Vie. 19. Abr 2019, Santa Fe - Argentina
Notas

LOS ISRAELÍES RESPALDARON A NETANYAHU

LOS ISRAELÍES RESPALDARON A NETANYAHU

Se refuerza la política ultraderechista...

PALERMO-ITALIA  Los israelíes concurrieron a las urnas. Y reeligieron a Benjamin Netanyanhu. Más que una ratificación a sus políticas fascistas, xenófabas y criminales, constituye la mejor muestra del estado de conciencia (¿?) de dicha sociedad.

Días antes de votar, la fiscalía anunció que le imputará por cargos de corrupción. Tema que no interesó a los electores. A todo ello, su rival, el militar Beni Gantz -que venía avanzando peligrosamente en las preferencias-, “se quedó” y no pudo destronarlo.

De esta forma, el ultraderechista Netanyanhu se mantendrá en el poder, sin que esta reelección preocupe a occidente o lo acuse de ‘autoritario’. Porque es bueno recordar que es premier desde el 32 de marzo de 2009…

Su estrategia electoral fue la de proponer más fascismo; y de polarizar y “sacrificar” a sus aliados.
Ganó por estrechísimo margen, sin que las potencias occidentales denunciaran “fraude”, como si lo hicieron cuando Nicolás Maduro se impuso por el 1,5% de los votos…
Inclusive avanzó más el reelecto, pues sumó 5 escaños más a los que tenía.

Ahora tratará de formar un nuevo gobierno (su quinto; cuarto consecutivo).

Para ganar, obtuvo el inestimable apoyo del derechista/neoliberal Donald Trump, que públicamente hizo el “reconocimiento” de la soberanía israelí en los Altos del Golán (terrirotio sirio ocupado y usurpado por Israel); pero además, tuvo un cierto ‘guiño’ llegado desde el arabismo (¿?), pues Israel recibió –antes de votar-, los restos de un soldado israelí muerto en Líbano (en 1982).
Netanyanhu es sospechado (y por ello trabaja la justicia) de “soborno, fraude y abuso de confianza”.
El tema era tan delicado que el poder gobernante (con el partido Likud a la cabeza) “operó” y logró que la fiscalía no entregase el escrito de acusación a los abogados con antelación.

De esta forma evitó la “filtración” que podría haber dañado su (cuestionada) imagen en plena campaña electoral. Pasado el día de votación se informó desde la justicia que los fiscales entregarán la documentación… (¡).
Este personaje que constituye ‘la guerra constante’ en Medio Oriente ha sufrido en los últimos 2 años, una decena de largos interrogatorios policiales. También, que la policía fuera a la residencia oficial para tomarle testimonio…

Sin embargo los israelíes lo han reelecto. Nada parece afectarlo, seguramente porque él representa cabalmente los intereses de una mayoría de la sociedad israelí.

Las acusaciones delictivas lo sindican que habría recibido lujosos regalos a cambio de favores; y  que obtuvo una buena cobertura en medios, a cambio de favorecer a empresas mediáticas… Cualquier semejanza con lo que ha ocurrido (y sucede) en otros países, no es mera coincidencia.
Del lado de su opositor, el general retirado Beni Gantz (igual que su rival), se presentó aliado con un político fuerte como lo es Yair Lapid (del “centrista” Yesh Atid), y otros dos generales (que fueron jefes del Estado Mayor), como Moshe Yaalon y Gabi Ashkenazi.
Es cierto que realizó una magnífica elección, pues su partido -Azul y Blanco-, fue conocido en febrero, y superó el millón de votos estando muy cerca del Likud (un partido con más de 4 décadas de existencia).
El Comité Electoral Central informó que votaron 4.054.747 ciudadanos; que Likud obtiene 26,27% y Azul y Blanco lo sigue con 25,94%.
Los ‘halcones’ de Washington, Tel Aviv y la Unión Europea han tenido una alegría.