo tomado parte del encuentro –además- Wilmer Guaidó, padre del diputado golpista.

Se sospecha que el objetivo del encuentro fue el de garantizar a EEUU que los fondos que se entregaban (y continuarían entregando) al golpista Guaidó, serían para “recuperar la democracia”. Ello en razón de sospechas en ciertos sectores de Washington, que se está ante un robo.

Inclusive allí se habría escuchado el pedido de Alejandro Betancourt, para que la investigación en Miami se detuviera.

Tras ello, Giuliani habría intercedido (usando sus relaciones y es estar junto al presidente Trump) para concretar el pedido de Betancourt. La excusa utilizada por Giuliani habría sido que el trabajo de Betancourt era muy buena para los intereses de EEUU pues contribuía al derrocamiento del presidente Nicolás Maduro.

Esta acción habría sido una clara maniobra de tráfico de influencias en las instituciones estadounidenses. Pero además, avalaría la inserción de capitales provenientes de la corrupción (y desestabilización de Venezuela), en EEUU, con la intervención indirecta de… Juan Guaidó.

El tema es que no...: sólo aparecen implicados políticos, empresarios y la justicia estadounidense, sino también quienes más trabajan a favor de un golpe de Estado en Venezuela: la CIA, la USAID, y el Departamento de Estado.

Todo este entramado de corrupción y política golpista llega directamente a la Casa Blanca, y al mismísimo Donald Trump. Un hecho que no sería aislado, sino que se suma a la presión que el mandatario ejerció sobre su par de Ucrania (para que involucre a su rival demócrata Joe Biden).

Un dato no menor es que en noviembre de 2019, Alejandro Betancourt contrató para que lo defendieran en EEUU a una costosa firma de abogados, entre ellos estaba… Rudolph Giuliani.

El robo de más de 1.200 millones de dólares a PDVSA se enturbia cada vez más, salpicando a más estadounidenses y golpistas. Va quedadndo cada vez más en claro que existen tentáculos estadounidenses en sus intenciones golpistas como de corrupción en Venezuela, de la que no pueden escapar ante tantas evidencias.

La relación Washington-Guaidó-Betancourt-Convit, y todos sus colaboradores internacionales constituyen una red criminal-política que supera el ámbito interno venezolano.