Mar. 21. Set 2021, Santa Fe - Argentina
Argentina

NUEVO CRIMEN MAFIOSO EN ROSARIO – HERENCIA RECIBIDA

NUEVO CRIMEN MAFIOSO EN ROSARIO – HERENCIA RECIBIDA

SANTA FE-ARGENTINA  (por Esteban D’Arret, PrensaMare)  Los 12 años de gestiones socialista-radical-demoprogresista-coalicionista (PS-UCR-PDP-CC) siguen mostrando una excelente salud.

El crimen mafioso de Carlos Argüelles (foto), es una demostración de ello.

Ese mecánico de 46 años, había sido testigo protegido en una causa contra el jefe narco detenido Esteban Lindor Alvarado. El lunes por la tarde fue asesinado en su taller mecánico (de Garay y San Nicolás, en Rosario).

Lo ejecutaron a balazos. En su momento fue acusado por los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra de "emponchar autos" (cambiar la identificación) y ser testaferro de su ex jefe Alvarado. Fue así que arrastrado a la causa judicial, declaró reconoció delitos propios y ajenos.

Aceptó en dicha causa un juicio abreviado, y para quienes conocen la forma de manejarse la poderosa mafia, eso le valió ‘comprarse’ su propia muerte. 

Fue asesinado delante de su cónyuge e hijos por 3 personas (2 hombres y una mujer). Argüelles estaba en el taller, acompañado por su esposa, quien tenía en brazos a un bebé, y junto a ellos otro hijo menor. Estacionó en la puerta del taller un auto de color rojo, donde viajaban dos hombres y una mujer.

Ella –sentada en el asiento trasero- descendió con una pistola calibre 45 y lo ejecutó apuntando a la cabeza; fueron 2 disparos. Luego hubo un tercero –cayendo- en un glúteo. Argüelles fue llevado de urgencia al Hospital de Emergencias "Clemente Alvarez" (HECA) donde falleció.

Carlos Argüelles había sido detenido el 10-6-2019, acusado como partícipe de la asociación ilícita que lideraba Alvarado, y por encubrimiento agravado (al tratar de otorgarle legalidad a los autos que quedaban a disposición de la organización). Además le imputaron haber ayudado a desviar la investigación del crimen del prestamista Lucio Maldonado (secuestrado de su casa y asesinado en noviembre de 2018); y en las balaceras al Centro de Justicia Penal y al edificio de Tribunales (ambas en diciembre de 2018).

Además, la Fiscalía sostuvo que él manipuló celulares “truchos” que luego pretendieron incorporar a la investigación para desviarla (buscando involucrar en el caso a 2 personas: Leandro Olivera -cercano a la banda narco Los Monos-, y a un testigo de identidad reservada -enfrentado con Alvarado-).

La justicia dispuso su prision domiciliaria con tobillera electrónica durante los primeros tiempos (en julio 2019). Pero a partir de ese momento comenzó su odisea. Porque el 28-1-2021 sufrió un ataque cuando circulaba en un Ford EcoSport (junto con su cónyuge y 2 de sus hijos, en Gaboto al 5500).

Le dispararon en un ataque coordinado desde un auto color gris y una moto.

En abril 2021, Gabriel González, y el taxista Jorge Inocencio Ojeda, fueron acusados de seguimiento sobre Argüelles (en octubre de 2020), con el objetivo de ‘entregarlo’ en un ataque criminal.

Este crimen no es casual. Mucho menos en este momento en que la justicia lleva adelante una investigación que involucra al poder político, legislativo y judicial (en una ‘sociedad’ entre partidos políticos).

Tampoco en cuanto a lo coyuntural, justamente a días de votarse en elecciones Paso. Pareciera que la mafia y sus amigos de otros ámbitos apuestan por ‘enrarecer’ el clima político, o hacer creer que ha “crecido la inseguridad” bajo el actual gobierno provincial.

Se asiste a momentos claves en cuanto a qué tipo de sociedad se busca construir. Si se continúa con la construcción del narcoEstado que han dejado avanzar las gestiones de los gobiernos socialistas y aliados (de Hermes Binner, Antonio Bonfatti y Miguel Lifschitz); o se busca enfrentarlos y poner fin a ello.