Vie. 06. Dic 2019, Santa Fe - Argentina
Opinión

AJUSTADO TRIUNFO SOCIALDEMÓCRATA EN SUECIA

AJUSTADO TRIUNFO SOCIALDEMÓCRATA EN SUECIA

Demostrando que las políticas neoliberales dejan 'heridos', el oficialismo apenas pudo ganar...

MILANO-ITALIA  La ultraderecha sueca ha dado un gran paso electoral. El partido neonazi, Demócratas de Suecia (DS; Sverigedemokraterna) que conduce Jimmie Akesson, sigue el mismo camino que parecen marcar las sociedades del resto de Europa (y América?) respecto a derechizarse.

La principal “propuesta” es su posición antiinmigrante; además, cuestionan la unidad europea (la UE); y reclaman “mano dura”.

Este partido nace en 1988 y llega al Parlamento de Suecia en 2010. Cuatro años más tarde duplica la cantidad de votos. Y ahora se fortaleció nuevamente.

Jimmie Akesson tiene 39 años. Su actividad laboral era diseñar sitios web. Con solo 19 años fue concejal en el Ayuntamiento de Sölvesborg. Y están decididos a darle pelea a la socialdemocracia. Tanto que ya están dentro de la Central Única de Trabajadores (se estima que poseen una base de respaldo del 15% de los trabajadores).

Para poder ‘abrirse’ a la sociedad y sumar más adeptos, este partido fue mutando; tanto es así que los más duros (algunos se han marchado del DS) lo califican a Akesson de “blando”.

Y todo indica que su conductor no se equivocó. Pues de entre un 3 y 4% de votos que poseían (el piso que se exige electoralmente es el 4%), en el 2010 superar el 5%; y en 2014 llegaron al 12%.

Esta propuesta política se nutre de quienes están afuera del mercado laboral y los marginados (lúmpenes?); también de quienes trabajan precariamente o con su salario apenas subsisten.

Estos fueron víctimas de propuestas políticas izquierdizantes…? No. Nada de ello, y todo lo contrario

Los que han ido quedando afuera del sistema o en el límite de la integración al mismo, sufrieron los recortes y ajustes que impuso una administración nacional derechista en el 2006, y que –además- absorvió la crisis financiera mundial del 2008.

Es así que el DS aparece como un (supuesto) “cuestionador” del establishment; y sus dirigentes, en una clara actitud oportunista, aprovechan ello y lo exaltan, cuando en verdad no son más que el reaseguro del sistema.

Los suecos que eligen candidatos ultraderechistas, son víctimas de las políticas (suecas e) internacionales de la derecha mundial. Vaya paradoja: las víctimas, enojadas, buscan fortalecer a los… victimarios

Para esta nueva etapa de crecimiento electoral, han usado una bandera con flores amarillas en un fondo azul. No se necesita ser demasiado imaginativo para comprender que son los colores de la bandera de Suecia. Una exaltación del nacionalismo (o nacionalismo?), que fortalece el neoliberalismo (local e) internacional…

Este DS (no debe olvidarse) tuvo su embrión en la violencia anti-inmigratoria sueca.

El famoso “estado de bienestar” que existió por década, no está más. Desapareció la “guerra fría”, y EEUU no necesita más una barrera para “contener” territorialmente a la Unión Soviética. Por ello los ajustes, la desocupación, el abandono de políticas sociales, el abandono a jubilados y pensionados, la des-inversión en salud y educación ha ido avanzando año tras año en Suecia (y los países escandinavos).

De allí que no resulte casual (sino causal), la aparición de fuerzas derechistas que “cuestionan” el establishment, aunque en el fondo son sus funcionales que deberán cumplir su papel en algún momento, para garantizar que absolutamente nada cambie.

Los medios (des) informativos internacionales siguen sosteniendo una imagen de Suecia estancada en décadas atrás. Esa Suecia no existe más. Tanto que se van generando áreas de descontrol, similares a las de México, Brasil, Argentina y cualquier otro lugar del mundo, donde grupos relacionados con el delito, las ‘controlan’, sin que el Estado (sus fuerzas de seguridad) ingresen.

Décadas pasadas Suecia era la mirada (y objetivo anhelado) de muchas personas en el mundo. Pero el no haber sabido entender el papel que EEUU y las demás potencias europeas le adjudicaron tras la desaparición de la Unión Soviética, no ha hecho más que sumarlas a la peor de las igualdades que el neoliberalismo impone a Europa y el mundo.

Resultados: El gobernante Partido Socialdemócrata ha ganado las elecciones, logrando… los peores resultados de su historia. El mayor crecimiento lo obtuvo la ultraderecha de Demócratas de Suecia (aumento 5%), superando al Partido Moderado.

Los socialdemócratas del actual primer ministro Stefan Löfven (foto) gobierna junto al Partido Verde y apoyo del Partido de Izquierdas (sumaron en conjunto 40,6% de los votos). Mientras que segunda fue la Alianza de Centroderecha con el 40,2% (conformada por: Moderados, Centro, Liberales y Democristianos).

Así, ambos bloques controlan han quedado lejos de tener la mayoría absoluta (175 escaños de los 349 en total). Se fortalece la ultraderecha con 63 di­putados. Los socialdemócratas apenas obtuvieron el 30,7%. Y bajó su caudal el Partido Moderado de Ulf Kristersson, del 23,3% al 19,6%.

La ultraderecha de Demócratas de Suecia, tuvieron en 2010 el 5,7% de los votos y 20 escaños. En el 2014 aumentaron a 12,9%, y 49 escaños. Ahora llegaron al 17,7% de representación, y 63 escaños. El Partido Verde cayó del 6,9% al 4,4%); el Partido de Izquierda paso del 5,7% al 8%; el Partido de Centro del 6,1% al 8,6%, y los Democristianos de 4,6% al 6,4%. Los Liberales se mantuvieron (5,4% al 5,5%).