Jue. 20. Feb 2020, Santa Fe - Argentina
Ámerica

EL SALVADOR – SITUACION 1

EL SALVADOR – SITUACION 1

MADRID-ESPAÑA  (PrensaMare)  El presidente salvadoreño Navib Bukele (38 años) ha llevado a un grave enfrentamiento institucional. El domingo mostró su faz autoritaria al presentarse e irrumpir en la Asamblea acompañado por soldados.

Allí dentro, y en una muestra de irrespeto y soberbia se sentó en la silla del presidente del Congreso y ordenó el inicio de la sesión, amparado por un “derecho divino” (¿?).

En la puerta un grupo de alrededor de 5.000 de sus seguidores (que el elevóa 50.000), habló de “insurrección”. Otorgando un plazo de una semana a los diputados para que aprobaran un crédito de 109 millones de dólares.

Dicho monto es considerado clave por Bukele para llevar adelante su plan de seguridad. Ante semejante actitud, la oposición reclamó a la Organización de Estados Americanos (OEA) que frene lo que considera un “autogolpe de Estado”.

Un pedido llamativo o inocente, pues la OEA es la que justamente lleva adelante desde hace meses un plan golpista contra Venezuela…

En febrero de 2019, Bukele ganó en primera vuelta y fue electo presidente, al derrotar al FMLN, heredero de la guerrilla (que venía de gobernar por 8 años). Tras asumir, gobierna enfrentado a una Asamblea controlada por la oposición.

El mandatario sostiene que las encuestas, en un 90%, el pueblo lo apoya. Y también lo hacen las Fuerzas Armadas y la policía. Ha afirmado que “En El Salvador se dan todas las condiciones para el estallido social, pero si no sucede es porque yo pedí al pueblo que tuviera calma. Aunque me griten y pierda apoyo entre mis propios seguidores, pero pienso que es mejor que el país esté en calma”.

Pero además de su extorsión a los legisladores, ha amenazado en forma general: “Tenemos todas las posibilidades para hacer lo que la gente me estaba pidiendo que hiciera. Pero considero que no es lo mejor y pedí paciencia y esperar al 28 de febrero de 2021 [fecha de las elecciones a la Asamblea donde su partido aspira a ocupar el 70% del congreso]. Entonces empezaron a gritarme ‘insurrección’”.

Cuando le preguntaron porqué al hablar afuera del recinto legislativo, explicó que “Entonces me fui y los soldados me siguieron y me rodeaban y se subieron conmigo. ¿Qué iba a hacer yo? Ellos no sabían que iba a pasar. Nadie sabía lo que iba a pasar”.