Vie. 24. Ene 2020, Santa Fe - Argentina
Política

EL HAMBRE QUE INSTALÓ ‘SONRISAL’ VIDAL

EL HAMBRE QUE INSTALÓ ‘SONRISAL’ VIDAL

LA PLATA-ARGENTINA  (PrensaMare)  Se ha conocido un estudio efectuado por el Grupo Pharos para la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires. Para su elaboración consultaron a referentes sociales y funcionarios de municipios del conurbano. Requirieron información sobre la situación alimentaria de la población.

Fueron entrevistas realizadas en los partidos de Almirante Brown, General San Martín, Moreno, Hurlingham, Lomas de Zamora y Florencio Varela. Concluyéndose que "los merenderos y comedores, donde antes era habitual la asistencia de jóvenes de hasta 16 o 17 años, hoy también reciben a personas de la tercera edad, abuelos y padres de familia" y que para muchas de las personas que se acercan a esos sitios reciben " la única ingesta alimenticia del día".

También se informa que "los centros de salud están registrando menores con bajo peso y se ha incrementado el nivel de ausentismo escolar, ya que los padres no mandan a sus hijos a la escuela por carecer de zapatillas, ropa, útiles escolares, entre otros elementos indispensables".

La Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires (cuyo titular es el abogado Guido Lorenzino) hizo un relevamiento para conocer el impacto de la problemática en la alimentación y la salud de los sectores más vulnerables.

La Defensoría relevó que los municipios afirman que los pedidos de alimentos se fueron incrementando desde diciembre de 2015 y "actualmente están al punto límite para atender a las familias debido a la explosión de la demanda desde abril de 2018". Aumentó el número de merenderos y comedores, y existe a la vez, más gente solicitando asistencia alimentaria.

"Los graves problemas relacionados al acceso a la alimentación golpean directamente a la salud de la población, que está muy deteriorada producto de que emergieron enfermedades por falta de vacunas, además de observarse el surgimiento de patologías y enfermedades que se creían erradicadas".

También se comprueba que las familias han modificado sus hábitos alimentarios y, entre otros rubros, se ha disminuido significativamente el consumo de carne. “Se redujo de forma preocupante el consumo de leche, mientras aumentó muchísimo la ingesta de harinas" produciendo obesidad en niños por no tener una dieta equilibrada.

El informe de la Defensoría de Buenos Aires expresa que existe preocupación en las familias "por no encontrar alternativas laborales y los hombres y mujeres se sienten muy castigados y cohibidos… la vergüenza es el sentimiento más mencionado cuando se describe el estado en el que llegan los grupos familiares a los comedores".

Seha incrementado el cirujeo con intervención de jóvenes y niños. Aumentaron las ollas populares, y los trueques que tienen por objetivo final conseguir alimentos.