Mie. 08. Abr 2020, Santa Fe - Argentina
Notas

TRUMP MIRA PARA OTRO LADO

TRUMP MIRA PARA OTRO LADO

MADRID-ESPAÑA  (PrensaMare)  Tras haber recibido más de una veintena de misiles lanzados desde Irán en 2 bases en Irak, el presidente Donald Trump decidión bajar su verborragia militarista.

Fue claro el miércoles 8 de enero de 2020, al descartar la posibilidad de un conflicto militar con Irán al retomar la vía de la presión económica. Sin embargo, en el congreso de su país están cada vez más divididos luego que el mandatario diera la orden de asesinar al general iraní Qasem Soleimaní.

Inclusive la Cámara de Representantes de EEUU programó un voto destinado a limitar "las acciones militares" del mandatario sobre Teherán. Inclusive existe malestar porque decidió dicha acción sin consultar al Congreso.

Tras la acción iraní atacando las 2 bases que posee el invasor estadounidense en Irak, Trump se mostró conciliador respecto a Irán. Respecto a este ataque iraní, Trump destacó que no hubo "bajas mortales" ni de estadounidenses ni de iraquíes. Y concluyó en que Irán "parece estar conteniéndose" de la vía militar.

Increiblemente luego afirmó que "Estados Unidos está preparado para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan" (¿?). Además pidió a los firmantes del acuerdo nuclear de 2015 con Irán que rompan ese pacto.

Se supo que 11 misiles impactaron en la base iraquí de Al Asad y otro cayó en la de Erbil. Trascendió que EEUU logró evitar muchas muertes pues desde Irán avisaron del ataque a Irak, y éstos se lo comunicaron inmediatamente a los estadounidenses.

Trump describió los daños materiales como "mínimos", pero imágenes satelitales han dado cuenta que el impacto de los misiles iranías ha sido significativo en edificios de la base aérea Al Asad (oeste de Irak).

A todo ello, el mandatario envió al Congreso de su país a los secretarios de Defensa, Mark Esper; y de Estado, Mike Pompeo a explicar a los legisladores por qué el Gobierno lanzó el ataque contra Soleimaní.

Se sabe que la clase política estadounidense ha tratado de frenar los duros cuestionamientos a Trump, para evitar públicamente darle la razón a Irán.

El senador republicano Mike Lee se quejó que los miembros del gabinete de Trump les pidieron no cuestionar sus decisiones porque eso "envalentonaría" a Irán. Dijo: "Me parece algo insultante y denigrante para con el cargo de los cien senadores, y respecto a la Constitución".

También se supo por boca de legisladores como la congresista demócrata Pramila Jayapal que no les presentaron "pruebas concretas" de que Soleimaní planteara una "amenaza inminente" para EEUU.