Sab. 17. Ago 2019, Santa Fe - Argentina
De todo

PÉREZ VOLPIN, CLARÍN Y LA JUSTICIA

PÉREZ VOLPIN, CLARÍN Y LA JUSTICIA

Un caso no cerrado...

SANTA FE-ARGENTINA  (PrensaMare)  La lamentable muerte de la periodista devenida en política, Débora Pérez Volpin, ha sido un tema recurrente durante muchos meses desde los principales medios de prensa. No era para menos; ella representaba la presencia del grupo Clarín en ámbitos políticos.

De allí que su trágica muerte recibió un tratamiento especilísimo, como muchas otras muertes similares, o peores, no reciben de parte de la “prensa seria e independiente”.

Era de esperar que su caso recibiera un tratamiento rápido de parte de la cuestionadísima justicia argentina; y también que existiera alguna condena.

El fallo judicial encontró al endoscopista como responsable directo de la muerte; por ello lo condenó y lo inhabilitó en su profesión: A su vez, liberó de toda sospecha a la anestesista. Tras conocerse la resolución judicial, se debió esperar el conocer los fundamentos de las conclusiones del proceso. El viernes 9 de agosto se conocieron.

Allí el juez sostiene que la "conducta imprudente y negligente" del médico Diego Bialolenkier durante el procedimiento de endoscopia realizado el 6 de febrero de 2018, provocó la muerte de la periodista Débora Pérez Volpin. El profesional recibió una pena de 3 años de prisión condicional, y de 7 años y medio de inhabilitación para ejercer la medicina. Mientras que la anestesióloga Nélida Puente, fue absuelta.

"El Tribunal tiene por probado que el 6 de febrero de 2018, entre las 17.20 y las 17.30, aproximadamente, en el quirófano N° 6 del Sanatorio La Trinidad Palermo… en el transcurso de un procedimiento de video endoscopia digestiva alta, el médico Diego Ariel Bialolenkier, en razón de su conducta imprudente y negligente, causó la muerte de la paciente Débora Denise Pérez Volpin". De esa forma se expresa en el fallo (de más de 200 páginas), el juez Javier Anzoátegui.

"Al iniciarse el procedimiento y llegar con el endoscopio a la zona del esófago cervical, el imputado, pese a la existencia de cierta distensibilidad dificultosa del tracto digestivo, siguió avanzando con el instrumento, y ejerció una fuerza excesiva sobre la cara anterior del órgano antedicho, a la vez que seguía insuflando aire para lograr distenderlo", describe el magistrado.

Agregando que por esa maniobra provocó una perforación y la infiltración de sangre en la zona lastimada. "Luego, y a raíz de su intento de progresar a pesar de la referida resistencia, generó otras cuatro lesiones contusas lineales, que se extendieron por debajo de la anterior", detallando que se afectó el 80% del esófago.

Afirma que esa "actitud negligente", no advirtió los problemas en ese órgano continuó insuflando aire para distender el aparato digestivo durante cerca de cinco minutos. "Esos gases continuaron pasando a presión hacia el mediastino, y se fueron diseminando por otras cavidades virtuales", detalla el juez. Generándose "no sólo neumomediastino, sino también barotrauma de planos musculares y subcutáneos de tórax, rostro y cuello, neumopericardio y neumotórax bilateral".

El "grave cuadro" que presentaba Pérez Volpin, "se manifestó exteriormente mediante una brusca desaturación del oxígeno en sangre de la paciente", que fue advertida por Puente.

Ella le indicó a Bialolenkier que suspendiera el estudio de inmediato. Por lo que éste retiró el endoscopio "y al colocar a Pérez Volpin boca arriba, ésta ya presentaba un marcado enfisema en el cuello, en el labio y en el ojo izquierdo, y tenía una gran inflamación de la cavidad bucal, lo cual dificultó el aseguramiento de la vía aérea".

Allí se verifica que la paciente había dejado de respirar y estaba en paro cardíaco. "En seguida comenzaron las maniobras de reanimación cardiopulmonar, que resultaron insuficientes para revertir el cuadro, por lo cual, cerca de las 18, se decretó la muerte de la víctima", explica el juez.

Ha quedado en claro que el juez –persona muy respetada en el ambiente judicial-, se ha basado en los informes que le proveyeron los médicos forenses. Sin embargo, desde la defensa del condenado ya han anticipado que no están de acuerdo con estos fundamentos, y que pedirán una investigación sobre lo actuado por los forenses.

Para dicha defensa, los profesionales habrían incurrido en ‘falso testimonio’, al detallar en su informe hechos que en verdad no sucedieron, y ‘cambiando’, el informe efectuado por ingenieros que revisaron el funcionamiento del aparato usado en la endoscopia.

Para que se comprenda...: cómo ha influído en el país el tratamiento brindado por los medios hegemónicos a este caso, ha quedado comprobado que se produjo una importante baja de estudios endoscópicos que se realizan en el país.