Mar. 23. Oct 2018, Santa Fe - Argentina
Política

UN "DIPLOMÁTICO" ESCÁNDALO

UN

Una nueva pelea en el interior del gobierno nacional...

CIUDAD DE BUENOS AIRES-ARGENTINA  Un nuevo escándalo en el interior del gobierno de Cambiemos, que ha sido suficientemente silenciado por los medios hegemónicos. De haberse producido con otro gobierno, de seguro que los “medios independientes” y “medios de investigación” hubieran otorgado el máximo (y exagerado) tratamiento.

Es sabido que dentro del gobierno existen suficientes rechazos a que el canciller sea Jorge Faurie. No solo se le reconoce que carece de capacidad para manejar las relaciones exteriores argentinas, sino que es un típico “burócrata” dentro de la estructura de la Cancillería.

El hecho es que llegó al cargo, no solo por su afinidad con el radicalismo y con el macrismo, sino porque era “el indicado” para llevar adelante la no-política que en el exterior debe encarar el país.

Tanto que se ha conocido su decisión de achicar la estructura, cerrando embajadas y consulados, para responder afirmativamente al ajuste que ha establecido Mauricio Macri para el Estado. El hecho constituiría una contradicción, pues el presidente ha dicho que “Argentina volvió al mundo”, y él decidió cerrar representaciones. Pero además, prometió que “Argentina va a ser el supermercado del mundo”, afirmando que aumentarían las exportaciones. Un hecho que difícilmente puede cumplirse si no existen embajadas que realicen los trabajos diplomáticos para  ampliar el comercio exterior.

La situación es clara: a Macri –en verdad- no le interesa las exportaciones, más allá de los productos que le indiquen EEUU y la Unión Europea. No pretende competir con ellos; acepta ser su ‘colaboracionista’, proveyendo materias primas. Tal es así que con sus políticas atenta contra todo lo que signifique investigación, inversión y producción. Y a la vez, abre las importaciones. Con lo cual se asiste a una negativa balanza comercial (se van más dólares por importaciones, que los que entran por exportaciones).

Ante ello, el embajador argentino en China, Diego Guelar –hombre muy cercano a Macri- envió un durísimo correo al titular de la Cancillería. Allí dice: "Tengo que confesar mi propia confusión: en el Estado nacional argentino existen, como mínimo, cuatro secretarías de Estado que se ocupan del área de Comercio Exterior… Argentina exporta actualmente, en valores constantes, menos que hace 10 años. En ese lapso, han disminuido el número de exportadores y se han concentrado los rubros exportables en un reducido grupo de commodities insuficientes para alcanzar el superávit que desesperadamente necesitamos".

Se refiere concretamente a que el país tiene 4 áreas de responsabilidad comercial externa: Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales (en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto), Secretaría de Mercados Internacionales (en Secretaría de Gobierno de Agroindustria), Secretaría de Comercio Exterior (en el Ministerio de Producción y Trabajo), y Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (del Ministerio de Producción y Trabajo).
También dijo Guelar que "Nos consta que otras representaciones diplomáticas argentinas han instrumentado propuestas similares. El Servicio Exterior argentino PUEDE Y DEBE trabajar para ayudar a subsanar la grave crisis que tenemos en el sector externo (como coyuntura y como crisis estructural). Finalmente, a las Representaciones en copia (Brasil, EE.UU., Rusia, Unión Europea, Japón, Chile, Colombia, México, Inglaterra, España, Francia, Alemania, Italia, Argelia, Egipto, Israel, Malasia, Indonesia, India, Australia, Sudáfrica) les solicito que no se limiten a la mera notificación de este texto, sino a expresar sus opiniones sobre esta materia".

Así, Guelar dice lo que todos saben, pero se arroga un papel que no le corresponde (al pedir que otros embajadores se manifiesten), pretendiendo mostrarse como un Canciller-Bis. Pero además, Guelar, que es amigo (y asesoró) a Macri, debería saber que el funcionario Faurie ejecuta lo que le indica el presidente… O acaso el embajador piensa que el mandatario no sabe lo que ocurre…?

Frente a semejante envió diplomático que se hizo público, el Canciller le responde que "La estructura del Gobierno Argentino en materia de comercio exterior ha sido definida por el Presidente de la Nación y la Jefatura de Gabinete de Ministros". Le recuerda que Argentina tiene un déficit comercial con China (con lo que le cuestiona su tarea).

Y de paso le recuerda que “los llamamientos para que diferentes representaciones se manifiesten en relación con las opiniones vertidas desde esa ECHIN (Embajada en China) son cometido que corresponde a esta Superioridad, si así se entendiera necesario”. Algo así como un ‘apercibimiento diplomático’…
Tras ello, Guelar le responde con otro cable diplomático, pidiendo que informe sobre este intercambio epistolar a Mauricio Macri, a Marcos Peña y a Fulvio Pompeo. Algo así como decile al Canciller que le lleva adelante una política diferente a la que quiere el Gobierno, y que le ocultaría información a Presidencia (¡).

Trascendió desde adentro de la Cancillería que varios embajadores se manifestaron en forma coincidente con el envío inicial de Guelar. Lo que no cayó muy bien el en titular, y que –Inteligencia por medio- ya está en conocimiento del Jefe de Gabinete.

Al parecer, Guelar intenta hacer uso de su excelente relación con Macri, para encabezar una escandalosa mini “rebelión”, sin tener en cuenta que Faurie, además de tener el respaldo del presidente, es una persona que el establishment respalda.

Dentro de este mismo esquema de achgicamiento, ya en el festejo del Día del Diplomático –primera semana de octubre-, el titular de la APSEN (Asociación del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación), Eduardo Mallea, cuestionó la noticia del cierre de representaciones de diplomáticas. En propia cara de Feurie calificó a esa medida de una "visión miope y cortoplacista".